Policiales

El juez imputó asociación ilícita a 17 personas acusadas por falsos secuestros

La investigación del fiscal Nicolás Foppiani y la Policía de Investigaciones (PDI) pudo determinar que eran sospechosos de estos ilícitos entre abril del 2014 y junio de este año.

Domingo 28 de Junio de 2015

En la mañan de ayer se realizó la segunda audiencia judicial en la que se imputó a la llamada “banda de los gitanos” como responsable de 136 secuestros virtuales en base a engaños telefónicos durante el último año, con los que obtuvieron ingresos cifrados en alrededor de dos millones de pesos. La investigación del fiscal Nicolás Foppiani y la Policía de Investigaciones (PDI) pudo determinar que eran sospechosos de estos ilícitos entre abril del 2014 y junio de este año.

   En la audiencia de ayer el juez Juan Carlos Curto resolvió avalar la investigación de la fiscalía y caratuló los delitos como extorsión, asociación ilícita y tenencia de armas de fuego sin los permisos estatales. Ocho de los implicados quedaron con prisión preventiva: cinco con domiciliaria y tres con prisión efectiva, según fuentes de la Fiscalía Regional Rosario.

   Los otros implicados, nueve personas más, deberán someterse a un control judicial periódico y asistir regularmente al juzgado, sin posibilidades de abandonar la ciudad de Rosario, pero en estado libertad.

   En ese mismo sentido, el juez Curto encomendó a la fiscalía que revise algunos puntos que considera endebles en la acusación y, por otra parte, se destacó que en 21 secuestros virtuales que fueron denunciados aún no se pudo probar la autoria de esta banda, aunque hay indicios de su participación.

   El fiscal Foppiani indicó que tres de los cabecillas de la banda están prófugos e identificó a los fugitivos como “Pinino” M. y sus dos hijos, Gustavo M. y Marcos M. La modalidad delictiva con la que operaba la banda era extorsionar a las víictimas mediante engaños en los que fingían tener a sus familiares secuestrados. “Pedían dinero como rescate y luego compraban los bienes que se decomisaron con el dinero sustraído”, indicó Foppiani.

   Los imputados fueron detenidos en 15 allanamientos en Rosario y Funes. Según la investigación realizaban hasta 200 llamados por noche hasta ubicar a una víctima vulnerable a la extorsión. A la banda se le secuestró 21 vehículos de alta gama —algunos 0 kilómetro y sin patentar—, 56 teléfonos celulares, seis armas de fuego y dinero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS