Policiales

Dos hechos violentos en la zona oeste pero sin vinculación para los investigadores

La tarde del miércoles un niño y su abuela fueron heridos en una balacera y horas después, a unas pocas cuadras de allí, ocurrió el homicidio de un hombre

Jueves 03 de Junio de 2021

La tarde del miércoles no fue para nada tranquila en la zona oeste de Rosario. Primero, cerca de las 15, dos hombres en moto pasaron a los tiros contra una vivienda de Riobamba al 5300 e hirieron a una señora y a un niño. Horas más tarde, y a pocas cuadras de ese lugar por Curupaytí al 5400, un hombre fue asesinado a balazos. Según fuentes policiales la víctima iba en moto y junto a su cadáver había un arma de fuego. En un momento se habló de la relación entre ambos hechos, pero con el correr de las horas para los investigadores esa hipótesis perdió fuerza.

El relato de los vecinos sobre la balacera en la casa de Riobamba al 5300 ubicó a la familia aprontándose para festejar los tres años de Franco L. Estaban en eso, algunas pocas personas en la vereda de la casa, cuando dos hombres pasaron a bordo de una moto, gatillaron y continuaron camino. Los balazos alcanzaron a Franco en su pierna izquierda y a su abuela, Gladis Cristina A., de 55 años, en el abdomen.

>>Leer más: Evolucionan bien el nene y su abuela baleados en Riobamba al 5300

En el transcurso de este jueves se supo que la mujer, quien fue atendida en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, evolucionó favorablemente. Las balas no penetraron órganos, por lo cual estaba en observación a la espera de que le dieran el alta. En tanto el niño sufrió la fractura expuesta de su pierna por el impacto del balazo, por lo cual continuaba internado en el Hospital de Niños Victor J. Vilela.

77596195.jpg
Un niño de 3 años y su abuela fueron baleados cuando estaban en la puerta de su casa.

Un niño de 3 años y su abuela fueron baleados cuando estaban en la puerta de su casa.

Al día siguiente, la mañana del jueves, los restos de sangre permanecían en la vereda y sobre la puerta blanca de la vivienda. Los vecinos que pasaban caminando con sus bolsos de los mandados se paraban a mirar y a mencionar que se habían enterado del hecho por los ruidos de los balazos. Sobre la casa baleada el rumor de algunos vecinos fue que es habitual ver movimientos de distintos autos que llegan con frecuencia.

"Dicen que el que mal anda mal acaba, pero a veces la terminan pagando los que no tienen nada que ver", fue el comentario que más definió un posible contexto al ataque. "Yo pensé que me iba a encontrar a mi marido tirado cuando escuché los tiros", dijo una mujer que vive en la zona.

Homicidio a pocas cuadras

Cuatro horas después de la balacera contra la vivienda de Riobamba al 5300, y a unas 15 cuadras de allí, ocurrió un homicidio. Fue en Curupaytí al 5400, un pasaje ubicado entre las calles Uruguay, Teniente Agneta, Larrea y Saavedra. Ahí, cerca de las 19, desde un auto salieron los balazos que fueron contra dos hombres que iban en moto.

El resultado fue la muerte de Hugo Hernán Borda, de 36 años. Junto al cadáver la policía halló un arma, una Glock calibre 45. Ese dato, sumado a que la víctima tenía el rostro cubierto por un pasamontañas y que su compañero no se quedó en el lugar del hecho, hizo crecer las sospechas de un posible vínculo con la balacera registrada horas atrás. Como si se hubiera tratado de una represalia a los autores del ataque que terminó con un niño y su abuela heridos.

>>Leer más: Otro crimen en Rosario: a balazos derribaron de una moto a un hombre armado

Sin embargo con el correr de las horas para los investigadores esa hipótesis comenzó a perder fuerza. Por un lado porque habían pasado varias horas entre un hecho y el otro y la poca distancia entre los lugares en los que ocurrió cada uno podría haber sido una casualidad. En tanto desde el Ministerio Público de la Acusación indicaron que "no han surgido elementos que vinculen ambos hechos".

Si bien no se confirmó que el arma hallada en la escena del crimen correspondía a Borda, no es descabellada la posibilidad de que la víctima y su acompañante no identificado estuvieran relacionados a otro hecho delictivo. Por lo mismo se ordenó una pericia de dermotest a Borda para confirmar si había efectuado disparos con el arma secuestrada. En tanto hay otras medidas en curso para esclarecer el caso que lleva adelante el fiscal Ademar Bianchini.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario