Policiales

Descubrió que la estaban engañando para robarle y terminó maniatada

Un "cuento del tío" casi fracasa ayer cuando la víctima advirtió el ardid del "falso contador". Pero el hampón redujo a la mujer y huyó con dólares.

Jueves 14 de Marzo de 2019

Una mujer fue víctima de un robo en barrio Abasto luego de ser engañada con una llamada telefónica. Según fuentes policiales, la víctima recibió un llamado de quien ella creyó era su marido que le aconsejó entregar ahorros a un amigo contador que los pasaría a buscar. Minutos después llegó a su casa el presunto contador a retirar el dinero pero cuando la mujer se percató de la maniobra, el recién llegado la redujo y se llevó de la casa unos 8 mil dólares y un monto no determinado de otra moneda extranjera.

Según los voceros consultados, ayer al mediodía Liliana G. atendió el teléfono en su casa de Cerrito al 1700 y una voz, a la que reconoció erróneamente como la de su marido, le indicó que debía entregar el dinero.

El argumento utilizado por quien le hablaba, además del poder convincente de la voz que ella reconocía como original, fue que había que "cambiar los billetes de dólares, porque los que ella conservaba iban a salir de circulación". A la mujer le pareció extraño y mientras continuaba hablando con su supuesto marido llegó a casa el falso contador.

Según el parte policial, el hombre tocó timbre y ella al abrir la puerta se topó con "un hombre, bien vestido con camisa a cuadros de color roja y azul, jeans, anteojos recetados, pelo castaño corto tez blanca, delgado y de estatura media" que dijo ser el contador que mandaba su presunto marido.

Liliana lo hizo pasar y le entregó 8.000 dólares y una suma no precisada de euros y libras esterlinas.

Sin embargo, en un momento la víctima sospechó de la situación y comenzó a interrogar telefónicamente a quien decía ser su marido con una serie de preguntas personales. "Me cortó la comunicación rápidamente", declaró la mujer.

Ante la caída de la escena montada, el falso contador le dijo "esto es un asalto, quédese quieta". Acto seguido la redujo atándole las manos con las mangas de un buzo y la sentó en una silla del comedor. Segundos después le dijo que contara hasta diez antes de incorporarse y salir de la casa.

El hombre salió tranquilamente y, según las fuentes consultadas, la mujer cree que abordó una moto porque escuchó el ruido de un motor que podría ser una moto de mediana cilindrada.

La víctima dijo no sospechar de nadie y que estaba sola en su casa. Lo sucedido fue notificada a la fiscalía de Flagrancia en turno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});