Policiales

Dos policías condenados por vejaciones agravadas

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe impuso dos años de prisión condicional e inhabilitación especial por doble tiempo de la condena a dos oficiales de la Brigada Operativa Departamental IX de Reconquista, al encontrarlos coautores de "vejaciones agravadas por haber causado un grave daño a la persona, en exceso de los límites dispuestos por la ley".

Viernes 01 de Noviembre de 2019

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe impuso dos años de prisión condicional e inhabilitación especial por doble tiempo de la condena a dos oficiales de la Brigada Operativa Departamental IX de Reconquista, al encontrarlos coautores de "vejaciones agravadas por haber causado un grave daño a la persona, en exceso de los límites dispuestos por la ley".

De esta manera, los jueces Luciano Lauría, María Ivon Vella y José María Escobar Cello coincidieron con lo requerido por el fiscal Martín Suárez Faisal, quien había solicitado que Luciano Federico Martínez y Germán Daniel Arce sean condenados a cuatro y tres años y medio de prisión, respectivamente. Por otro lado, resultó absuelto el médico policial Alejandro Oscar Daveau, acusado por encubrimiento y falsificación ideológica de documento público y para quien la Fiscalía también había requerido pena.

En la calle

La causa se inició el 25 de marzo de 2013 cuando, según detalló la acusación, Martínez y Arce junto a otros policías de esa repartición y de la Sección de Inteligencia Zona Norte, llevaron a cabo un procedimiento sobre calle Amenábar entre Iriondo y General López de Reconquista. Allí, los policías redujeron a dos personas sospechosas empujándolas contra el piso, propinándoles fuertes golpes y causándoles múltiples heridas.

Esa misma noche las víctimas fueron revisadas por el médico Daveau, quien calificó las lesiones como "leves". Al día siguiente, el juez federal interviniente constató el estado en que se encontraban los detenidos y ordenó que vuelvan a ser examinados en el Hospital Central de Reconquista, donde recién dos días después recibieron atención y se constató la gravedad de las lesiones.

El fiscal sostuvo que una de las víctimas sufrió seis hematomas circulares en la espalda, hematomas en ambos ojos, fractura en la base orbital derecha y fractura de tabique nasal. Mientras que la otra padeció una fractura en el maxilar derecho y hematomas en la parrilla costal izquierda.

Pruebas elocuentes

La Fiscalía subrayó "el absoluto estado de indefensión en el que se encontraban las personas detenidas en el procedimiento" y señaló que el hecho "ha sido debidamente probado durante el debate con informes médicos, historias clínicas, el acta de procedimiento, los libros de guardia de la Celaduría de la Unidad Regional IX y de la Brigada Operativa Departamental".

También consideró Suárez Faisal que a ello se sumaron "las declaraciones de testigos, vecinos, profesionales de la salud, compañeros de celda de los detenidos y personal policial de distintas reparticiones".

La acusación afirmó que también se acreditó "el accionar violento y desmedido de los policías en plena vía pública y ante numerosas personas (en el momento de las detenciones), según los testimonios de los vecinos o transeúntes ocasionales". En ese mismo sentido, se subrayó que "los relatos de los testigos coinciden en describir el absoluto estado de indefensión en el que se encontraban las personas detenidas en el procedimiento: tirados en el piso, boca abajo, con el rostro tapado y esposados por la espalda".

Por esos motivos, Suárez Faisal solicitó que la condena sea "por el delito de vejaciones agravadas por violencias en concurso ideal con lesiones graves, agravadas por ser cometidas abusando de sus funciones como integrantes de las fuerzas policiales". El próximo de 5 de noviembre se conocerán los fundamentos de la resolución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario