Policiales

Dos mujeres quedaron acusadas por un homicidio

En una audiencia imputativa realizada ayer les endilgaron la muerte de un joven ocurrida en el Remanso Valerio, la noche del jueves.

Domingo 13 de Abril de 2014

Melisa Natalia Z., de 28 años, y su prima Jorgelina Esther S., de 36, fueron imputadas ayer por el fiscal Adrián Spelta como coautoras del homicidio calificado agravado de Brian Leonel González, de 22 años, ocurrido el jueves al filo de la medianoche en el barrio Remanso Valerio, en Granadero Baigorria. El pedido fue avalado por el juez Hernán Postma en una audiencia oral y pública desarrollada la mañana de ayer en los Tribunales provinciales. Según la acusación, González fue agredido en la puerta de su casa por un hermano de Melisa Z. y, acto seguido, a la escena llegaron las dos mujeres junto a varios de sus allegados. "Melisa Z. le disparó mientras Jorgelina S. sostenía a González", acusó el fiscal Spelta. Mañana se desarrollará una nueva audiencia y entonces se sabrá cuántos días de prisión preventiva se les impondrá a las acusadas.

La audiencia de ayer fue presenciada por sólo cuatro personas. Las dos mujeres acusadas de asesinar a Brian Leonel González entraron de a una a la sala 4, en el primer piso de Tribunales. "Me llamo Melisa Natalia Z., tengo 28 años, vivo en Remanso Valerio, soy soltera y tengo la primaria completa", se escuchó cuando el juez pidió a una de ellas que se identifique. Acto seguido fue el turno de Jorgelina S. quien a los mismos datos le aportó "soy casada" y al momento de dar su dirección dio el número de su casa "porque en mi barrio las calles no tienen nombres", dijo la mujer. Ambas fueron asistidas por la defensora oficial María Laura Blacich. El juez Postma les leyó sus derechos y le dió la palabra al fiscal Spelta para que acusara.

La mecánica. Así fue que el funcionario las acusó de ser coautoras de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Y describió como fueron los hechos para la Fiscalía. A las 23 del jueves Ismael Z., uno de los hermanos de Melisa, llegó hasta la casa número 123 donde vivía González y lo agredió físicamente por viejos rencores. Posteriormente a esa discusión y pelea llegaron a la escena del crimen Melisa y su prima Jorgelina. Si bien no se especificó, se sobreentendió que las mujeres estaban acompañadas por más personas.

En esas circunstancias Melisa sacó de entre sus ropas un revólver calibre 22 largo y, mientras Jorgelina sostenía a González, le disparó. Todo ese escueto relato fue seguido con atención por las acusadas y sólo quedó espacio para la observación. Jorgelina lanzó un insulto al aire, casi imperceptible, mientras Melisa no dejaba de mover su cabeza en señal de negación. Las dos veces en las que el fiscal dijo que Jorgelina sostenía a la víctima al momento del disparo, Melisa negaba con la cabeza. Luego Spelta le solicitó al juez que se preservaran los nombres de los testigos, "cinco o seis", para evitar que en el barrio allegados a las mujeres los presionaran.

Con un gesto, la abogada defensora, les recomendó a las mujeres que era mejor no declarar. Ambas quedaron detenidas y mañana a las 9, tendrán otra chance de contar "su verdad" en la audiencia de prisión preventiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario