Policiales

Doble crimen con sello narco: ejecutan a una pareja de ex convictos en Pérez

Los encontraron ayer a la mañana dentro de un auto, en una calle que lleva a un basural. Él tenía 3 tiros y ella 4. No les robaron nada.

Viernes 20 de Febrero de 2015

José A. tiene 43 años y trabaja como camionero para una empresa de recolección de residuos. Ayer a la mañana realizaba su tarea habitual cuando vio, estacionado en un camino rural de Pérez, un Renault 19 azul con dos personas en su interior. Tenía las luces encendidas y la puerta delantera derecha abierta. Al pasar junto al vehículo, por ese sendero de tierra flanqueado de cañaverales que transita a diario, algo le llamó la atención y decidió bajarse para ver. Entonces se topó con la escena de un doble crimen. En el auto había una pareja ejecutada a balazos. El hombre estaba en el asiento del conductor y tenía al menos tres disparos en la cabeza. Ella, desplomada en el asiento trasero, presentaba cuatro impactos de bala, tres de ellos en el pecho. Esparcidas en la escena había 13 vainas servidas calibre 9 milímetros. Poco más tarde la policía comprobaría que ninguno de los muertos tenía documentación que los identificara, pero en la guantera del Renault estaban los papeles del rodado. Enseguida descartaron la hipótesis de un robo ya que ambas víctimas tenían sus celulares y dinero. Al identificarlos se supo que los dos tenían antecedentes penales: sobre la mujer pesaba una orden de captura por no haber regresado a prisión tras obtener una salida transitoria y el muchacho había salido con libertad condicional de la cárcel de Piñero hace dos meses.

Las Campanillas es una calle de tierra que une la avenida Belgrano (paralela a las vías y la ruta nacional 33) y el camino a Cammesa, la empresa de provisión de energía eléctrica que se erige en Pérez. A mitad de ese camino quedó estacionado el Renault 19 azul con su capó hacia el oeste. La vivienda más cercana a la escena criminal se levanta a unos 300 metros y el camino conduce tanto al camping del Sindicato de Camioneros como a uno de los ingresos a la finca que en junio de 2013 se develó como parte de los bienes de la familia Cantero, sindicada como líder de la banda de Los Monos.

A ese contexto inmobiliario, un vecino le aportó más que un detalle: "Acá, a unos 1000 metros, en el cruce de Las Campanillas y calle López, donde está el tanque de agua en el que cargan los camiones regadores, hay un búnker de venta de drogas que funciona hace un año y medio o dos. Te vas a dar cuenta porque el tanque de agua está pintado con los colores de Newell's y dice: «Leprosos hasta morir»", sindicó el hombre. Y aunque oficialmente nadie ligó directamente a las víctimas con ese búnker, algunos se aventuraron a decir que eran sus regentes.

Sorpresa. Todo empezó a develarse a las 8.50 de ayer cuando un camionero que trabaja para una empresa de recolección de residuos pasó por segunda vez por calle Las Campanillas. Entonces volvió a ver estacionado el Renault 19 azul dominio AYAPUNCTUATION_SPACE809. Al pasar la primera vez, camino al basural donde debía descargar, pensó que el conductor estaba dormitando ya que estaba recostado sobre el asiento del acompañante. La segunda vez, al verlo en la misma posición, pensó que quizás podía estar descompuesto. Entonces detuvo la marcha para ver qué pasaba y se topó con el macabro cuadro. Llamó al 911 y esperó en el lugar.

A la escena llegaron efectivos de la comisaría 22ª de Pérez y el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte junto a su brigada operativa. El funcionario estuvo allí hasta poco después de las 11, cuando se retiró por tener que asistir a una audiencia imputativa en los Tribunales. "Por lo que puede apreciarse, el hombre estaba sentado en el asiento del conductor y tiene un disparo en el cráneo y otro en el cuerpo. Mientras que la señora, que estaba en el asiento trasero, tiene un disparo en la zona del tórax y otro en un brazo", explicó el comisario Miguel Angel Oliva, jefe de la Unidad Regional II, quien llegó sobre el mediodía.

Pesados. Poco después la autopsia determinó que el muchacho era Alejandro Vitelli, de 23 años, y presentaba tres balazos en la cabeza. Había salido de la cárcel de Piñero con libertad condicional en diciembre pasado. La mujer, en tanto, fue identificada como Marisel Viviana "La gitana" Fernández, de 41 años, quien tenía pedido de captura por no regresar a la cárcel de la que salió con un permiso transitorio.

"La gitana" fue apresada en julio de 2014 en una casa de Barra al 3400, en el sudoeste rosarino, acusada de integrar una banda que, vistiendo uniformes policiales, cometió al menos cuatro entraderas. Por entonces la mujer ya tenía un grueso prontuario por robos calificados y un primer registro en las crónicas policiales en 2001, cuando le imputaron el robo a una sucursal bancaria de Pellegrini al 2000 y el intento de atraco a un blindado frente al Centro de Distrito Municipal Oeste. En 2004, en tanto, fue condenada por el asalto a una distribuidora de 24 de Septiembre al 3500.

Según el jefe policial, "las primeras pruebas indican que los disparos fueron efectuados dentro del vehículo y a corta distancia, dado que hay un impacto en uno de los laterales de la puerta del lado del conductor". Y explicó que "los médicos dataron el horario del crimen entre las 4 y las 5 de la mañana" de ayer. Del auto los policías incautaron 13 vainas, los celulares de las víctimas y unos 4 mil pesos. Ella tenía 700 en un bolsillo y él 3.200 en su jean. Lo que no se hallaron fueron armas.

De noche. El fiscal Malaponte dispuso un doble cerco perimetral que dejó a la prensa y a los pocos curiosos a una distancia de casi 100 metros de la escena, obligando a los periodistas a consultar a los escasos vecinos que se acercaron para ver qué pasaba donde nunca pasa nada.

"Anoche pasadas las 23.30 se escucharon varios disparos. Serían siete u ocho. Nos asomamos al rato y vimos este auto con las luces encendidas y otro vehículo, puede que sea una chata, al lado. Digo una chata porque las luces estaba más altas", indicó uno de los vecinos que habló con el cronista.

"Para mi éstos (muertos) eran pibes del búnker. El era bien flaquito y chupado. Tenía un corte de pelo con entradas y unos 30 años. Ella era un poco más grande. Estaba teñida de rubia o algo así. Tenía un pájaro tatuado en uno de sus brazos. Nunca andaban en auto. Para mí los trajeron acá para ponerlos de cabeza. ¿Vos te das una idea de lo que es este camino de noche, en la oscuridad?", cuestionó el hombre.

"Varios vecinos pasaron temprano por aquí, tipo 5 ó 6 de la mañana. Vieron el auto pero les dio miedo. Nadie paró la marcha. ¿Mirá si te parás y te pegan un tiro o te chorean? Lo que sí relataron es que la puerta del auto del lado del acompañante estaba abierta", explicó el vecino.

Estadística.  38 son Ios crímenes registrados en el departamento Rosario en los 50 días transcurridos de 2015.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS