Policiales

Dos hombres y una mujer condenados por un caso de trata

La sentencia fue dada a conocer el jueves al término de un juicio oral en los Tribunales Federales

Sábado 22 de Febrero de 2020

Dos hombres y una mujer fueron condenados a penas de entre seis y trece años en un caso de trata de personas contra una joven casildense que fue trasladada a la ciudad de Santa Fe donde la obligaron a ejercer la prostitución bajo golpes y amenazas. La sentencia fue dada a conocer el jueves al término de un juicio oral en los Tribunales Federales de Rosario en el marco de una causa conocida como "Heredia" y cuyos fundamentos se conocerán el próximo 2 de marzo.

En ese marco, el Tribunal Oral Federal 3 compuesto por los jueces Osvaldo Alberto Facciano, Eugenio Martínez y Ricardo Moisés Vásquez condenó Orlando Mario Heredia, de 46 años, a trece años de cárcel como autor del delito de "trata de personas con fines de explotación sexual, agravada por haber mediado engaño, violencia, amenazas y abuso de la situación de vulnerabilidad; por haberse consumado la explotación sexual de la víctima y por el carácter de menor de la misma al momento de los hechos".

En tanto Raquel Beatriz Escalante, de 58 años, y Miguel Angel Martínez, de 61 —los propietarios del departamento donde se consumaban los encuentros sexuales— fueron sentenciados a seis años como partícipes secundarios del delito de trata de personas con fines de explotación sexual. En ambos casos, el fallo ordena que se mantengan en libertad hasta que la resolución quede firme.

En tanto, el tribunal rechazó el requerimiento del fiscal Federico Reynares Solari —había pedido 15 años de cárcel para Heredia y diez para los otros dos acusados— de que los condenados brinden solidariamente una compensación económica de 200 mil pesos a la víctima del hecho. Tampoco hicieron lugar al decomiso del departamento de Escalante y Martínez.

En 2013

Los condenados fueron hallados culpables de un hecho ocurrido entre fines de 2013 y principios de 2014 cuando Heredia llevó, mediante engaños, a una adolescente de 17 años identificada como "J" de Casilda a Santa Fe. La chica, entonces madre de una beba, vivía en condiciones vulnerables y atravesaba por un mal momento cuando apareció este hombre y le ofreció ir a probar suerte a la ciudad de Santa Fe donde él podría conseguirle trabajo en el bar de unos amigos.

Sin embargo, una vez instalados en la capital provincial, el hombre llevó a la adolescente a la zona de Blas Parera y Castelli donde la obligaba a ejercer la prostitución. Algunos de los encuentros sexuales se concretaban en un hotel de esa zona y otros en el departamento de los otros condenados.

La chica fue retenida contra su voluntad y obligada a trabajar de prostituta bajo golpes y amenazas. Hasta que pudo huir el 19 de enero de 2014, tras una feroz paliza, y llegar hasta la subcomisaría 17ª de Santa Fe y denunciar la situación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario