Policiales

El crimen de un adolescente se encamina al juicio oral

Por el homicidio de Maximiliano Zamudio está acusado el agente de Prefectura Ariel Condori Apaza, quien permanece en libertad.

Miércoles 20 de Marzo de 2019

El expediente en el que se investiga el homicidio de Maxiliano Zamudio a manos del prefecturiano Ariel Fernando Condori Apaza, ocurrido en mayo de 2015, parece estar más cerca del juicio oral. Integrantes de la familia Zamudio y uno de los abogados de la querella se entrevistaron con la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci, quien se comprometió a solicitar la elevación a juicio del caso antes de la feria inviernal. Tras la acusación formal de Condori Apaza la querella tendrá 60 días para formular su posición y luego la defensa dispondrá de otros cinco días para hacer su descargo.

Luego de que la causa fuera archivada dos veces por distintos fiscales, y apelada por la querella, Condori Apaza fue imputado por Bartocci en diciembre por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Pese a ello, el imputado sigue el proceso en libertad ya que se entendió que no existe peligro de fuga a pesar de que no reside en Rosario, y nunca fue apartado del servicio en Prefectura.

Bartocci es la tercera fiscal que interviene en la causa. El primero fue Miguel Moreno, de la Unidad de Homicidios, que en marzo de 2017 solicitó el archivo de la causa. Eso fue apelado por la querella y el expediente se desarchivó y pasó a manos de Rafael Coria, quien en julio de 2018, volvió a archivar la causa.

Frente a los reclamos de arbitrariedad realizados por la familia Zamudio y la Multisectorial contra la Violencia Institucional, el fiscal regional Patricio Serjal reabrió el expediente y nombró a Bartocci a cargo de la investigación. Así, en diciembre Condori Apaza fue imputado por el asesinato de Zamudio.

Dos tiros en un pasillo

"Maxi" Zamudio tenía 16 años y vivía en barrio Tablada. El 27 de mayo de 2015 a las 22.50 estaba frente a una vivienda de Patricias Argentinas al 4300 cuando Condori Apaza, vestido de civil, llegó al lugar conduciendo un Ford Falcon. De acuerdo a testimonios en los que se basó la fiscal, el prefecturiano llamó a Zamudio haciendo un ademán con su mano. Cuando el adolescente se acercó al Falcon tuvo una discusión con el conductor y éste le disparó un balazo debajo de la axila izquierda.

De acuerdo a lo expuesto por la acusación en la audiencia imputativa, el prefecturiano se bajó del auto y cuando Zamudio ya estaba en el piso lo remató de un tiro en la cabeza. Luego pateó su cuerpo.

Estos últimos detalles los brindó la querella, que coincidió con la Fiscalía en la atribución de los hechos, aunque no en dos cuestiones fundamentales. Para la representante del Ministerio Público de la Acusación, no se trató de un caso de violencia institucional. "Condori no actuó en cumplimiento de sus funciones", dijo. Por su parte, el defensor Horacio Corbacho planteó otra teoría: que el prefecto disparó al resistirse a un intento de robo por parte de Zamudio.

El juez Juan Andrés Donnola rechazó tanto el pedido de prisión preventiva como el pago de un embargo al entender que no existe riesgo de fuga ni de entorpecimiento probatorio. El magistrado entendió que a pesar de que la querella argumente que el imputado no tiene arraigo en un lugar porque su profesión así lo requiere (hoy vive en Termas de Río Hongo, Santiago del Estero), nunca se negó a comparecer cuando la Justicia local requirió su presencia.

Al filo de cumplirse cuatro años del homicidio, familiares de la víctima encabezados por María, su madre, y de Salvador Vera, uno de los abogados de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), se reunieron con la fiscal Bartocci. "La reunión fue positiva. Además del compromiso de elevar a juicio el expediente antes de la feria de invierno, desde la querella le solicitamos que se convoque a una audiencia para que se modifique el estado de libertad del acusado que está en libertad a pesar de que sobre él pesa una acusación por un delito muy grave con una pena en expectativa alta", explicó Vera. "No es para nada menor que una causa como esta, donde se investiga una ejecución sumaria, sobreviva después de dos archivos", indicó el abogado querellante.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});