Policiales

Disponibilidad a tres policías por supuestos privilegios a presos

Ciudad de Santa Fe. Entre los favorecidos está Daniel Mendoza, vinculado a una de las causas por las que será juzgado el ex jefe de policía santafesino Hugo Tognoli.

Lunes 12 de Enero de 2015

Un grupo de policías de la ciudad de Santa Fe está siendo investigado a raíz de un régimen de privilegios contrario a las disposiciones y normas, detectado durante una requisa a la comisaria 3ª de la capital provincial. Teléfonos celulares de alta tecnología, equipos de aire acondicionado, televisores de alta gama y hasta una ruleta fue lo que encontraron el fiscal Roberto Apullán y el titular de la Unidad Regional I, Juan Pablo Garro (quien ese día, el martes pasado, a las pocas horas pidió licencia y fue reemplazado por su Asegundo Adrián Rodríguez) durante una visita sorpresa motivada por una llamada anónima.
  Ignacio del Vecchio, secretario de Control de Las Fuerzas de Seguridad del Ministerio de Seguridad, confirmó que los 18 efectivos que vinculados a la comisaria están siendo investigados en relación a su conocimiento sobre el nivel de confort adquirido por los presos de la comisaria. No descartó que haya más pases a disponibilidad que tres hasta ahora puestos en esa condición.

Extraño llamado. Un llamado advirtió a la policía que se estaría preparando una fuga en la comisaría en cuestión, ubicada en pleno barrio Candioti, de la ciudad de Santa Fe. Por tal razón, efectivos del Grupo de Operaciones Especiales y del Cuerpo Guardia de Infantería junto al fiscal Apullán revisaron el lugar.
  El resultado de la requisa permitió descartar indicios de preparativos de una fuga luego de una cuidadosa revisión del edifico en busca de boquetes o túneles o algo que hiciese presumir trabajos destinados a fabricar alguna salida.
  Sin embargo, al advertirse la presencia de los elementos que poseían los 20 presos alojados, el fiscal pidió la intervención de Asuntos Internos. Alguien permitió, por acción u omisión, que celulares, microondas, aires acondicionados y la ruleta ingresaran y permanecieran en poder de los detenidos.

Entretenimiento. La ruleta se convirtió en el objeto más llamativo y aunque fuentes oficiales no creen que en la comisaria se hubiere levantado apuestas o algo semejante el mismo hecho de que se trate de un artefacto de mero entretenimiento de los presos, habla de la irregularidad del estándar de vida al que tenían acceso.
  Muchos de los alojados en el edificio de la esquina de Balcarce y Lavalle son presos a disposición de la justicia federal y por causas vinculadas al narcotráfico.
  Por esa razón la investigación se dividió en dos. Por un lado se buscará determinar la complicidad policial para permitir a los presos el nivel de confort que tenían. Se secuestró el libro de Guardia y está siendo analizado.
  Por otro lado, el fiscal espera conocer las llamadas realizadas y emitidas desde los teléfonos móviles secuestrados, dada la entidad de algunos de presos.

Nombres con historia. Tal el caso de Daniel “el Tuerto” Mendoza vinculado a unas las causas por la cual se los juzgará a el ex jefe de la policía de la provincia, Hugo Tognoli. Mendoza es un traficante de poca monta que saltó a la fama al convertirse en actor principal del video armado a la titular de la Asociación Madres Solidarias de la capital provincial, Norma Castaño, quien denunció a Tognoli. El ex jefe provincial usó a Mendoza para tenderle una trampa con una cámara oculta destinada a desprestigiar y acallar a la mujer que lo sindicaba como cómplice de los narcos, cuyo caso investigó el fiscal federal Rodríguez.  
  También requirió una perica de llamadas al ex sargento Alejandro Agüero (alias “Aguja”) procesado y preso en el caso del camión que apareció como más de una tonelada y media de marihuana en la localidad de Arroyo Leyes en la madrugada del 2 de noviembre pasado.

Un motivo abrepuertas. La decisión de allanar la comisaría 3ª fue del removido jefe de la Unidad Regional I Juan Pablo Garro, a quien entidades judías y de Derechos Humanos rechazaban por supuesta afinidad nazi tal como quedara sospechado tras la denuncia de un subalterno 6 años antes que le había costado la jefatura del Grupo de Operaciones Especiales (GOE).
  Con el correr de los días se conoció que la denuncia de un supuesto intento de fuga fue una falsa alarma. Pero permitió al fiscal advertir que los presos de esa dependencia vivían con privilegios muy por encima de los presos comunes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS