Policiales

Detuvieron al jefe de la comisaría 19ª por supuesto vínculo con banda narco

Otro golpe a la policía de Rosario. El comisario Carlos Schmidt está sospechado de haber brindado protección a Walter Jure para que ingresara droga a Rosario.

Viernes 16 de Octubre de 2015

El hasta ayer jefe de la comisaría 19ª, comisario Carlos Schmidt, se sentó en el banquillo de los acusados para ser indagado por el juez federal Carlos Vera Barros, quien ordenó su detención la noche del miércoles acusado del delito de comercialización de estupefacientes doblemente agravado, por la participación de dos o más personas y por ser funcionario público. Según la investigación en manos del fiscal federal Mario Gambacorta, Schmidt sería el policía que "le otorgaba protección a la organización liderada por Walter Daniel Jure", un rosarino condenado a ocho años de prisión por trasladar un cargamento de 200 kilos de marihuana en 2003 en la localidad de Malabrigo y que la semana pasada volvió a caer tras las rejas al ser sorprendido cuando traía una carga de cocaína a la ciudad. En su descargo, el jefe policial negó posibles vínculos con esa banda y quedó detenido.

"Yo fui el que lo tumbó a Cantero. A "El viejo" Cantero. Si yo estuviera en la droga, a Cantero le hubiera dicho que me trajera dos carretillas llenas de plata y me las traía. Y no lo hice. Apenas lo agarré me comuniqué con la jueza Alejandra Rodenas y lo puse a disposición de la Justicia", declaró Schmidt en su indagatoria y en referencia a la detención de Ariel Máximo Cantero, el padre de la banda de Los Monos apresado el pasado 22 de mayo y procesado como un "integrante privilegiado" del clan asentado en barrio Las Flores.

Visita dialogada. "Es un disparate que se sindique a Schmidt, una persona que no tiene antecedentes penales de ningún tipo, con una banda que vende drogas", explicó el abogado Mariano Scaglia, quien junto a Hernán Tasada representan al ex jefe de la 19ª. "Él expresó que no conoce a los integrantes de esta banda y dejó su teléfono para que se analice y perite a fin de demostrar que no hay llamadas entre ellos", explicó.

En rigor, la prueba de cargo que impulsa la acusación del fiscal Gambacorta no es por un contacto directo al teléfono del jefe de la 19ª. Si bien el fiscal que lleva adelante la investigación omitió ayer el contacto con la prensa, pudo conocerse por fuentes de la causa que el elemento que complicaría a Schmidt es una escucha telefónica captada por el Departamento de Interceptación y Captación de las Comunicaciones (DICOM). Según ese audio, de mediados de septiembre, Walter Juré envió a uno de sus laderos a la comisaría 19ª "a hablar con el Gringo" (ver aparte). La orden era que le entregara 8 mil pesos y el último número de celular de Jure. Pero una vez en la seccional de bulevar Seguí al 5500, el nexo de Jure se comunicó con su patrón y le pasó con el comisario para que charlaran. Esa conversación habría quedado grabada por la DICOM y engrosaría el expediente contra la organización que según la acusación lidera Jure, acusado de traficar hacia Rosario 102 kilos de cocaína secuestrados el viernes pasado.

El abogado Scaglia cuestionó la investigación, criticó que se hubiera allanado la casa de la ex pareja del policía y dejó entrever que el telón de la detención de Schmidt es político. "Lo que ha resultado más grave es que una investigación de tanto tiempo, donde han intervenido las fuerzas federales en su conjunto, allanen un domicilio donde Schmidt hace rato que no vive. Este policía actualmente vive en Pueblo Esther", aclaró. "Hicieron un allanamiento sin siquiera saber dónde vive esta persona, y encima se lo ha sindicado como un posible cómplice, autor o partícipe de esta comunidad de delincuentes que comercian estupefacientes. Para esta defensa esto es un disparate".

El allanamiento. La caída en desgracia del comisario Schmidt comenzó a adivinarse a partir del sábado a la madrugada cuando la casa en la que vive su ex pareja, en el barrio Jorge Cura, fue allanada por efectivos de Gendarmería Nacional. Según sus abogados defensores Schmidt no reside allí desde hace tres años. Tras el feriado largo, los abogados Scaglia y Tasada presentaron en representación de Schmidt un escrito ante el juez federal Vera Barros pidiendo la excepción de prisión. Un trámite que se resuelve en 48 horas.

Mientras corría ese tiempo judicial, efectivos de la Policía Federal se hicieron presentes en la Jefatura de la Unidad Regional II anteayer a la noche e informaron al jefe de policía rosarina, Miguel Oliva, que Schmidt era requerido por la Justicia Federal en una causa por tráfico de estupefacientes. Entonces lo convocó a Jefatura y lo hizo detener. Fue trasladado al Destacamento 2 de Gendarmería. "Quiero dejar en claro que Schmidt no es la institución. Es un integrante de la policía que si tiene algún tipo de responsabilidad deberá asumirla ante la Justicia, que deberá establecer su grado de participación o no en la causa que se investiga", explicó Oliva en su peregrinar por los medios de comunicación ayer a la mañana.

Respecto a las escuchas, los abogados de Schmidt fueron tajantes. "Nuestro defendido negó posibles vínculos con integrantes de esa banda. No los conoce. No conoce los lugares que han allanado", indicó Scaglia. Quien volvió a recalcar que el comisario puso a disposición de la Justicia su celular y su Nextel. Hoy el juez Vera Barros debe resolver el pedido de excepción de prisión (que por la dinámica de los hechos funcionará como un pedido de excarcelación) presentado por los defensores de Schmidt.

Persecución y hallazgo. La cronología de la investigación sobre Juré y su gente marca su inició hace 45 días, a partir de una información brindada por el Ministerio de Seguridad de la provincia a los fiscales Mario Gambacorta, Viviana Saccone y el juez federal Carlos Vera Barros. Esa causa, según Gambacorta, incluyó intervenciones a más de diez celulares, lo que permitió conocer cuándo la droga sería traída a Rosario desde el norte del país. El secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni llegó a la ciudad el martes para presentar el operativo junto al ministro de Seguridad santafesino Raúl Lamberto.

El viernes efectivos de la PSA interceptaron una Chevrolet Meriva en la ruta nacional 34, a la altura de San Genaro y a unos 85 kilómetros de Rosario, que transportaba 53 kilos de cocaína. Los panes de droga estaban embalados de distintas maneras, algunos de ellos envueltos en coloridos globos de piñata y otros revestidos por grasa de camión para evitar que lo huelan perros adiestrados para detectar estupefacientes. En tanto, Jure fue atrapado en Las Rosas en un Fiat Palio.

El viernes a la tarde también se realizaron 25 allanamientos en el macrocentro, la zona sur y la zona oeste de la ciudad. En los operativos se detuvo a ocho personas que integraban la estructura comercial de la banda bajo comando de Jure. El otro procedimiento conectado se realizó en Salta en una camioneta Chevrolet Zafira que transportaba otros 48 kilos de cocaína. Allí hubo otros cinco hombres detenidos. Durante la noche del viernes al sábado fue allanada la casa de la ex pareja del comisario Schmidt.

 

“Andá a la 19ª a hablar con ‘El Gringo’”, le dijo Jure a un ladero
 
Los investigadores de la organización que el viernes pasado fue desarticulada con 102 kilos de cocaína tenían interceptado, entre otros, el celular del supuesto jefe de la banda: el rosarino Walter Daniel Jure. En el seguimiento a ese teléfono surge que a mitad del mes pasado Jure le daba la instrucción a un subordinado para que fuera a ver a quien el fiscal presume es el jefe de la comisaría 19ª. “Andá a la 19ª a hablar con «El Gringo»”, se escucha en el audio captado por orden judicial. 
 
Luego el audio revela la voz del enviado que dice textualmente. “Acá estoy con el comisario”. La voz que sale del teléfono de Jure, que sería la de Jure, dice en seguida: “Dale 8 mil pesos al hombre y anotale el teléfono mío”. Enseguida hay un diálogo donde parece advertirse que Jure le pide a su ladero que le pase con el comisario. Entonces Jure dice. “Tuve problemas, perdí los contactos, te voy a pasar un teléfono mío para que te comuniques”.
 
Esta es la escucha en la que se fundamenta el pedido de detención contra Schmidt que se concretó el miércoles a la noche.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS