Policiales

Discutió con la pareja de su ex mujer y lo asesinaron de una puñalada

David Oscar Rodríguez tenía 32 años y tres hijos que vivían con su ex esposa. Un encontronazo por el maltrato a su hija mayor terminó con su vida

Domingo 17 de Noviembre de 2019

David Oscar Rodríguez tenía 32 años y se movía ayudado por muletas. Doce años atrás, a mediados de 2007, una chiquilinada al intentar colarse en un tren en San Lorenzo le costó perder la mitad de su pierna izquierda y parte de un brazo. Era uno, entre un centenar de hinchas de Newell's, con el derecho de admisión vedado al Coloso del Parque desde septiembre de 2010. El viernes, dos horas antes de la medianoche, fue emboscado por tres hombres en inmediaciones de Ensenada y Moliere, a la vuelta de su casa materna y en la parte más empobrecida del barrio Saladillo. Entre los agresores estaba el apodado "Caco", actual pareja de la ex mujer de Rodríguez. Al encontrarse hubo una breve discusión y David recibió al menos un puntazo mortal en el abdomen. Fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde nada pudieron hacer por salvarle la vida.

Maltratos

"David estaba separado y había formado otra familia. Este tal «Caco» era la pareja de la ex señora de él, que se quedó a cargo de los tres hijos que tuvo. «Caco» maltrató hace un par de meses a la nena de 9 años de David y él le marcó los puntos, como haría cualquier padre. Desde entonces quedó la bronca y ayer lo agarraron entre tres y lo mataron", explicó uno de los familiares de la víctima mientras esperaba que en el Instituto Médico Legal realizaran la autopsia de rigor para poder velarlo y darle el último adiós.

Mientras este cronista entrevistaba a los familiares de David Rodríguez sobre calle Dinamarca al 500, la irrupción en escena de una nena de 9 años ahogada en llanto hizo añicos el clima. La criatura corrió y se abrazó a su abuela paterna. Era la mayor de las hijas de David, el hombre de 32 años asesinado en la profundidad de calle Ensenada al 5200, a pocos metros del puente del acceso Sur. Por debajo de ese puente, la calle comunica, en medio de la pobreza extrema, el barrio Saladillo con la cortada El Mangrullo.

Los parientes de Rodríguez contaron que David había sufrido un accidente de tren a mediados de 2007 que lo dejó incapacitado. "A mi hijo nadie le quería dar trabajo porque le faltaba medio brazo y media pierna por un accidente que tuvo con un tren en San Lorenzo hace 12 años. Andaba con muletas y ya no vivía acá en el barrio. Se separó hace dos o tres años y se fue a vivir Avellaneda al fondo, al 5000 y pico. Ahí estaba con su nueva compañera. Pero todos los días venía para acá, para el barrio", explicó la madre de la víctima. Los demás familiares tampoco desconocieron que el hombre tuviera prontuario abierto.

El Ministerio de Seguridad de la provincia indicó que Rodríguez tenía prontuario abierto con anotaciones por amenazas, robo, tres hechos de robo calificado, lesiones graves dolosas, encubrimiento y además presentaba un pedido de captura tras haber herido con un arma blanca a un hombre el pasado 12 de mayo en inmediaciones de Ensenada al 5200. La misma zona donde fue atacado y asesinado el viernes a la noche. Además contaba con la restricción de acceso al Coloso del Parque por la aplicación del derecho de admisión impuesto el 17 de septiembre de 2010.

En esa fecha el entonces juez de Instrucción Javier Beltramone elaboró una lista de unos 100 barras que no podían pisar el estadio tras los incidentes en los que Diego "Panadero" Ochoa fuera bajado a trompadas del paravalanchas por sus entonces laderos: el asesinado Maximiliano "Quemadito" Rodríguez y Matías Pera, entre otros, en un golpe de estado que habría sido instigado por la banda de Los Monos para quedarse con el poder de la barra leprosa, algo que no prosperaró. El incidente conocido hasta en el expediente judicial como "entangada" fue en el partido contra Independiente del 4 de septiembre de ese año.

Nueva vida, viejos problemas

Según se pudo reconstruir del diálogo con los parientes de Rodríguez, tras la separación, la ex pareja del hombre formó una nueva familia con el apodado "Caco" y se afincaron en Ensenada al 5200, casi por debajo del puente del acceso Sur, a la altura de la desembocadura del arroyo Saladillo. David Rodríguez se fue del barrio y su ex pareja y sus tres hijos se quedaron viviendo en un asentamiento a 250 metros de la casa de su abuela materna, en Dinamarca al 500.

Esa cuadra es reconocida por una sucesión de balaceras y muertes ocurridas en derredor de un puesto de venta de drogas que funciona en las inmediaciones. Contienda de la que las partes en disputa en este crimen son ajenas, aunque dan un contexto del diario vivir a metros del Monumento a Evita (o "La mandarina", como la conocen en la zona), frente a la sede del Sindicato de la Carne.

Puntos sobre las íes

"Hace dos meses este tal «Caco» maltrató a la nena de 9 años de David. Y él le puso los puntos, como hubiera hecho cualquier padre. De ahí quedó la bronca y ayer se la cobraron", explicó un familiar. No pudo confirmarse si el incidente al que se refirieron es el antecedente que quedó en el prontuario de Rodríguez el pasado 12 de mayo, ocurrido en inmediaciones de Ensenada al 5200, a metros de donde fue mortalmente herido.

Lo cierto es que el viernes, pasadas las 21.45, Rodríguez caminó por Moliere hacia donde Ensenada se hace un pasillo. Allí, según la versión oficial y los dichos de familiares, se cruzó con "«Caco» y dos tipos más". No hubo más espacio que para una breve discusión.

Rodríguez, que como siempre se movía con muletas, fue atacado por los hombres y un puntazo en el abdomen lo puso al borde de la muerte, lo que se desencadenó dos horas más tarde en el Heca. En tanto "Caco" y sus cómplices desaparecieron del lugar y ayer eran buscados por la policía.

El caso quedó en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Luis Schiappa Pietra, quien comisionó a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajaran en el lugar recabando palabras de los potenciales testigos ya que en la zona no existen cámaras de videovigilancia.

"Sos vecinos muy pobres. No tienen ni para pagar el entierro de David. Están viendo de dónde sacan plata para velarlo y enterrarlo", confió una mujer de la cuadra cuando la prensa se retiraba de la escena del crimen.

Leo Graciarena

pobreza extrema. Pasaje Ensenada al 5200, en la zona sur de la ciudad, escenario del crimen de David Rodríguez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario