Policiales

En tres minutos robaron un auto de alta gama de una concesionaria

Tres hombres ingresaron a un local de Eva Perón al 5300, en la zona oeste de Rosario, y se llevaron un Jeep Grand Cherokee valuado en 1.200.000 pesos. El robo fue registrado por tres cámaras.

Viernes 16 de Mayo de 2014

Tres minutos necesitó un trío de ladrones profesionales para ingresar al salón de ventas de una concesionaria de autos de alta gama ubicada en Eva Perón al 5300 y llevarse un Jeep Grand Cherokee Limited 0 kilómetro valuado en 1.200.000 pesos. Ocurrió ayer, pasadas las 2 de la madrugada, y a los maleantes no les importó trabajar bajo la presión del ensordecedor sonido de la alarma y de tres cámaras de videovigilancia que los enfocaron durante la escena. Nunca ocultaron sus rostros. Barretearon dos portones y una puerta, empujaron a mano otro vehículo estacionado en el salón de ventas (un Jeep Wrangler) para hacer espacio y sacaron la Grand Cherokee en la que huyeron.

Los autos de alta gama son cada vez más difíciles de levantar ya que sólo se encienden con llaves inteligentes (ver aparte). Por eso, en la concesionaria Neostar todas las llaves están resguardadas en una oficina que no fue visitada por los ladrones. "Es una incógnita cómo hicieron para conseguir la llave porque a la oficina no entraron y las llaves no están. Jamás dejamos un auto con las llaves puestas", explicó ayer Ezequiel Vázquez, gerente de la concesionaria. "El auto, que tiene un motor 3.6 de 6 cilindros tenía tres o cuatro litros de combustible, que es lo que traen habitualmente de fábrica", contó el encargado de Neostar, y agregó: "No pueden haber llegado muy lejos antes de reabastecerse.

El robo fue advertido por una empleada policial que hacía adicionales en una estación de servicios ubicada a 20 metros de la agencia. La agente llamó al 911 pero no intervino ya que "cuando está realizando un adicional no puede abandonar su puesto de trabajo", explicó un vocero de la Unidad Regional II. Pero cuando los efectivos del Comando Radioeléctrico llegaron al lugar, habían pasado ocho minutos desde que los ladrones se fueran en la flamante Gran Cherokee blanca.

De película. Hace 14 años Nicolás Cage y Angelina Jolie protagonizaron una película que se convirtió en un clásico para los amantes de los fierros: "60 segundos". Cage, en el personaje del célebre ladrón de autos Randall "Memphis" Raines, debe robar 50 autos de una selecta lista en 72 horas para salvar a su hermano, prisionero de un grupo mafioso. Pero Angelina Jolie no estuvo ayer por Eva Perón al 5300 y, según lo que pudo observarse en las filmaciones de las cámaras de vigilancia, Nicolás Cage tampoco. Fueron tres ladrones experimentados, con temple, de más de 40 años, que actuaron a cara descubierta.

Según el registro de las tres cámaras de video que registraron el golpe, una hora antes del hecho tres hombres en diferentes momentos pasan por el frente del local chequeando detalles de los portones de ingreso. Un auto color blanco les hizo de apoyo logístico. Pasadas las 2 de la mañana el golpe comenzó. Con una barreta violentaron el portón de ingreso al estacionamiento.

A las 2.07 la alarma se activó con un ruido ensordecedor. Los ladrones no se inmutaron y con temple de amianto violentaron otro portón de blindex para acceder al salón de ventas. Luego corrieron a mano el Jeep Wrangler que estaba estacionado delante de la Grand Cherokee que fueron a buscar y que estaba ubicada al lado de una oficina.

La secuencia del robo fue tomada directamente por dos de las cámaras del lugar. Una vez que despejaron el camino, a las 2.10 encendieron el motor del Jeep con la llave inteligente del vehículo y se fueron del lugar escoltados por el auto de apoyo.

En alerta. La activación de la alarma sacudió la calma del barrio. Entonces, una mujer policía que realizaba adicionales en la estación de servicios de Eva Perón y Camilo Aldao, a 20 metros de la concesionaria, llamó al 911. Aproximadamente a las 2.18 llegó el primer patrullero a la escena del robo pero era tarde.

Los pesquisas trabajaban ayer sobre las filmaciones de las cámaras de seguridad y no descartaban observar escenas de días anteriores, ya que sospechan que alguno de los maleantes haya visitado la concesionaria para consultar sobre la Gran Cherokee robada y realizar inteligencia en el local.

También se trabajaba sobre las cámaras de vigilancia ubicadas en la zona, pero al cierre de esta edición nada se sabía del auto cuyo destino "seguramente estaba predeterminado antes de que el robo se cometiese", dijo un pesquisa que alentó la hipótesis de que el auto haya sido sacado del país. El caso es investigado por la Fiscalía de Flagrancia y Turno y Sustracción de Automotores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario