Policiales

El cuento del narco: engañan bajo amenazas a una pareja y la asaltan en el Rosedal

Los delincuentes les pidieron el celular supuestamente para ver si vendían droga. Aseguraron que estaban "en la pesada" y que los estaban vigilando desde un auto.

Martes 23 de Marzo de 2021

Una pareja de jóvenes aseguró ser víctima de una versión narco del "cuento del tío" al ser asaltados el pasado fin de semana por dos delincuentes armados en la zona del Rosedal. Los delincuentes se hicieron pasar como "gente pesada" del mundo de hampa para someter psicológicamente a las víctimas y robarles.

El robo tuvo lugar el pasado domingo, cerca de las 17, cuando Agustina, de 23 años, se encontraba esperando a unos amigos en Moreno y La Paz. Mientras esperaban sentados en una manta y a punto de preparar unos mates, se acercaron dos muchachos en actitud sospechosa y les preguntaron si eran vendedores de droga y que estaban siendo vigilados desde un auto.

“Estaba con mi novio cerca del Rosedal y esperábamos a otros amigos. Como había mucha gente en el parque, decidimos cruzar por La Paz y Moreno porque había sombra”, contó la joven para explicar el momento en el que aparecen los dos hombres.

“Nos preguntaron si vendíamos drogas y nos dijeron que nos estaban vigilando desde un auto. Teníamos pegadas piernas con piernas con ellos, estábamos acorralados e insistían en preguntarnos quién vendía. «Mirá que yo estoy en la pesada», decía uno de ellos”, aseguró la joven en Radio 2.

Como al novio de la joven tenía el celular en la manta donde estaban sentados, uno de los sospechosos tomó el dispositivo y comenzó a revisarlo. “Esto es material, a mí no me importa, me interesa los contactos”, contó la joven, al punto que agregó: “En un momento, uno de ellos nos hace tocarle la cintura para demostrarnos que tenía un revolver”.

Bajo ese modo de amenaza, los dos jóvenes comenzaron a revisar la lista de contactos del celular del novio de Agustina. “La cosa terminó cuando le dijeron que necesitaban saber la gente con la que se relacionaba, y que si confiaban en ellos, se llevaban el celular y lo cargaban en el enchufe de un auto estacionado cerca y así podían chequear la información que necesitaban”, aseguró.

Como si nada hubiera pasado, los dos sospechosos que se hicieron pasar por policías de civil de una especia de división antidrogas se llevaron el celular. Sin embargo, la pareja asaltada no hizo la denuncia por el robo del celular ante el temor que genera la situación.

Al parecer, comentaron que el ardid para hacerse de teléfonos móviles se repite en varias historias, siempre en espacios verdes como ocurrió en el parque Sunchales, donde una víctima fue abordada por quienes dijeron ser "integrantes de la banda Los Monos" para exigirle el celular y constatar con los datos de contactos si también vendían drogas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS