Policiales

Destino de cárcel a un joven que asesinó a un vecino en zona oeste

Entre los vecinos del barrio Avellaneda Oeste era conocida la "bronca" entre Lucas Velazco y el joven que ayer fue acusado de matarlo de una puñalada, en medio de una pelea, la madrugada del domingo. Se trata de Carlos Augusto Ch., quien aseguró que desarmó a su rival para defenderse de una agresión. Los testigos contaron que era él quien llevaba el cuchillo y por eso el juez Rafael Coria evaluó que a su planteo le falta "lógica". Le dictó la prisión preventiva por el plazo legal de dos años como autor de un homicidio simple.

Miércoles 08 de Enero de 2020

Entre los vecinos del barrio Avellaneda Oeste era conocida la "bronca" entre Lucas Velazco y el joven que ayer fue acusado de matarlo de una puñalada, en medio de una pelea, la madrugada del domingo. Se trata de Carlos Augusto Ch., quien aseguró que desarmó a su rival para defenderse de una agresión. Los testigos contaron que era él quien llevaba el cuchillo y por eso el juez Rafael Coria evaluó que a su planteo le falta "lógica". Le dictó la prisión preventiva por el plazo legal de dos años como autor de un homicidio simple.

El acusado, de 25 años, fue detenido minutos después del crimen. "Ahora se va a llenar de canas, me la mandé", le dijo a un conocido que lo vio cambiarse de ropa tras salir corriendo de Río de Janeiro y Gaboto. En esa esquina se había enfrentado a piñas dos veces con Lucas "Luky" Velazco. Los distanciaba una vieja enemistad.

Ch. fue sometido a una audiencia imputativa ayer a la mañana en el Centro de Justicia Penal. La fiscal Marisol Fabbro lo imputó como autor de un homicidio simple. Su defensor, Daniel Kantor, planteó que fue un caso de legítima defensa. Pero el juez Coria consideró que "la evidencia es muy sólida y contundente" y lo dejó en prisión preventiva por el plazo legal. El delito prevé una pena mínima de 8 años de prisión.

La bronca por un cuchillo

Luky y Carlos Ch., alias "Tero" vivían cerca. Luky a veinte metros del árbol donde se apoyó para morir y Tero en Valparaíso y Amenábar, a dos cuadras. Según vecinos del barrio se tenían bronca "por unas cosas que se debían". Los dos sumaban prontuario por delitos menores. Luky había salido un mes antes de la cárcel de Piñero y además el acusado cumple una probation por una tentativa de robo. "Lo que pasa es que mi sobrino una vez le mostró un cuchillo al pibe que lo mató y éste quedó con la bronca. Pasó, lo retó a pelear y lo mató", le contó a este diario Walter, tío del chico fallecido.

Otro tío del muchacho declaró que en el barrio se decía "que estaba todo podrido entre ellos". Según ese testimonio, esa noche hubo dos peleas entre Lucas y Augusto. Primero se tomaron a golpes de puño en la esquina de Gaboto y Río de Janeiro. Una tía de la víctima logró separarlos y cada uno se fue a su casa. Pero salieron a dar vueltas y volvieron a cruzarse en esa esquina. En la segunda pelea intercedió el tío de Lucas: "Lo traté de sostener pero se le aflojaron las piernas y se me caía. Lo acosté agarrándole la cabeza y ahí vi que tenía un puntazo en el corazón. Una herida puntiaguda como si le hubiesen clavado un destornillador".

Un primo del joven fallecido que vio la pelea contó que Ch. sacó de la cintura un cuchillo "cromado, todo metálico y con punta" con el que le tiró a su primo "tres puntazos a la altura del cuello y del corazón".

El herido se desvaneció en el lugar y murió. El acusado se fue corriendo y fue detenido poco más tarde. En la audiencia declaró que él iba a buscar un celular a su casa cuando se cruzó con Lucas y éste lo amenazó, pelearon y al advertir que llevaba un cuchillo lo desarmó en un forcejeo. "El se defendió de una agresión. Lucas venía molestando a mi defendido, tenía armas, sacó un cuchillo, lo agredió, lo tiró al piso, no hubo un hincamiento", dijo Kantor, quien pidió que un forense constate lesiones que tiene el acusado en un hombro.

El juez consideró que al descargo de Ch. le falta "lógica": "Existía un conflicto previo con exhibición de cuchillos y decidió, pese al riesgo, pasar de vuelta por ese lugar. La legítima defensa me cuesta verla a esta altura de la investigación. Los testigos lo apuntan como quien extrae de su ropa un elemento punzante con el que hiere a Lucas Velazco", evaluó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario