Policiales

En un oscuro episodio un pibe de 15 años murió con un balazo en la cabeza

Ocurrió este miércoles a la madrugada en una casa usurpada. El adolescente estaba junto a su hermano y otros cuatro jóvenes

Jueves 15 de Abril de 2021

Cuando este miércoles de madrugada la policía llegó a una vivienda usurpada de Fraga al 3100 el cuerpo de Pablo Moisés Areguin, de 15 años, estaba tirado en el pasillo con su cabeza estallada por un disparo calibre 9 milímetros. Junto al cuerpo estaba su hermano de 16 años, quien contó que mientras estaban sobre la terraza en grupo con otros pibes uno de ellos manipuló una pistola accidentalmente y le disparó a su hermano matándolo en el acto. El proyectil impactó en el pómulo izquierdo del adolescente con orificio de salida en el occipital. En la escena del crimen en barrio Villa Nueva se secuestraron dos cartuchos intactos de 9 milímetros y junto al cadáver una vaina servida, un mate y una bombilla.

“Es una pena, pero todos en el barrio sabíamos como iba a ser el final de la película de este pibe. Un final tan triste como cantado”. Con entristecida una vecina de Pablo Moisés Areguin sintetizó una vecina de Pablo, en inmediaciones de su casa en calle 1853 y Cullen.

“Pablo era un pibito que todos en el barrio conocíamos. Por ahí iba a dar una mano al lavadero de autos que está en Cullen y bulevar Seguí, pero básicamente andaba boyando. Dando vueltas con los pibes del barrio no haciendo nada o tropelías. Mucho tiempo en la calle. Cuando empezó la pandemia la policía fue a la casa y se lo llevó minoridad. A él y a otros tres hermanos. Se los devolvieron a la madre hace unos meses. Ahí estuvo el error. No se los tendrían que haber devuelto nunca”, explicó otra vecina. Los vecinos contaron que Pablo era un pibe con una familia en problemas como hay tantos en la ciudad.

Los niños y la ley

El Estado se acercó a Pablo a través de dos vías. Una fue mediante la Secretaría de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia provincial y por la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes, que depende de la Defensoría del Pueblo. El primero de los organismos actúa cuando un pibe está en estado de vulneración de derechos o cuando su vida está en jaque o es un peligro para terceros.

Cuando los derechos están en peligro, tratan de articular con instituciones barriales (centro de convivencia o salud) para acompañar al pibe. Cuando el niño puede ser lesionado o es un peligro para terceros pueden llegar a tomarse medidas excepcionales que podrían ser sacar al menor de su barrio y alojarlo en instituciones.

>>Leer más: Un adolescente murió de un disparo en la cabeza en un confuso episodio en Fraga al 3000

Fuentes consultadas en la Secretaría de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia indicaron que sobre Pablo hubo en 2017 un pedido de intervención del área de admisión institucional, pero que no se tomaron medidas excepcionales.

En julio de 2018 en la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes, que trabaja bajo la órbita de la Defensoría del Pueblo, abrió un expediente sobre Pablo y sus hermanos. En sus registros quedó grabado que Pablo junto a uno de sus hermanos fue alojado en un centro asistencial de Villa Constitución mientras que sus otros dos hermanos la pasaron en un lugar similar ubicado en Elortondo . Esos son los dos registros que hasta el momento se conocen sobre el acercamiento del Estado a la vida de Pablo.

image (1).jpg

Casa baleada.

A 800 metros de la casa de Pablo, ubicada en inmediaciones de la plaza Los Amigos de bulevar Seguí y Cullen, hay una vivienda que en los últimos cinco o seis años pasó por varias manos hasta ser usurpada. Está en Fraga al 3000, en el barrio Villa Nueva, y su frente está cubierto por al menos media docena de impactos de bala.

“Esa casa tuvo buenas familias hasta hace unos cinco o seis años. A partir de ese momento todo fue cuesta abajo hasta que al comienzo de la pandemia a la familia que vivía ahí le balearon el frente de la vivienda. Ahí se fueron y la casa la usurparon”, explicó una residente. “Primero vinieron los guachines de gorrita, después aparecieron las pibas embarazadas con pibitos, después la juntada en la vereda todo el tiempo y hasta cualquier hora”, indicó la mujer. Según con el vecino que se hable, tras la usurpación la casa era “un aguantadero, donde la policía vino varias veces, allanó, y se llevaron partes de motos y motos robadas” o un “quiosco de venta de falopa”.

Según se pudo reconstruir este miércoles alrededor de las 5 de la mañana sobre el techo de la casa de Fraga al 3000 estaban Pablo Areguin, su hermano de 16 años y cuatro muchachos más. La casa estaba vacía. Según explicó el hermano del pibe muerto, uno del grupo estaba manipulando una pistola calibre 9 milímetros cuando realizó disparo, en principio accidental, que impactó en el rostro de Pablo y lo hizo caer al pasillo. El hermano de la víctima no identificó al tirador y el arma no fue encontrada. En la escena quedaron dos proyectiles de 9 milímetros y junto al cuerpo de Pablo una vaina servida del mismo calibre y un mate. Quienes estaban junto a Pablo, a excepción de su hermano, corrieron y treparon al paredón del cementerio Israelita, por donde escaparon.

“Yo escuché el ladrido de los perros y cuando nos asomamos estaba a policía. La verdad no se quien es el pibe, pero lo que te puedo decir es que todas las noches estaban caminando por las terrazas”, indicó un vecino. En el barrio Villa Nueva tampoco hubo asombro a la hora de enterarse de que un pibe había muerto en una casa señalada como un aguantadero o una boca de expendio de droga.

El caso quedó momentáneamente en manos del fiscal Patricio Saldutti, quien dio conocimiento del hecho al Juzgado de Menores en turno ya que varios de los que estaban en el grupo eran menores de edad. Sobre el territorio el fiscal ordenó que trabajaran efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en la búsqueda de testimonios. El cuerpo de Pablo fue llevado al Instituto Médico Legal (IML) para que se le practicara autopsia, que develará a que distancia le fue realizado el disparo mortal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario