Policiales

Dos imputados con preventiva por dos crímenes en Santa Lucía

Una saga sangrienta. Quedan presos 60 días por matar a dos vecinos. Y otros dos apresados serán imputados hoy por un tercer asesinato, todos el fin de semana último.

Martes 13 de Enero de 2015

Los dos detenidos por el último de los tres asesinatos consecutivos registrados el fin de semana en el barrio Santa Lucía se sentarán mañana como acusados en una audiencia imputativa en los Tribunales provinciales. A la vez otros dos apresados por los primeros dos crímenes de esta seguidilla recibieron ayer prisión preventiva por 60 días por la figura de homicidio calificado que prevé altas penas de reclusión.

La única hipótesis sobre estos despiadados hechos convalida la historia que produce un constante derramamiento de sangre en el vecindario hace más de cinco años: que existen antagonismos violentos entre familias, en un territorio pobre y degradado, con una reiterada pérdida de vidas jóvenes. Aunque en esta ocasión no aparecen rastros de un enfrentamiento abierto entre dos sectores. Al menos todas las víctimas pertenecen al mismo entorno grupal y no hay lesionados en el bando de los agresores.

Los detenidos del domingo son Jorge Omar B., de 51 años, y Brian Emanuel Z., de 20. Son padrastro e hijastro. Están acusados por darle muerte de un balazo en la pecho el domingo a la tarde a Lucas Maturano, un chico de 21 años al que apodaban Congo, que ayer fue ejecutado frente a la casa de otras dos personas también asesinadas, a partir de un ataque concretado un día antes: Mario Brest, de 15 años, baleado al salir de la casa de su abuela, y su tío Brian Torres, de 23, quien en ese mismo incidente recibió un disparo en el cráneo, por lo que falleció un día después.

La pistola y el auto. A los dos apresados el Comando Radioeléctrico, que realizó el operativo, les secuestró una pistola marca Bersa calibre 22. También les retuvo un vehículo Ford Falcon con patente VAX-854. Es un vehículo que coincide con la descripción precisa que dieron los testigos del ataque en el que murió Maturano y quedó herido con una bala en la pierna Leonel Torres, hermano de Brian, la primera víctima fatal de esta sangrienta saga.

La zona donde ocurrió este desaforado suceso está al oeste de 27 de Febrero y Circunvalación, en jurisdicción de la subcomisaría 22ª, zona oeste de Rosario. Las refriegas son históricas, entre personas conocidas y que viven a corta distancia. Por ejemplo Brian Z. tiene domicilio en pasaje 1754 al 2100. Y está acusado de partícipe del asesinato de Maturano, que vivía en pasaje 1752 al 2000, a menos de dos cuadras.

Entretanto el juez Gustavo Pérez de Urrechu dictó prisión preventiva por 60 días por el delito de homicidio calificado a Salvador Camargo y Mario Alexis Arias. Les atribuye los asesinatos de Mario Brest y su tío Brian Torres. También en este caso agresores presuntos y víctimas eran vecinos.

"Le tenían bronca". La madre de Mario Brest se llama Valeria Torres. Ayer le dijo a Canal 3 que una persona llamada Alexis fue quien el sábado a las 4 de la mañana le pegó un tiro en el pecho a su hijo y que cuando su hermano Brian Torres quiso auxiliarlo otro hombre llamado Mario C. le pegó un tiro en la cabeza. "Cuando mi marido salió a la calle mi hijo ya estaba muerto. Que estos cobardes paguen lo que hicieron. Le dispararon porque le tenían bronca. Me cansé de llamar al 911 y jamás vinieron", dijo Valeria.

A su vez la madre de Valeria Torres es Norma Paré. A todo este entorno familiar lo representa el abogado Marcos Cella. "Nos parece importante que se haga notar que estas tres personas mueren no como producto de un enfrentamiento o de riñas sino de emboscadas. No hay levantamiento de vainas que indiquen un tiroteo cruzado. No hay vícitimas ni heridos en el grupo agresor de las tres personas que mueren ni tampoco a ellos se les secuestraron armas", le dijo ayer Cella a este diario.

El abogado dijo que el grupo de agresores —como se dijo dos con prisión preventiva y dos detenidos citados hoy a una audiencia imputativa— "son matones de barrio a los que parecía que no paraba nadie".

Cuatro fiscales que investigaron varios meses los incidentes reiterados en barrio Santa Lucía —lo que derivó en julio en 15 allanamientos con 10 detenidos— concluyeron con un equipo de trabajo en que allí arraiga un complejo problema comunitario. "Parece haber una combinación de hechos criminales con unaviolencia social de causas muy profundas. Es una disputa muy focalizada en dos grupos pero que repercute en todo el vecindario", decía entonces el fiscal Fernando Rodrigo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS