Policiales

"En el barrio todos todavía estamos de duelo porque el recuerdo de los pibes es muy fuerte"

La madre de una de las víctimas del triple crimen de jóvenes militantes sociales, cometido el Año Nuevo pasado en la villa Moreno, confía en que lo ocurrido servirá para “cambiar la sociedad”.

Domingo 30 de Diciembre de 2012

La madre de una de las víctimas del triple crimen de jóvenes militantes sociales, cometido el Año Nuevo pasado en la Villa Moreno del sur de nuestra ciudad, dijo hoy que el barrio sigue “de duelo” a raíz de los homicidios pero confía en que lo ocurrido servirá para “cambiar la sociedad”.

“Todavía estamos todos de duelo, tal es así, que para fin de año, aunque hace 36 años que vivimos acá en el barrio y nunca nos fuimos, vamos a pasar las fiestas en otro lado”, dijo Lita Gómez, madre del asesinado Claudio Suárez.

“El recuerdo de los pibes es muy fuerte, en otro lado va a estar el dolor igual, pero no queremos estar acá”, añadió la mujer.

Para Gómez, el triple crimen sirvió no sólo “para cambiar cosas en el barrio” y señaló que ahora “la gente sale a la calle a pedir justicia por sus seres queridos”.

“Nosotros no vamos a recuperar a los pibes, pero con lo que vamos a hacer vamos a cambiar la sociedad en la que vivimos para que los chicos nuestros salgan a la calle y vuelvan tranquilos”, aseguró la mujer, que también es madre de un adolescente.

“Lo que estamos haciendo va a cambiar, ha cambiado mucho la policía, las cúpulas policiales se renovaron”, dijo Gómez, quien recordó que tras el triple crimen renunció el entonces jefe de policía de Rosario, Néstor Arizmendi.

La mujer también se refirió a su experiencia con el ex jefe de policía de Santa Fe, Hugo Tognoli, investigado por su presunta protección a un hombre acusado de narcotraficante.

“He estado con Tognoli, cuando me enteré lo que pasó después pensé que me estaba agarrando para la joda, le íbamos a pedir justicia a alguien involucrado en el narcotráfico”, contó.

Jeremías Trasante (17), Claudio Suárez  (19) y Adrián Rodríguez (21), los tres militantes del Movimiento 26 de Junio del Frente  Darío Santillán, fueron asesinados alrededor de las 4.30 del 1 de  enero de 2012 en una canchita de fútbol de Villa Moreno, en el sur  rosarino.

De acuerdo a la investigación judicial, el triple crimen fue  cometido por el Quemado Rodríguez y su banda en venganza por un  ataque a balazos que esa misma noche, alrededor de las 3.30, sufrió  su hijo Maximiliano Rodríguez mientas conducía su BMW acompañado de  su novia Sofía Laffatigue y una amiga.

Para los investigadores, ese primer ataque a balazos fue, a  su vez, la respuesta que recibió Rodríguez de parte de un grupo de  Villa Moreno encabezado por Ezequiel “Negro” Villalba, luego de que  el hijo del Quemado hiriera de ocho balazos a Facundo Osuna,  perteneciente al grupo de Villalba, el 29 de diciembre de 2011.

La principal hipótesis de la investigación judicial del  triple crimen que llevó a cabo el juez de instrucción de la 7ma.  nominación, Juan Andrés Dónnola, es que los tres jóvenes militantes  fueron confundidos con miembros de la banda de Villalba y  asesinados por error por el Quemado Rodríguez. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS