POLICIALES

Empezaron a juzgar a un joven por un homicidio ocurrido hace más de cinco años

Lucas Aguirre está acusado de conducir la moto en la que iba el sicario que mató a Carlos "Costilla" Escobar en diciembre de 2015. Pidieron 18 años de cárcel

Jueves 25 de Febrero de 2021

La noche del 26 de diciembre de 2015 Carlos Ramón “Costilla” Escobar salía de su casa de la zona noroeste de la ciudad para volver a su celda de la cárcel de Piñero, donde cumplía una condena por robo calificado. Había gozado de una salida transitoria y estaba frente a la vivienda con su familia cuando de pronto apareció una moto con dos hombres a bordo. Enseguida, quien iba como acompañante bajó del rodado y empezó a disparar con una pistola. Cuatro balazos alcanzaron por la espalda a “Costilla” quien cayó muerto en el lugar mientras que su yerno, Jonatan V., recibió dos proyectiles que lo hirieron en una rodilla y el muslo. En el final de la secuencia familiares y vecinos de las víctimas lograron retener al ejecutor del crimen, luego identificado como Franco Duarte, quien en 2018 fue condenado a 18 años de prisión efectiva por el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con portación de arma de fuego de guerra. Pero quien conducía la moto escapó y recién fue capturado días antes de que su cómplice fuera sentenciado. Ayer, más de cinco años después del crimen, Lucas Emiliano Aguirre, de 28 años, empezó a ser juzgado por los mismos delitos y el fiscal Gastón Avila pidió 18 años de cárcel.

Pasadas las 19.30 del 26 de diciembre de 2015 “Costilla” salió de su casa de pasaje Siripo al 1400 acompañado de su esposa, sus dos hijas de 2 y 4 años; una hija mayor de la mujer y el marido de ésta, Jonatan V., quien empujaba un cochecito con el bebé de ambos. También los acompañaba una pareja de vecinos.

>> Leer más: Lo condenan a 18 años de prisión por matar a un hombre de cuatro balazo

En sus testimonios todos contaron que al llegar al cruce con Anchoris apareció una moto Honda Tornado blanca y negra con dos ocupantes vestidos de negro y usando cascos. El acompañante, a quien los testigos reconocieron como Franco Duarte, bajó de la moto y primero le disparó dos tiros a Jonatan V. que lo dejaron malherido. En tanto, Escobar alcanzó a desprenderse de su hija de 2 años que llevaba en brazos y salió corriendo. Pero cuatro tiros por la espalda terminaron con su vida. En ese mismo momento el tirador se quedó sin balas y el conductor de la moto escapó.

Los mismos familiares de la víctima atraparon a Duarte, le quitaron el arma y un casco color naranja. Pero la novia y una hermana del homicida irrumpieron en la escena con piedras y palos y lo rescataron antes de que llegara la policía. Al día siguiente, según contaron los parientes de Escobar a La Capital, Duarte volvió y recuperó el arma bajo amenazas. Entonces, los parientes de Escobar atribuyeron el ataque a problemas con vendedores de drogas del barrio.

Días después Duarte fue apresado y llevado a juicio. El 4 de junio de 2018 los jueces de primers a instancia Román Lanzón, Gonzalo López Quintana y Carlos Leiva lo condenaron a 18 años de prisión efectiva. Una semana antes de conocerse ese fallo, el conductor de la moto en la que iba el homicida había sido apresado y el mismo día de la sentencia fue imputado y le dictaron la prisión preventiva por el plazo de ley.

Ahora llegó el momento de que su cómplice, Lucas Emiliano Aguirre, se siente en el banquillo de los acusados para ser sometido a juicio ante el tribunal compuesto por los jueces Hebe Marcogliese, Nicolás Vico Gimena y Florentino Malaponte. El fiscal Ávila le atribuyó los delitos de homicidio agravado por uso de arma de fuego en concurso real con tentativa de homicidio agravado por uso de arma de fuego y pidió la misma pena que le aplicaron a su cómplice: 18 años de prisión efectiva.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS