POLICIALES

Dos muertos en las cárceles provinciales por una gresca y un incendio

Un hombre de 65 años murió tras ser quemado en la Alcaidía Regional y un joven, al ser apuñalado en Coronda.

Sábado 20 de Junio de 2020

En menos de 48 horas, dos presos alojados en cárceles de la provincia resultaron muertos en peleas con otros internos. Uno de los hechos ocurrió en la Alcaidía Regional que se levanta en 27 de Febrero al 7800 donde el jueves Juan Carlos Ortiz, de 65 años y acusado de abuso sexual agravado, fue atacado con una manta encendida fuego por otros internos y debió ser trasladado al Hospital de Emergencias donde falleció ayer a la mañana. El otro fue la tarde del miércoles en el pabellón 8 de Coronda donde Jonatan Alcaraz, de 27 años, resultó apuñalado en una gresca en la cual otros tres internos resultaron heridos.

Según voceros del Servicio Penitenciario, Juan Carlos Ortíz había ingresado el pasado 13 de junio a la Alcaidía Regional Rosario tras ser imputado por abuso sexual agravado. Allí, por el protocolo impuesto ante el avance de la pandemia de Covid-19, cumplía la cuarentena obligatoria en una celda aislada. Pero como se sabe, los códigos carcelarios son crueles y cuando los demás reclusos supieron de la acusación que pesaba sobre él empezaron a provocarlo.

Ante ello y en su supuesta defensa, Ortiz habría arrojado un objeto incendiario a otro calabozo donde realizaban tareas de limpieza otros dos reclusos. Y éstos, en respuesta, le pasaron por el pasaplatos de la puerta de la celda una manta prendida fuego provocando así un incendio que alacanzó al detenido y le provocó lesiones en el rostro, los brazos, el tórax y la espalda. Tras ello Ortiz fue derivado al Heca con el 60 por ciento del cuerpo quemado y permaneció desde el jueves internado en terapia intensiva hasta la mañana de ayer, cuando falleció.

En Coronda

En tanto, la tarde del miércoles dos grupos de internos alojados en el pabellón 8 de la cárcel de Coronda, donde sólo hay presos oriundos de Rosario, se pelearon con objetos cortopunzantes por motivos que fuentes del Servicio Penitenciario santafesino dijo desconocer.

Como resultado del enfrentamiento cuatro presos fueron trasladados al Hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe donde Jonatan Alcaraz, de 27 años, falleció después de ser operado por múltiples puñaladas en el tórax y el abdomen. En tanto, Diego Kellis, de 24 años; Fabio Giménez, de 29; y Alejo Segura, de 26, quedaron bajo observación debido a lesiones provocadas no sólo por los chuzazos recibidos en la gresca sino también por perdigonadas disparadas por los carceleros.

Respecto al muchacho fallecido, cumplía en Coronda una pena de 13 años y medio de prisión que le impusieron en un proceso abreviado por ser uno de los cuatro autores del asesinato de Leonardo Perrone, ocurrido en 2014 cuando se resistió a un asalto en la puerta de su casa del barrio Bella Vista.

Entradera fatal

El crimen fue perpetrado el 26 de agosto de 2014 a las 6 de la mañana cuando Perrone estaba con su cuñado intentando poner en marcha su auto frente a su vivienda de Riobamba al 4300. Entonces fueron abordados por tres jóvenes que les sustrajeron un bolso y luego los obligaron a entrar a la propiedad en la que además estaban la madre, la hija y el padrastro de Perrone.

Mientras uno de los ladrones ingresó a la casa, otros dos quedaron afuera. Fue uno de éstos el que rompió un vidrio de la puerta y disparó varias veces alcanzando a Perrone con un balazo mortal en el cráneo. En tanto, su cuñado recibió un tiro en la pierna y su padrastro tres heridas de bala.

Al día siguiente, y luego de una presunta resistencia a la autoridad, fue muerto a tiros por la policía Walter "Chanchi" Asencio en una casa de Cabín 9, en Pérez. De acuerdo a un peritaje, el arma que se le secuestró entonces a Asencio fue la usada para matar a Perrone.

A los dos días se entregó Jonatan Alcaraz, que tenía 21 años, y dijo que se ponía a disposición de la Justicia porque tenía miedo de que la policía lo matara a él como a "Chanchi", dejando al desnudo que del ataque a la casa de Perrone podrían haber sido cómplices algunos uniformados. Ese mismo año lo condenaron a 13 años y medio de cárcel.

Meses más tarde se entregó Jonatan "Cacha" V. mientras que Mariano Martínez firmó un abreviado a 5 años y 4 meses de prisión por una participación secundaria en el crimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario