Policiales

Detienen a poco de viajar a El Líbano al presunto asesino de un entrenador

Lo presumen partícipe del homicidio de Marcos Guenchul. Cayó a punto de tomar un avión en Ezeiza. Es actual pareja de la ex mujer de la víctima.

Martes 13 de Agosto de 2019

El sábado por la tarde Caio S. de 32 años se disponía a tomar un vuelo hacia Medio Oriente. Al llegar al puesto de Migraciones del aeropuerto de Ezeiza su plan de escape fracasó. Efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) lo detuvieron ante un pedido de captura emitido por la Fiscalía de Rosario. Era sospechoso de haber participado en el homicidio de Marcos Guenchul, propietario de un gimnasio y entrenador de 32 años, asesinado de un balazo en la cabeza hace tres semanas en Mendoza y Sucre. Lo que ignoraba Caio es que al intentar salir del país iba a saltar esa orden de captura internacional. Lo que sí sabía era que a partir de la investigación que llevó dos semanas a la División Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) ya estaba cercado. Por eso pensó en la fuga a Beirut, la capital de El Líbano, donde tiene familiares.

A Marcos Guenchul todos sus vecinos lo llamaban afectuosamente por su nombre de pila. Era junto a un socio propietario del gimnasio "Progress Fitness", ubicado en Mendoza al 4900. La noche del martes 23 de julio su novia lo llamó al gimnasio y le dijo que había preparado la cena y lo esperaba. A las 21.30 llegó a la esquina de Mendoza y Sucre y tomó por la segunda en dirección a San Juan. A media cuadra alguien a bordo de un auto lo emboscó y sin mediar palabras le disparó un tiro a la cabeza. La herida fue terrible y el muchacho quedó en coma y con muerte cerebral. Horas después murió en el Hospital de Emergencia Clemente Alvarez (Heca).

El misterio

Los investigadores descartaron cuestiones externas que él tal vez no hubiera comentado a sus amigos y a su familia. Marcos nunca tuvo antecedentes penales. "Era un chico magnífico y muy correcto con las chicas que íbamos al gimnasio. No sé que habrá pasado, pero si tenía problemas no era por su carácter, era muy buena persona", comentó una joven que era asidua asistente del gimnasio.

La angustia se apoderó del barrio y sobre todo de la zona de Sucre y Mendoza. "Era una persona excepcional, pero creo que tenía problemas con su ex mujer, aunque eso fue lo que me dijeron, yo más no conozco", aventuró la noche del homicidio un vecino. Por otro lado, no se descartó que se podía tratar de un robo. "Tenía un bolso que no sabemos dónde está. Muchos dicen que lo mataron para robarle", arriesgó una vecina. Este hecho motivó una serie de marchas organizadas por sus amigos y familiares y a las que se sumaron los vecinos, que en principio atribuyeron el caso a la "inseguridad en el barrio".

Pero nada le habían robado, y sobre el propio celular encontrado a la víctima comenzaron las primeras pericias. Por la falta del robo las pistas de la pesquisa giraron en torno a algún conflicto interpersonal o bien un problema al que él no le dio la importancia necesaria. Su entorno y sus relaciones familiares fueron puestas en la lupa de los investigadores.

Los primeros testimonios que tomó la División Homicidios ubicaban a un tirador a bordo de un Peugeot oscuro que interceptó a Marcos cuando caminaba por Sucre. El fiscal Adrián Spelta, que tomó la causa en principio, ordenó que se revisaran cámaras privadas que se encontraban en la cuadra que mataron a Guenchul, además de cámaras publicas y domos que se encuentran en las cuadras cercanas. Se relevaron así más de diez cámaras y el auto captado fue un Peugeot 208 Feline Pack de color negro, que tenía ciertas características que lo hacían "inconfudible", como sostuvo una fuente allegada al caso.

El vehículo

Así, con el dominio del vehiculo se supo que estaba a nombre de Caio S. y se llegó a los allanamientos del martes 7 de agosto en dos cocheras, una en Laprade 5000, de zona sur, y otra en Entre Ríos al 1400. Allí se presumió que el vehículo estaba vinculado al caso y horas después, pericias en mano, se confirmó que era el mismo auto.

También se constató, aunque no trascendió en su momento, que a pocas cuadras de la cochera allanada vive una mujer que había estado ligada un tiempo a Guenchul,con la que tenía una hija en común, y que el detenido tendría con esta mujer asiduos encuentros. Por el momento la mujer no estaría ligada a la causa.

A esa altura el sospechoso sabía que estaba cercado. Desde el allanamiento no fue más a trabajar y desapareció de la vivienda en la cual vivía. No se supo nada de él y se estimó que "podría huir a cualquier lado". Fue así que el fiscal Adrián Spelta, que había tomado la causa, ordenó la captura internacional y la circular judicial llegó a todos los aeropuertos del país. Por esa causa Caio S., que tenía el plan de escapar a Beirut, terminó preso en una cárcel del Gran Buenos Aires.

Manifestaciones

Después del homicidio de Marcos Guenchul sus amigos, los vecinos del barrio y su familia comenzaron una serie de marchas para pedir que se esclareciera el caso y se hiciera justicia.

La primera marcha se hizo una semana posterior al homicidio. Los familiares reclamaron al igual que todo el barrio y pidieron una respuesta rápida. Marcela Ontiveros, madre de Marcos, aseguró ese día que "era un chico que proyectaba su vida siempre para adelante. Tenía su pareja con la que tenía muchos proyectos y una hija chiquita de otra pareja;Tiziana de tres años, de la que siempre estaba pendiente".

Su madre decidió donar sus órganos. "El estaría feliz, porque él era vida y con sus órganos se habilitó la vida de otras personas. Y a mí me reconforta saber que su corazón sigue latiendo en otra persona que lo necesitaba", dijo. "Necesitamos una respuesta rápida, porque somos muchos los que estamos sufriendo con no saber qué pasó, y para eso debemos dejar actuar a la justicia", dijo ese día.

El viernes pasado se realizó una nueva marcha para pedir justicia y amigos y familiares se concentraron a las 19.30 en Pellegrini y Castellanos. Sus amigos tuvieron también el apoyo público en estas marchas de muchos jugadores de fútbol profesionales ante la gran repercusión que tuvo el homicidio. En las próximas horas trascendió que se trasladará a Caio S, desde donde está alojado a Rosario y esta semana se realizará la audiencia imputativa. .

Casi S. recibió un balazo en la cabeza hace tres semanas al salir a la noche de su gimnasio de Mendoza al 4900

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario