El descargo de los acusados

"Durante la persecución en ningún momento tuvimos a la vista ni a los perseguidos ni a los actuantes (policías). Lo único que hicimos fue llegar al lugar y resguardar, hacer el corte perimetral. Como no conseguíamos cinta, tiramos para atrás el móvil, es lo único que quiero decir", declaró ayer el policía Pablo César G., que no aceptó preguntas. Su colega, Rosa Elena D., hizo lo propio.

"Básicamente decir lo mismo. Lo que leyó recién (la imputación) posiblemente se lo que se encuadra, pero nosotros no llegamos cuando había detonaciones, llegamos después. Nunca tuvimos a la vista ni cerca del hecho", indijó la empleada policial que "recalcó que procedieron a perimetrar para que nadie pase".