Policiales

Dos personas en moto se acercan a un joven y lo matan de un tiro en el ojo

Patricio Di Chiassa fue asesinado la noche del sábado en barrio Larrea. En los últimos días había recibido amenazas, pero no descartan un asalto.

Lunes 13 de Julio de 2020

Patricio Di Chiassa, un joven de 22 años, fue asesinado la noche del sábado en un hecho que tanto para sus vecinos de barrio Larrea como para su familia es un misterio. Sin embargo, y si bien no se descartaba ninguna hipótesis, los investigadores mantenían ayer dos líneas que como posibles motivaciones: por un lado la teoría de que la víctima se pudo haber resistido a un intento de robo similar a los que desde hace unos días que se están cometiendo en la zona y, por otro lado, la posibilidad de que se haya concretado alguna de las distintas amenazas que al parecer el muchacho había recibido en la última semana.

La última hipótesis apuntaría al entorno del joven, que se encontraba bajo el régimen de libertad asistida luego de cumplir una condena y hace casi dos años había sido imputado de amenazas.

Tres tiros

Ayer a la tarde nadie en la zona recordó en qué momento se escucharon los balazos, aparentemente tres, que le dispararon a Di Chiassa. El muchacho cayó herido por un balazo en su ojo izquierdo.

Cuando minutos antes de las 22.30 un móvil policial llegó a la esquina de Campbell y Génova, los efectivos encontraron al muchacho tirado sobre el asfalto casi junto a la puerta de un negocio de compra y venta de artículos usados. Minutos después llegó una ambulancia del Sies que constató que el joven había fallecido.

En ese contexto personal del Gabinete Científico de la Agencia de Investigaciones Criminales (AIC) realizó la inspección del lugar y halló una vaina servida calibre 9 milímetros junto al cuerpo de Di Chiassa. También relevaron la zona en busca de cámaras de vigilancia pero no encontraron ninguna.

El fiscal de Homicidios Patricio Saldutti, a cargo de la investigación, solicitó la autopsia del cadáver por parte del Instituto Médico Legal (IML).

Testigos ocasionales relataron que al muchacho se le habían acercado dos hombres a bordo de una moto negra y sin más le dispararon tres veces.

En ese marco una versión indicaba que habrían querido robarle el celular y que le dispararon cuando se resistió.

Asimismo, un familiar del joven admitió que había sido amenazado recientemente aunque aseguró desconocer quiénes podrían haberlo asesinado. Un familiar de la víctima aseguró que el muchacho debía cumplir periódicamente con trámites en el patronato de liberados relacionados con el cumplimiento de una condena reciente.

Luego se supo que en agosto de 2018 el muchacho había sido imputado de "amenaza calificada con arma de fuego en concurso real con desobediencia a una orden judicial, en calidad de autor y en grado de consumado".

La fiscal de Investigación y Juicio Juliana González le imputó el hecho ocurrido el 25 de agosto a las 19 en Pasaje Rossini al 2000 cuando Di Chiassa fue a la casa de su ex pareja y madre de su hijo, Erika P., y arma en mano amenazó de muerte a la mujer y a su familia.

En esa ocasión estuvo en prisión preventiva y luego se dictó su libertad pero con la prohibición de acercamiento a su ex mujer y a su hijo.

Uno por día

Con el crimen de Di Chiassa al cierre de esta edición se contabilizaban doce homicidios en igual cantidad de días durante el mes de julio en el departamento Rosario, donde hasta anoche el total de este año llegaba a 106.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario