Policiales

En pocos minutos y sin efectuar un disparo roban $ 80 mil de un banco

Golpe certero en Saladillo. Al menos cuatro ladrones que llegaron en dos motos se llevaron ayer a la mañana esa suma de las cajas de la sucursal que el banco Credicoop tiene en Arijón al 300.

Jueves 06 de Agosto de 2015

A los cuatro hombres armados que ayer a la mañana llegaron en dos motos a la sucursal del banco Credicoop del barrio Saladillo les bastaron 8 minutos para robar unos 80 mil pesos de las cajas de atención al público sin disparar un solo tiro ni lastimar a empleados y clientes que estaban en el lugar. Hasta anoche los autores del hecho no habían sido localizados, pero los investigadores analizaban las imágenes de las videocámaras en las que quedaron registrados los movimientos de los hampones.

Eran las 10.25 cuando cuatro hombres jóvenes (uno de ellos vestido con traje y otro con el uniforme de una empresa de recolección de residuos), entraron a la sucursal del Credicoop situada en Arijón al 300, a metros de Ayacucho, fingiendo ser clientes. Pero a poco de ingresar decidieron terminar con la farsa.

Los maleantes llegaron en dos motos que dejaron estacionadas en la vereda, frente a la entidad bancaria. Luego recorrieron con pasos rápidos los metros que los separaban de la puerta de ingreso al banco y una vez adentro desenfudaron las armas de fuego que portaban. Tras ello se encaminaron hacia el sector de las cajas de atención al público, pero sólo una de ellas estaba habilitada. "Tenían armas de fuego cortas y uno de ellos portaba un arma larga. Estaban vestidos con ropa común, pero uno llevaba el uniforme de una empresa de limpieza que habría confundido a cualquiera en la calle", explicó el fiscal de Investigación y Juicio, Aníbal Vescovo, que acudió a la institución bancaria poco después del asalto.

Encañonadas. Detrás de las cajas estaban dos empleadas. Cuando dos de los malhechores estuvieron frente a ellas las encañonaron y les exigieron la entrega del efectivo. Así, en escasos minutos, unos 80 mil pesos pasaron a las manos de los asaltantes. Al mismo tiempo los dos cómplices controlaban a una docena de clientes y diez empleados.

"A uno de los clientes lo hicieron tirar al suelo y se acercaron a uno de los empleados al que encañonaron para que no pudiera llamar a nadie y así no alertar del robo", confió un vocero de la pesquisa.

También fueron inmovilizados un vigilador de una agencia de seguridad privada y el efectivo de la policía rosarina que custodiaba la entidad en la garita. "El policía dio aviso del robo tocando el pulsador que tiene en la garita", comentó el fiscal. El responsable de la acusación indicó que los ladrones no pudieron apoderarse del dinero que estaba en el tesoro de la entidad financiera porque la apertura de la bóveda "está programada con un reloj". Cuando habían transcurrido ocho minutos, según quedó registrado en las cámaras de seguridad, los ladrones se marcharon con el botín.

Atravesaron la puerta de ingreso, se treparon a las dos motos y se esfumaron por Arijón de contramano. Un testigo del robo explicó el recorrido que realizaron los malentes en el escape. "Hicieron dos cuadras por Arijón hacia el oeste. Después quisieron doblar por Salvá, pero como había árboles cortados se fueron por Leiva", explicó el vecino. El hombre indicó que los ladrones estaban vestidos con camperas que les cubrían el rostro. "A estos tipos los vieron por la zona antes del robo", señaló el testigo que prefirió mantener la identidad en reserva.

Tras el atraco, efectivos de la Policía de Investigaciones llegaron al banco asaltado. Una de las tareas que comenzaron a realizar fue observar los movimientos de los ladrones que quedaron registrados en la videocámara instalada en la parte superior de la puerta de ingreso del banco. "Vimos algunas de las imágenes pero no son muy claras y las vamos a analizar con más tranquilidad", comentó el fiscal Vescovo.

Además, los investigadores planeaban observar lo que fue captado por una cámara de la estación de servicios ubicada enfrente del Credicoop y el domo de la Municipalidad instalado en la esquina de Ayacucho y Arijón.

—¿Los ladrones pueden estar vinculados con los robos a otros bancos ocurridos ultimamente?

Puede haber una similitud con los otros robos a entidades bancarias, pero estaban vestidos de forma que no son fácilmente reconocibles, respondió Vescovo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario