Policiales

"Destrozó a una familia y ahora se hace el loco para poder escapar"

Los familiiares de un joven asesinado de un balazo en el pecho no quieren que el sospechoso sea internado en un neuropsiquiátrico como ordenó un juez.

Lunes 13 de Abril de 2015

El pasado 18 de febrero Cristian Ledesma cayó muerto en Copacabana y Ovidio lagos. El joven de 25 años estaba con su hermano procurando recuperar una moto que le habían robado al mediodía y cuando encararon a los ladrones la respuesta fue un escopetazo. El muchacho cayó casi fulminado con un tiro en el costado derecho del tórax.

Por el crimen fue detenido e imputado Brian Leonardo S. Este joven de 20 años, conocido como "Larva", logró a través de sus abogados que el juez penal Carlos Leiva ordenara su traslado al hospital neuropsiquiátrico Agudo Avila ya que un informe médico reveló que sufre una "crisis de angustia importante y con intenciones de autolesionarse".

La familia de Ledesma se indignó cuando se enteró de esa situación a través de La Capital. "Larva sabe muy bien lo que hizo. Destrozó una familia y ahora se hace el loco para escaparse", supone Norma, la madre de Cristian.

Por la moto. Los hechos, según pudo reconstruir la investigación encabezada por el fiscal de Homicidios Florentino Malaponte, fueron claros. El día que lo mataron a Cristian le habían robado su moto y cerca del mediodía intentó recuperarla. Entonces, acompañado por un hermano, en la esquina de Copacabana y Ovidio Lagos se cruzó con cinco personas a quienes les pidió el rodado.

En ese grupo varios estaban armados y la discusión dio paso a los tiros. El único herido fue Cristian, a quien el taco de un cartucho de escopeta le dejó una perforación de cuatro centímetros de diámetro. Su hermano lo llevó al hospital Roque Sáenz Peña donde falleció.

Un mes después Larva fue apresado en su casa del barrio Puente Gallego. La investigación fue asignada a la comisaría 33ª y a la Policía de Investigaciones (PDI). En la audiencia imputativa el joven fue acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de un arma.

Pese a que el fiscal reclamó su detención sin plazos alegando que reviste peligrosidad procesal, el juez Hernán Postma le otorgó la prisión preventiva por 23 días y, por cercanía familiar, dispuso su alojamiento en la seccional 21ª.

Traslados. Pero la abogada defensora Paula Alvarez solicitó que Brian S. fuera trasladado al neuropsiquiátrico Agudo Avila. Como el juez lo aceptó, envió un oficio a la seccional 21ª, donde se suponía que estaba el muchacho. Sin embargo, resulta que Brian estaba preso en la comisaría 6ª y eso obligó al magistrado a abrir una pesquisa que le permita determinar por qué no se había cumplido con su orden de traslado.

Por su parte, el juez Hernán Postma resolvió prorrogar por 27 días más el plazo de prisión preventiva e internar a Brian S. en forma urgente.

Es así que la familia Ledesma reaccionó ante el posible traslado de Brian al psiquiátrico. "Cuando Larva mató mi hermano lo primero que se dijo fue que era un ajuste de cuentas ¿Qué ajuste si a Cristian le robaron la moto el Larva y cuatro más? Cristian fue un gran hermano, un gran padre y estos ladrones destrozaron dos familias: la mía y la que él formó", sostuvo Valeria, hermana de la víctima, para agregar que el muchacho asesinado tenía dos hijos y un tercero nacerá el próximo mes.

Martín, otro hermano de Cristian, agregó que "la familia de Larva no es mala, nosotros con ellos no tenemos problemas. Pero ¿qué pasa si este muchacho se escapa del hospital y nos viene a matar a todos? ¿Quién se hace responsable de nuestra seguridad? Por lo menos queremos justicia para mi hermano y que el juez se responsabilice si Larva se escapa y nos viene a matar o nos amenaza", indicó atemorizado.

La familia Ledesma no sólo está molesta y atemorizada. Aún no pueden olvidar a ese "gran hijo. Un chico que trabajaba mucho, que estaba pendiente de sus hijos, de sus sobrinos y de todos los hermanos. Queremos que el asesino quede preso y no que se escape o que vaya a un juicio abreviado y le den un par de años. Que pague por lo que hizo", dijo su madre Norma, antes de comenzar a lagrimear mientras sus otros tres hijos aseguraban: "No queremos ningún arreglo, que se pudra en la cárcel este asesino".

Varias. Brian Leonardo S. cuenta con varias causas en su haber. Un crimen que se investiga en el viejo sistema penal escrito y por el cual tenía pedido de captura desde hace un año ocurrió el 24 de enero de 2014 cerca de las 17, en el barrio Tío Rolo. Allí Domingo Enrique Flores, un albañil de 35 años, volvía de trabajar en una moto con Carlos Ariel V., de 31, cuando en Viña del Mar y Playa Chica dos hombres en otra moto les dispararon con un revólver calibre 22. Flores falleció y su compañero quedó herido.

El dato que circuló entonces fue que las balas iban dirigidas a Carlos Ariel V., quien sería pariente de un menor imputado en el crimen de Alejandro Darmiño, de 15 años y baleado cuando iba en moto por Tablada el primer día de 2012. Ya entonces los vecinos dijeron que los agresores de los albañiles habían sido "Palo" y Larva.

Además, cuando le tocó recorrer Tribunales, Brian S. fue indagado por el crimen de Flores en el juzgado de Instrucción a cargo de Luis María Caterina y quedó imputado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y otro en grado de tentativa.

Además, una tercera causa lo tiene como uno de los protagonistas de una balacera en la que resultó herido de muerte Brandon Bejarano, de 16 años. Fue 25 días antes del crimen de Flores, el 31 de diciembre de 2013. El adolescente estaba en la puerta de su casa de Puente Gallego (San Juan de Luz al 7800, tres cuadras al oeste de Ovidio Lagos), cuando se enfrentaron a tiros dos hombres.

Según el parte preventivo, un muchacho enfrentó con una 9 milímetros a Brian S., que tiró con un 22. Un tiro hirió al menor en el pecho. Según una fuente judicial, en ese momento Larva prestó una declaración informativa en el juzgado de Instrucción Nº 2, lo que supone sospecha pero no es una imputación directa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario