Policiales

Dictaron la prisión preventiva al ex jefe de la comisaría de Piñero por extorsión

La medida la dispuso el juez Hernán Postma y se extiende por 56 días. Alcanza también al sumariante de la subcomisaría 4ª. Todo surgió a raíz de un accidente víal en la ruta 18.

Domingo 21 de Junio de 2015

El ex jefe de la subcomisaría 4ª de Piñero, el oficial Néstor A., junto al sumariante de la misma seccional, Roque Pablo A., fueron imputados ayer por el fiscal Walter Jurado en una audiencia oral y pública por el delito de extorsión en perjuicio del dueño de un campo de esa jurisdicción. El juez Hernán Postma le dictó la prisión preventiva a ambos empleados policiales por el término de 56 días. José Luis Giacometti, comisario retirado y abogado defensor de los policías, solicitó el cambio de calificación por el de tentativa de extorsión o exacciones ilegales y pidió la morigeración de la medida cautelar. Pero ambos pedidos fueron denegados por el juez. De la audiencia también participó la fiscal Karina Bartocci, titular de la Unidad Especial de Violencia y Corrupción Institucional del Ministerio Público Fiscal.

   Todo comenzó la noche del 12 de mayo cuando Rodrigo Walter H., encargado del campo ubicado en el kilómetro 1,5 de la ruta provincial 18 (prolongación de Ovidio Lagos), salía del predio en una camioneta Ford F-100 e impactó contra una moto de baja cilindrada que “circulaba hacia el sur y sin luces” provocando la muerte de su conductor, un muchacho de 21 años. La investigación por el fallecimiento del motociclista quedó a cargo del fiscal Walter Jurado, quien caratuló el delito como homicidio culposo.

   El lunes pasado Rodrigo H. se presentó en la Fiscalía acompañado por el dueño del campo (Hernán Reinaldo S.) y propietario de la camioneta que manejaba al momento del accidente. Ambos denunciaron la maniobra extorsiva que sufrían de parte de los policías de la subcomisaría 4ª de Piñero. Desde la Fiscalía se dio intervención a Asuntos Internos y con el apoyo de la Secretaría de Control a cargo de Ignacio Del Vecchio se montó un operativo de entrega de dinero controlado para poder apresar a los policías. El viernes, en el campo de Hernán S., fueron detenidos el oficial Néstor A. y el sumariante Roque A. tras ser filmados, según la acusación, recibiendo dinero marcado.

Pruebas en contra. Pasadas las 10.30 de la mañana, la sala 4 de audiencias se vio colmada por media docena de familiares de los acusados y un par de policías de la sub 4ª que llegaron a dar su apoyo moral a los imputados. Mientras una pequeña de seis años dormía sobre el regazo de su madre embarazada, Néstor A. y Roque Pablo A. se sentaron en el banquillo de los acusados. El fiscal Jurado les imputó el delito de extorsión consumada y fundamentó su pedido con el relato realizado por los dos denunciantes —Rodrigo H. y Hernán S.—, por la pericia de uno de los celulares de los policías en el que estarían registrados llamados y mensajes de texto amenazantes, y la filmación realizada el viernes al mediodía por personal de Asuntos Internos de la entrega controlada del dinero de la coima supuestamente solicitada por los policías.

   Con la acusación sobre la mesa, el juez Postma le preguntó a los policías si querían declarar. Ambos dijeron que sí. El primero, y quien más de explayó, fue el sumariante Roque A., quien contó su versión y puso en duda la honestidad de uno de los denunciantes. “Esto tiene que venir por una venganza por una serie de denuncias que nosotros diligenciamos por el tema drogas. Una de ellas terminó en un allanamiento de Gendarmería Nacional con secuestro”, relató el hombre. “S. también tiene una causa por robo, en la que le pegó a una anciana”, agregó.

Cambio de roles. “Ayer nos llamó para que fuéramos con el comisario (al campo). Nosotros fuimos sin ocultar nada. En un momento (ya en el lugar) yo apague la radio para cambiar de frecuencia porque nosotros estábamos de controladores en Rosario y Villa Gobernador Gálvez, y ahí quedó hablando con el jefe. Está todo filmado”, indicó.

   Luego fue el tiempo del ex jefe de la sub 4ª, quien en el mismo sentido que su subalterno agregó más datos contra el denunciante. “Hace un año tuvo una pelea con el hermano” y aportó: “Nosotros pasamos muchas notas a Drogas (la Dirección de Control de Adicciones) por llamadas anónimas y hasta del propio jefe comunal que decían que en ese campo se vendía droga”. Y recordó el allanamiento de la Gendarmería Nacional.

   En cuanto al momento de la entrega del dinero dijo: “Yo llegue manejando. El (por S.) se apoyó en la ventanilla del lado del acompañante y dijo «no se qué hacer, si entregarlo o no a H. (en la causa del homicidio culposo)». Y nos fuimos sin ocultar nada”.

   La fiscalía desistió de hacerles preguntas y el abogado Giacometti atacó la calificación planteada al entender que el delito fue en grado de tentativa ya que no llegó a consumarse porque no pudieron “disponer o hacer uso” del dinero. “No se movieron del lugar y el dinero estaba adentro del auto. No sabemos si no fue arrojado hacia el interior”, indicó el defensor de los policías. “Acá hay algo que no me cierra —dijo el abogado—. Comenzaron pidiendo un monto de dinero y terminaron agarrando bastante menos”, comentó siguiendo su estrategia. Y a la hora de cuestionar el pedido de prisión preventiva sin plazos que realizó el fiscal, Giacometti hizo pie en que ambos efectivos fueron puestos en disponibilidad y ya no tienen poder de entorpecer la pesquisa.

   A la hora de juzgar, Postma le dio la derecha a la fiscalía aunque resaltó que la calificación es provisoria. “La evidencia aportada alcanza para esta instancia del proceso”, indicó el juez antes de dictar una prisión preventiva para los policías de 56 días. Luego de esta audiencia la investigación por el homicidio culposo en siniestro vial quedará a cargo de Jurado, mientras que la investigación por la tentativa de extorsión será derivada a la Unidad Especial de Violencia y Corrupción Institucional, a cargo de la fiscal Bartocci.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS