Policiales

"El cordobés" volvió a ser detenido tras quedar filmado

Es su tercer golpe en seis meses. Tiene 32 años y un buen pasar económico pero no para de robar. Se llevó unos 100 mil pesos de una distribuidora de barrio Echesortu.  

Lunes 24 de Diciembre de 2012

José Víctor Alvarez tiene 32 años y es conocido como El cordobés. Su rostro y su nombre se hicieron públicos cuando quedó filmado por las cámaras de seguridad de una joyería céntrica que asaltó con total desparpajo en julio pasado junto a un cómplice. Esas imágenes fueron difundidas por todos los medios de comunicación de la ciudad y para la policía local pasó a ser "alguien a tener en cuenta". Por eso, cuando los pesquisas de la comisaría 6ª vieron la filmación registrada en una distribuidora de Echesortu asaltada la madrugada del sábado, no dudaron en que uno de los ladrones era El cordobés. Ayer lo fueron a buscar con una orden de allanamiento judicial y el hombre, que gozaba de arresto domiciliario, volvió tras las rejas. Otro que cayó preso por el hecho fue Jonathan Fernández, conocido por la policía como Piñón fijo y con una carpeta llena de antecedentes penales.

El nuevo hecho imputado a El cordobés ocurrió la madrugada del sábado en Foresto Distribuciones, una empresa dedicada a la comercialización de productos de farmacia y laboratorios que tiene su sede en San Luis 4216, diez cuadras al oeste de la comisaría 6ª.

Cuando los responsables de la firma llegaron a trabajar a las 8.30 del sábado se llevaron una amarga sorpresa: desconocidos habían levantado una chapa del techo del galpón donde tienen el depósito y habían ingresado a robar. En medio del revuelo que los maleantes dejaron en las oficinas de la distribuidora y hasta de las herramientas que abandonaron en el lugar, notaron que los intrusos se habían llevado un sobre en el cual estaba el dinero para el pago de sueldos y aguinaldos del personal: unos 100 mil pesos, según las fuentes.

En el marco de las pericias, un par de investigadores se dedicaron a observar detenidamente y cuadro por cuadro la filmación registrada por las cámaras de seguridad instaladas en la distribuidora de calle San Luis. Entonces observaron con sorpresa que los dos ladrones eran por demás conocidos: El cordobés y Piñón fijo. Ambos habían compartido celda en la comisaría 2ª este año, donde estuvieron presos por distintos hechos de robos y de donde habían salido pocos días atrás.

Libertad burlada. Con los ladrones identificados, el próximo paso fue salir a buscarlos. Sobre El cordobés la policía supo que gozaba de arresto domiciliario y permisos laborales desde el viernes, es decir horas antes de volver a robar. El permiso se lo había otorgado el juez de Instrucción 15, Alejandro Negroni. Piñón fijo, por su parte, estaba en libertad desde el pasado 11 de diciembre aunque vinculado a una causa por robo calificado.

Así, con ordenes de allanamientos libradas por el juez de Instrucción 9, Javier Beltramone, los pesquisas de la comisaría 6ª salieron ayer a buscar a los ladrones. A El cordobés lo encontraron en una casa de Garay al 4000, una de las tantas residencias que el hombre ocupaba en Rosario. Allí le secuestraron 3.970 pesos en efectivo y varios objetos que había comprado en el shopping Alto Rosario el día viernes, presuntamente con el dinero robado en la distribuidora. Los policías incautaron un par de zapatillas Adidas, un par de lentes Prume, un par de ojotas Reef, un par de zapatos de Borsalino y tres celulares, todos objetos que el hombre pensaba dejar junto al arbolito de Navidad para sus allegados.

En tanto, a Piñón fijo lo apresaron en su casa de Río de Janerio al 3400, pero no le secuestraron nada en particular. El muchacho, de 24 años, tiene antecedentes desde el año 2005. Voceros de la comisaría 6ª dijeron que ese año el joven fue imputado por robo calificado y robo; en 2006 dos robos calificados; en 2007 sumó una tentativa de robo, lesiones dolosas y amenazas coactivas; en 2008 un robo y otro robo agravado; en 2010 tuvo dos causas por lesiones y lesiones graves; en 2011 una tentativa de robo; y en 2012, además de la causa iniciada ahora, ya contaba con una tentativa de robo y otra por robo agravado.

La otra vez. El rostro de El cordobés se hizo público en julio de este año cuando se difundieron los videos captados durante los dos robos que sufrió la joyería Work, de Córdoba al 1600, en la tercera semana de ese mes. Entonces, un par de maleantes ingresó al negocio dos veces en 48 horas y se levantó un botín de alhajas y dinero valuado en unos 700 mil pesos.

En esa ocasión los ladrones mostraron una osadía mayúscula. A pesar de las cámaras de seguridad del local y de la alarma que sonó en ambas ocasiones, no cesaron de hacer su trabajo y no les importó quedar filmados. Para llegar al local, las dos veces hicieron el mismo camino. Accedieron a un pasillo de departamentos de Santa Fe al 1600, treparon a los techos, llegaron a una cochera de Presidente Roca al 700 y desde allí llegaron al techo del depósito de la joyería.

Por esos atracos, en los últimos días de agosto la policía hizo siete allanamientos en la provincia de Córdoba y en Rosario en los que fueron apresados los dos ladrones y sus parejas. Además se recuperó algo del cuantioso botín robado en la joyería Work y se esclareció, además, el atraco cometido el 11 de junio a la firma de indumentaria Fiume, ubicado en Lima al 800, a la vuelta de donde funciona la distribuidora robada el último viernes. De allí los maleantes se habían llevado una importante cantidad de prendas de vestir que cargaron en un utilitario de la firma que después apareció quemado en el departamento Constitución.

Conocido. En el marco de la investigación por el robo a Work, un oficial de la Inspección de 2ª Zona reconoció a El cordobés por la fotos que publicó La Capital. "Ese es el cordobés que tuvimos detenido en la 7ª", comentó. Así se supo que era José Víctor Alvarez, con fama en escruchante y que había estado detenido en la seccional 4ª a inicio de año por intentar robar un depósito de 27 de Febrero y Buenos Aires.

Con ese dato en su poder, los pesquisas supieron que el sospechoso está casado con una rosarina y que tiene una vida bastante opulenta a partir de los atracos cometidos (ver aparte). Lo cierto es que en los allanamientos realizados para detenerlo durante la última semana de agosto, cuando también fue apresada su pareja Roxana F., se incautaron muchos de los elementos robados en la joyería y en el depósito de Fiume además de dos armas de fuego en una casa que alquilaba en el country del club Logaritmo, en Ibarlucea.

Los otros detenidos en aquella oportunidad fueron Lucas M. y su pareja Antonella G. Al muchacho lo acusaron de ser el cómplice de El cordobés en los robos anteriores. En un improvisado depósito de la vivienda se incautaron 2.600 prendas de la marca Fiume.

La otra vida, distante de los robos

La vida de El cordobés fue toda una sorpresa para los investigadores. Es que el muchacho no sólo alquilaba una casa en el country del club Logaritmo, donde se hallaron dos armas de fuego, sino que tenía tres autos. Además, en la provincia de Córdoba tiene un departamento céntrico en el cual fue detenido en agosto y en Traslasierra un par de complejos de cabañas cercanas a Mina Clavero en las cuales se secuestraron varios bultos con ropa Fiume y joyas y relojes de los robados en Work.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS