Policiales

Dos detenidos por el asesinato a tiros de Mauro Ezequiel Pereyra

Agentes del Comando Radioeléctrico detuvieron a dos jóvenes sobre quienes pesaban sendos pedidos de captura.

Miércoles 22 de Mayo de 2019

Agentes del Comando Radioeléctrico detuvieron a dos jóvenes sobre quienes pesaban sendos pedidos de captura por el homicidio de Mauro Pereyra, ocurrido el mes pasado en la zona sur de la ciudad. Ambos arrestados quedaron a disposición del fiscal de Homicidios Dolosos Adrián Spelta, quien en las próximas horas llevará adelante la audiencia imputativa.

Las detenciones se produjeron la noche del lunes cuando efectivos del Comando "realizaban tareas de patrullaje y procedieron a identificar a dos sujetos que dejaron un auto con las puertas abiertas" en Castellanos al 5300 y pretendieron entrar a una casa. Se trata de Brian T. y Martín C., ambos de 21 años y con numerosos antecedentes penales por robos, amenazas calificadas, encubrimiento y portación de armas entre otros delitos.

El fiscal Spelta ordenó que los dos jóvenes continúen detenidos y sean imputados por el homicidio de Mauro Ezequiel Pereyra, de 27 años, ocurrido el 14 de abril en calle Margis al 5000.

Junto a sus amigos

Pasadas las 20 de aquel domingo de abril Pereyra estaba junto a Rodolfo Antonio C., de 36 años, y Sergio Orlando S., de 39, en la puerta de una casa de Margis al 5000 cuando desde un Chevrolet Corsa blanco les dispararon no menos de 15 tiros.

Los tres hombres resultaron heridos y fueron trasladados al Hospital Roque Sáenz Peña. Rodolfo C. con una herida en la axila y fuera de peligro; Sergio S. con un disparo en el tórax y otro en el muslo; y Pereyra, con un balazo fatal en el pecho y otro en el cuello.

Mauro vivía en una pensión a tres casas de donde lo mataron. Era padre de una niña de 6 años y hacía trabajos de pintura y albañilería. "Era muy respetuoso y trabajador. Llevaba a su hija al colegio y saludaba a todos los vecinos. No parecía que anduviera en nada raro", resumió una vecina pocas horas después del homicidio.

Desde el mismo día del hecho el fiscal Spelta empezó a trabajar como una de sus hipótesis una con anclaje en el narcomenudeo y los posibles vínculos con otros crímenes ocurridos en la misma zona. Es que calle Margis es uno de los corredores de salida de la villa Flammarión, territorio de "Los gorditos", una banda que estaría a cargo de un tal Brandon, quien desde la cárcel de Piñero donde está preso ordena a sus secuaces (Alan, Lucas y "Tano") "para que aprieten a los pibes para que vendan droga por ellos o te matan".

Respecto a los detenidos, Brian T. tiene antecedentes por robos calificados, tentativas de robos y encubrimientos; mientras que Ramón C. los tiene por robos calificados, tentativa de robo y portación ilegal de arma de fuego de guerra en dos ocasiones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario