Policiales

El fiscal del caso Pérez Castelli sigue la hipótesis de un crimen relacionado con la venta de drogas

Se confirmó que la víctima recibió cuatro o cinco disparos en boca, sien y en la cabeza. También se incautaron vainas de balas de calibre 9 milímetros. 

Viernes 01 de Abril de 2016

Gustavo Pérez Castelli, cuya hija Justina fue asesinada junto al empresario narco Luis Medina hace más de dos años,  murió al recibir  entre cuatro y cinco disparos de arma de fuego distribuidos en la boca, la sien y la cabeza.

Esos fueron las primeras conclusiones que recibió el fiscal a cargo de la investigación del homicidio, Florentino Malaponte, quien sigue la hipótesis de un crimen relacionado con la venta de drogas.

Fuentes de la Fiscalía indicaron que en el lugar del hecho, en Circunvalación y Mendoza, se incautó material perteneciente a un arma calibre 9 milímetros. 

Los primeros datos que llegaron a Malaponte confirman además un detalle que ubica al hecho en el casillero de los crímenes mafiosos: Pérez Castelli sufrió un corte profundo en la oreja izquierda.

Según trascendió, familiares de Pérez Castelli serán citados a declarar en los próximos días y ya se solicitaron los registros que pudieron hacer las cámaras de video vigilancia ubicadas en la zona.

Testigos no presenciales del hecho declararon que tras escuchar las detonaciones vieron huir a dos sospechosos hacia la zona sur de Rosario. Si bien se remarcó que la pesquisa recién comienza, los primeros indicios indicarían alguna motivación relacionada posiblemente con negocio de drogas

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario