Policiales

Dictan prisión preventiva para el jefe de la Alcaidía de San Lorenzo por el cobro de coimas

El comisario está acusado favorecer a los presos Vip, a cambio de beneficios como internet, celulares, televisores, parrillas móviles y bebidas alcohólicas, entre otros elementos. Deberá pasar 90 días preso.

Jueves 05 de Septiembre de 2019

La Cámara penal de Rosario revocó el pedido de libertad al jefe de la Alcaidía de San Lorenzo, José Budiño, quien está acusado de cobrarles coimas a los presos para que puedan gozar de "condiciones Vip". Ahora deberá purgar una prisión preventiva por tres meses.

La audiencia fue solicitada por la fiscalía para apelar lo dictado por la jueza Griselda Strólogo el pasado 6 de agosto de 2019, cuando se formalizó la imputación y se le otorgó la libertad al imputado. Sin embargo, la jueza de Segunda Instancia Gabriela Sansó revocó la libertad dictada en audiencia de Primera Instancia y dictó la prisión preventiva efectiva por el plazo de 90 días.

Budiño permaneció dos días detenido en prisión domiciliaria luego de quedar imputado por cohecho e incumplimiento de los deberes de funcionario público en la Alcaidía Mayor, donde los investigadores comprobaron que los internos pagaban mil pesos semanales para recibir los beneficios.

>>Leer más: Detienen al jefe de la Alcaidía de San Lorenzo sospechado de beneficiar a presos

En las celdas de los presos se encontraron más de diez teléfonos celulares y chips de memoria, seis cuchillas de carnicero, piedras para afilar y televisores de 40 y de 50 pulgadas; además, bebidas alcohólicas y parrillas móviles y cajas de pizzas que llegaban a través del servicio de delivery.

Según el fiscal del caso, Aquiles Balbis, en las celdas también había routers, tablets, herramientas y alcohol etílico "como para volar la Jefatura".

>>Leer más: Dejaron en libertad al comisario acusado de cobrar coimas a los presos "Vip"

Por último, se le atribuyó el hecho ocurrido el 2 de Agosto, cuando permitió el ingreso a la Alcaidía Mayor de D.G y A.G., dos mujeres cuyo traslado había sido ordenado por parte del Ministerio Público de la Acusación hacia la Nueva Alcaidía de Rosario, situación que impidió al imponerse por sobre el personal subalterno encargado del traslado. Esa situación motivo un allanamiento de Gendarmería Nacional tras el el cual se detuvo al jefe policial.

Durante la audiencia imputativa que tuvo que afrontar, el comisario Budiño negó los cargos en su contra y explicó que en casi treinta años de servicio nunca tuvo ni un arresto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario