Femicidio en Esperanza

El joven que entregó las imágenes de Agustina antes de que la mataran pidió que le saquen "la sanción"

El playero se refirió a la respuesta que dio la empresa para justificar la sanción, explicó porque lo hizo y habló de la violencia contra las mujeres

Lunes 21 de Enero de 2019

Hace un par de días se conoció que la estación de servicio Shell, ubicada sobre Ruta Provincial Nº 6 en Esperanza, sancionó al empleado Ezequiel Schaab por mostrar las imágenes captadas por las cámaras de seguridad a la policía cuando la familia de Agustina Imvinkelried la buscaba desesperadamente.
La repercusiones de la decisión fueron masivas a favor del trabajador y hasta desencadenó una campaña en contra del negocio que expende combustible bajo el hastagh "#YoNoTeCompro" en las redes sociales de los esperancinos.
Hoy, a través de un comunicado, la empresa justificó la suspensión del joven al argumentar que "no ponen en duda su buena fe al accionar rápidamente en proporcionar los videos", pero indican que "lo hizo sin cumplir el procedimiento interno de la compañía".
Al respecto, Schaab señaló que ante la medida adoptada por la empresa decidió tomar recaudos. "Me vi obligado a acercarme a un abogado para asesorarme. Lo único que pido es que me levanten la suspensión. Yo quiero trabajar, lo que quiero es que no me descuenten los días porque con esto tengo que mantener una familia. Creo que no es justo", sentenció.
Asimismo el playero de 27 años dijo sobre el comunicado que la empresa dio a conocer esta mañana: "Lo vi. Pero conmigo no habló nadie. No me dejaron explicar cómo fue, ni por qué lo hice, ni que sentí en ese momento. Nadie habló conmigo. Es raro. No se entiende. Pero bueno, capaz cada uno tiene sus formas".
En este sentido, sobre la violencia que atraviesan las mujeres, el joven explicó: "Toda la vida, hasta el día de hoy, con este tema se trata de tener el menor tipo de inconveniente: no prestamos atención o nos callamos. Y en ese momento me puse en el lugar de la familia. También tengo hermanas, una nena, mi mujer. Es un segundo que se te pasan mil cosas por la cabeza y lo único que querés hacer es ayudar".
Schaab trabaja hace ocho años en la estación de servicio como operario de playa y afirma: "Soy una persona tranquila, no me gusta exponerme, pero se dio así. Nunca pensé que iba a tener tanta repercusión, no es fácil manejarlo. Tuve el celular apagado el fin de semana, cuando lo prendí tenía decenas de llamadas perdidas. La gente me brindó mucho apoyo. Todo el tiempo me mandan mensajes para que me quede tranquilo, que se va a solucionar".
Padre de dos hijos, en diálogo con el diario Uno de Santa Fe, Ezequiel lamentó: "Este fin de semana la pasé bastante mal. No por la gente, que fue de mente abierta y supo entender. Pero fue raro porque uno está en la posición que no sabe como se va a resolver esto, si va a seguir teniendo trabajo o qué va a pasar el día de mañana. Te levantás y al otro día les tengo que dar de comer a mis hijos".
"Soy un chico que siempre laburó, porque además de la estación hago refrigeración y vivo trabajando. Hoy es así. Nunca me suspendieron, ni me sancionaron, ni tuve ningún problema en el trabajo. Por esto, no sé si se puede empeorar. Todavía no lo entiendo", concluyó.



En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});