Policiales

En los últimos cinco años fueron asesinados ocho choferes entre taxis y remises

El último crimen había sido perpetrado en febrero de este año en Callao y Centeno, donde perdió la vida Gerónimo Escobar.

Sábado 12 de Septiembre de 2020

Con el asesinato de Sergio Gabriel Palma, de 53 años, quien murió en el Hospital Alberdi este sábado a la tarde mientras era operado tras ser baleado en Cavia y Larrechea, ya suman 8 los choferes entre taxistas y remiseros que pierden la vida arriba de las unidades en los últimos cinco años.

Palma fue practicamente ejecutado a balazos de grueso calibre mientras se encontraba frente a un kiosco. Al parecer, de acuerdo al testimonio de testigos, Palma fue asesinado tras mantener una breve discusión. Según pudo saber La Capital por fuentes policiales, el taxista se encontraba sin pasajeros a bordo de su Fiat Siena cuando tuvo un altercado con una persona, que de un momento a otro comenzó a dispararle a quemarropa, lo que dejó sin chances de guarecerse del ataque.

Este nuevo crimen se suma al asesinato de Gerónimo Escobar, de 57 años, quien fue asesinado en febrero de este años en la zona de Callao y Centeno.

En lo últimos cinco años, además de suscitarse infinidad de robos de distintos tipos a los tacheros, ya son ocho asesinatos de trabajadores, contabilizando el que ocurrió esta tarde.

Sin dudar, el 22 de enero de 2015 Hugo Camilo (48) acudió al llamado del botón de pánico que Daniel, otro taxista, accionó para alertar a sus compañeros que estaban por asaltarlo, en Somoza y Polledo (Nuevo Alberdi). Hugo estaba fuera de servicio, con su hija Gisela como pasajera, a quien fue a buscar al sanatorio Plaza donde ella trabajaba como enfermera.

Al llegar, Hugo se acercó al móvil de Daniel, donde el delincuente seguía, para preguntar si estaba todo bien. En ese momento, el ladrón comenzó a disparar y terminó hiriendo de muerte a Hugo, quien cubrió con su cuerpo a su hija y pudo manejar unos 150 metros hasta Baigorria y Circunvalación.

Fue trasladado al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde estuvo internado por una bala que le afectó los intestinos y el colon, y falleció el 24 de enero de ese mismo año.

Casi un año después, en Gutemberg e Ituzaingó, Eduardo Piris (40) moría de un balazo en la cabeza cuando fue a buscar a un pasajero a esa ubicación después de que lo solicitaran desde una aplicación. El 26 de enero de 2016, cuando mataron a Eduardo, quien cumplía 41 años en poco días, fue el peor de los últimos cinco.

Leer más: Feroz ataque a balazos a un taxista frente a un kiosco de la zona norte

La seguidilla de 2016 continuó en mayo, primero con Vicente del Greco el 15, después con Horacio Colberg el 22. Vicente, de 67 años, levantó un pasajero en San Martín y Arijón quien le pidió que lo lleve hasta Temporelli y la calle pública, en Villa Gobernador Gálvez; al llegar, el homicida le dio dos puntazos y le robó la billetera.

Vicente, que trabajaba en el taxi hacía algunos meses después de ser camionero y mecánico, agonizó casi medio día entre el hospital Anselmo Gamen de Villa Gobernador Gálvez y el Heca (Hospital de Emergencias Clemente Alvarez), donde fallecería.

Por su parte, Horacio manejaba un remís en el que fue víctima también de pasajeros, que levantó en Ayacucho al 6700 y quienes le indicaron que fuera hacia Villa Gobernador Gálvez. Sobre la 1.30 del 20 de mayo de 2016, el cuerpo del remisero fue encontrado con un balazo en la cabeza en San Luis y José Ingenieros. Se llevaron su auto, dos celulares y una billetera.

Ya en 2017, a las 19 del 30 de abril en Amenábar al 2600 asesinaron a Fernando Groia, de 57 años, luego de que le dieran un tiro en la cabeza. Al momento del hallazgo, el reloj seguía encendido y las balizas estaban activadas.

En 2019, Mario Esusy, de 61 años, fue baleado y asesinado en la zona de Casilda y Formosa, a la madrugada, en un intento de asalto cuando arribó a un domicilio para buscar a un pasajero que llamó al sistema de radio taxis.

Si bien en cada uno de los hechos los taxistas se movilizaron de distintas maneras, el asesinato de Esusy motivó que sus colegas, el mismo día, realizaran cortes intermitentes en el ingreso y egreso de colectivos en la Terminal de Omnibus Mariano Moreno. Tras ello, mudaron el reclamo a la puerta de la sede de Gobernación.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario