Policiales

El chofer del jefe de la UR II sufrió lesiones serias al recibir un piedrazo en el rostro

El suboficial fue atacado en un presunto intento de robo mientras conducía una camioneta oficial, pero que no tenía identificación, por avenida Circunvalación en la zona sudoeste de la ciudad.

Jueves 21 de Agosto de 2014

El chofer del jefe de la Unidad Regional II de Rosario sufrió heridas muy serias cuando conducía una camioneta oficial por la avenida de Circunvalación y recibió un piedrazo que rompió el parabrisa del vehículo y le impactó de lleno en la cabeza.

Según las primeras informaciones, el cabo primero Javier Olmedo, de 36 años,  tuvo que ser internado en el Hospital de Emergencias y su estado era delicado.

Fuentes de la investigación indicaron a La Capital que Olmedo fue atacado cuando regresaba luego de llevar hasta su domicilio al jefe de la Unidad Regional II, José Luis Amaya.

El suboficial conducía una camioneta Chevrolet S 10 de color blanco que integra el lote de vehículos oficiales del Gobierno provincia, pero que no presenta identificaciones visibles como tal. Es decir no exhibe en la carrocería insignias,  escudos ni números, tampoco cuenta con balizas en el techo.

De acuerdo a lo que se pudo reconstruir hasta el momento, Olmedo se desplazaba por Circunvalación por el carril norte-sur. Cuando estaba aproximadamente a la altura de Estudiante Aguilar, un objeto contundente, presumiblemente una piedra de importante dimensiones, golpeó y rompió el parabrisas del vehículo para impactar de lleno en la cara del policía.

Obnubilado por el golpe, Olmedo perdió el control del rodado y terminó por embestir el guardarrail de la avenida. El policía fue derivado de inmediato al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

El director del Heca, Néstor Marchetti, consignó a La Ocho que el policía presentaba "un traumatismo cráneo facial causado al parecer por una piedra que le arrojaron en avenida Circunvalación".

El facultativo detalló que el paciente "sufrió un traumatismo de cráneo con fracturas facial, de órbita, de ambos malares y de maxilar superior. Además de un traumatismo severo en el ojo derecho. Sobre esta cuestión, será evaluado por el servicio de Oftalmología y Maxilofacial del hospital".

Marchetti sostuvo que el agente "se encuentra estable y continuará bajo control, viendo como se resuelven las fracturas de cara".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS