Policiales

Diez años de cárcel por el crimen de un chico

Un hombre de 37 años fue condenado en juicio abreviado por el homicidio de Cristian Elías Cantero, ocurrido en marzo del año pasado.

Domingo 20 de Septiembre de 2015

Cristian Elías Cantero tenía 17 años y vivía en el barrio La Paloma, en cercanías de Hungría y Batlle y Ordóñez. Un año atrás al chico lo siguieron tres hombres armados, y, golpeado en la cabeza, logró refugiarse en su casa para pedirle ayuda al padre. El hombre salió a hablar con los perseguidores, pero no hubo espacio para el diálogo. Uno de los agresores abrió fuego con una pistola calibre nueve milímetros y un balazo le perforó la mano derecha al padre de Cristian e impactó en el pecho del joven, quien murió tres días después en el Hospital de Emergencias.

   Cristian Alberto Sánchez, de 36 años, el autor material del crimen, fue condenado a diez años y ocho meses por los delitos de homicidio simple con uso de arma de fuego, tentativa de homicidio y portación ilegítima de arma de guerra. Días atrás el juez Juan Carlos Vienna homologó el juicio abreviado en el que el fiscal Florentino Malaponte y el abogado defensor, Guillermo Muratti, acordaron la pena y la calificación penal atribuida a Sánchez.

Desesperado. Todo se desató entre las 4.30 y las 4.45 de la mañana del 22 de marzo de 2014. En ese lapso Cristian llegó a su casa de pasillo y, desesperado, le dijo al padre que lo seguía un hombre apodado “Pico” a quien acompañaban otros dos: Jesús y Juan. Dos de ellos no eran del barrio y venían de puntos tan distantes como La Lagunita o Mangrullo. El pibe se tomaba la cabeza ya que le habían asestado un culatazo con una pistola.

   Al verlo el padre del adolescente se asomó a la puerta para hablar con los perseguidores. Pero no pudo hacerlo. Según la reconstrucción judicial, Sánchez desenfundó una pistola 9 milímetros y le disparó un balazo que le perforó la mano derecha. El mismo proyectil que atravesó la mano del dueño de casa impactó en el abdomen de Cristian, que se derrumbó malherido en la tierra. El proyectil tenía orificio de entrada, pero no de salida. La confusión fue tal que el padre del muchacho se dio cuenta de que su hijo había sido herido cuando salió de su vivienda, a la que había entrado para buscar un cuchillo con el cual defenderse.

   A Cristian lo llevaron al hospital Roque Sáenz Peña, donde también fue asistido su padre. Por la gravedad de la herida, al pibe lo trasladaron al Heca. Allí, el mediodía del domingo los médicos determinaron la muerte cerebral de Cantero. Finalmente murió el 25 de marzo de 2014.

En el hospital. Sánchez fue llevado a los Tribunales para la homologación del juicio abreviado en el que se le impuso la pena de diez años y ocho meses. Tenía un cuello ortopédico a raíz de un accidente de tránsito que sufrió cuando todavía no había sido apresado por el homicidio de Cantero. Precisamente, la policía lo detuvo cuando lo internaron en un hospital tras el choque.

   “Iba en una moto y chocó con un auto. Lo derivaron a un hospital y, cuando ingresó, dio un nombre falso. Después llegó el dato de que podía tratarse de Sánchez y entonces se lo detuvo”, explicó un vocero de la fiscalía de Homicidios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS