Policiales

Dos adolescentes detenidos por el crimen de un vigilador de 22 años

Uno tiene 14 años y dijo en sede policial haber disparado "por accidente" el tiro fatal. Rodrigo Jara fue baleado en la cabeza en zona oeste el 28 de enero. Murió dos días después.

Sábado 11 de Febrero de 2012

"Sabemos que la policía tiene varios datos, pero aún no hay detenidos". Cuarenta y ocho horas después de que el papá de Rodrigo Jara, asesinado hace dos semanas cuando le robaron la moto, planteara su inquietud en una marcha frente al distrito Oeste, efectivos de la sección Homicidios detuvieron ayer a dos chicos acusados por el crimen. Uno de ellos tiene 14 años y admitió que baleó a Jara en la cabeza de manera accidental: dijo que el disparo se le escapó. El adolescente es penalmente inimputable por tener menos de 16 años. El otro detenido tiene 19 y prontuario abierto. Ambos fueron detenidos en inmediaciones de Tucumán y las vías, en los confines de barrio Ludueña.

En la medianoche del sábado 28 de enero Rodrigo Jara, un vigilador privado de 22 años, conversaba con su novia en un banco de una plazoleta de Urquiza al 5500, detrás del complejo de cines Villages. Jara vivía en Villa Banana y su novia en Ludueña.

Cuando la parejita planeaba la salida de esa noche fue abordada por dos muchachos que pasaban por allí. Uno se encaminó directamente hacia la moto, una Honda Storm 125 gris. La novia de Rodrigo, una piba de 16 años, resistió el robo.

"La piba forcejeó con uno de los ladrones. Entonces Rodrigo zamarreó al tipo para defender a la novia y, en ese momento, el otro ladrón sacó el arma de una mochila y le disparó", relató Eduardo, vecino del muchacho asesinado. El plomo perforó la cabeza de Jara y los ladrones huyeron con el botín.

Ese balazo en la cabeza se llevó puesto todos los sueños de la parejita. El lunes 30 a las 6.45, Rodrigo murió en el Clemente Alvarez. Trabajaba en una agencia de seguridad privada, vivía con sus padres y sus tres hermanos en una casa de Pascual Rosas al 2800.

Búsqueda. Dos horas después del brutal ataque, mientras Jara agonizaba en el Heca, la Honda Storm gris fue recuperada por efectivos del Comando Radioeléctrico en jurisdicción de la seccional 13ª.

Cuando trascendió la noticia del crimen, los apodos de El Eze, de 14 años, y Pelado, de 19, comenzaron a circular como los principales sospechosos. Entonces efectivos de Homicidios comenzaron a trabajar sobre esas pistas y a montar vigilancia sobre los lugares que los apuntados solían frecuentar, sobre las vías del Nuevo Central Argentino que marcan los confines de barrio Ludueña.

Reclamo. Angustiados por la falta de información, unos 50 familiares y vecinos de Rodrigo se concentraron el jueves pasado a las puertas del distrito Oeste y cortaron por un par de horas la avenida Presidente Perón al 4600.

"Lo único que queremos es justicia. Que alguien nos diga por qué todavía no hay detenidos", dijo paseando su angustia sobre el pavimento Claudio, el papá de Jara, quien cortó la avenida junto con unas 50 personas para expresar su dolor.

Mientras tanto los efectivos de Homicidios mantenían la vigilancia sobre El Eze y el Pelado. Y ayer por la mañana, en plena calle, fueron apresados en la zona de Tucumán y las vías del ex ferrocarril Mitre, a tres cuadras de donde fue baleado Jara.

Apresados. El primero en ser detenido fue El Eze. El menor dijo que se le había escapado el tiro que terminó con la vida de Jara. Le secuestraron un revólver 22 largo, que será peritado para determinar si se trató del arma homicida. Por ser inimputable, fue puesto a disposición de la Subsecretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia.

Unos minutos más tarde cayó El Pelado, quien fue identificado como Martín Ezequiel A, de 19 años. Este muchacho quedó a disposición del juez de Instrucción Nº 13, Gustavo Pérez de Urrechu, quien lo indagará en las próximas horas.

La investigación prosigue, ya que existe la posibilidad de que el menor haya confesado para encubrir a otra persona que sí sea imputable. Igualmente la detención de El Eze abrirá otra vez el debate sobre la inimputablidad de los menores.

No punibles

En el país, el Régimen Penal de Menores se rige por la ley 22.278, de 1980 . La norma distingue entre menores punibles y no punibles. Entre los primeros están los menores de 16 años, que en Santa Fe son puestos automáticamente bajo tutela de la Subsecretaría de la Niñez sin intervención, salvo excepciones, de los jueces de Menores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario