Policiales

Dos detenidos por el asesinato a balazos de un prestamista

Dos hombres jóvenes fueron detenidos acusados del asesinato a balazos de un prestamista de 51 años y remisero el martes pasado en horas de la noche frente su casa de González Catán, en el partido bonaerense de La Matanza. Los investigadores fueron tras los pasos de los sospechosos al establecer que ambos habían solicitado un viaje al conductor. Fue lo último que se supo de él con vida.

Domingo 13 de Enero de 2019

Dos hombres jóvenes fueron detenidos acusados del asesinato a balazos de un prestamista de 51 años y remisero el martes pasado en horas de la noche frente su casa de González Catán, en el partido bonaerense de La Matanza. Los investigadores fueron tras los pasos de los sospechosos al establecer que ambos habían solicitado un viaje al conductor. Fue lo último que se supo de él con vida.

Las detenciones se realizaron en dos viviendas en las calles Luca Patron al 6200 de la localidad de González Catán, donde fue apresado uno de los sospechosos, de 26 años. En la calle Cobos al 6800, de esa misma barriada, se apresó al cómplice de 22, ambos con antecedentes penales por robo.

El arma utilizada

Entre los elementos secuestrados por la policía estaba la presunta pistola calibre 9 milímetros homicida con numeración suprimida, con 15 cartuchos intactos, 10 mil pesos, un teléfono celular, ropas utilizadas por el autor el día del hecho, un reloj y fajas de papel con leyenda "Trafico de Drogas PFA".

Lo que pudo comprobar la policía con los peritajes hechas al arma de fuego es que sería la utilizada en el crimen del prestamista Francisco Ibañez, que en las horas libres trabajaba como remisero, añadieron las fuentes.

El hombre fue encontrado asesinado el martes a las 21.45 de tres balazos, de siete que le habrían disparado, dentro del un Fiat Palio Blanco estacionado. Una familiar de la víctima declaró que Ibañez prestaba dinero a muchos vecinos y que tenía algunos clientes que no podían saldar su deuda, dijeron los informantes. Sostuvo que Ibañez la acompañaba a hacer cobros a deudores varios, en su mayoría de la zona, ya que sólo le prestaban a "gente recomendada". El dinero que prestaban tampoco era de ellos. Pertenecía a un tercero que los tenía a ellos como enlace en esa actividad.

Antes de ser asesinado Ibañez había ido a buscar a los ahora detenidos a la puerta de la Clínica Figueroa Paredes para llevarlos al kilometro 47 de la ruta nacional 3.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});