Policiales

Descubren una fábrica de cigarrillos truchos en Villa Gobernador Gálvez

Hallaron materia prima y maquinaria por un millón de dólares y a obreros en pleno proceso laboral. Los dueños del negocio son del Gran Buenos Aires y de allí es la pesquisa por un fraude fiscal millonario.

Jueves 09 de Agosto de 2012

Gendarmería Nacional allanó un galpón de Villa Gobernador Gálvez donde funcionaba, habilitada como una distribuidora de golosinas, una verdadera fábrica de cigarrillos truchos. En el lugar se halló materia prima y maquinaria de calidad para el armado y empaquetado de cigarrillos de diferentes marcas cuyo valor rondaría el millón de dólares.

El operativo fue corolario de una investigación iniciada en noviembre pasado en un juzgado federal bonaerense y que originó, además, otros cuatro allanamientos en depósitos y viviendas de Rosario. Si bien no hubo detenidos en los procedimientos, los ocupantes de esos domicilios quedaron vinculados a la causa en la que las principales sospechas apuntan a un ciudadano uruguayo con antecedentes por estafa.

Fuentes vinculadas con la investigación explicaron que las fábricas clandestinas de cigarrillos solían instalarse en territorio paraguayo pero en los últimos años, a medida que se incrementaban las incautaciones de mercadería que ingresaba de contrabando, estos establecimientos comenzaron a trasladarse al interior de la Argentina y Brasil, lo que redundó además en el abartamiento del flete. En este contexto, los voceros destacaron que las instalaciones allanadas en Villa Gobernador Gálvez son las primeras detectadas en esta zona.

En el lugar se encontraron también cajas apócrifas de cigarrillos de distintas marcas cuyos envases demostraban un trabajo de falsificación de alta calidad. Se presume —en virtud de documentación incautada— que la organización comercializaba esta mercadería en distintas provincias argentinas, lo cual permite pensar que del delito de uso indebido de marca también se desprenderían otros por evasión fiscal.

Procedimientos. El martes a la tarde personal de Gendarmería allanó un depósito ubicado en Velez Sarfield 843 de Villa Gobernador Gálvez. Del procedimiento solicitado por el Juzgado Federal Nº 3 de Morón a su par rosarino Nº 3 participaron efectivos de las unidades especiales de Delitos Económicos y de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de la Zona Oeste de la provincia de Buenos Aires y de Rosario, así como del Destacamento Móvil Nº 2 de esta ciudad. Se trata de una causa iniciada en noviembre de 2011 por el presunto delito de falsificación y uso indebido de marcas y designaciones. Y una formidable evasión tributaria al fisco.

Además de ese allanamiento, se realizaron otros cuatro en la ciudad de Rosario. Uno fue en un depósito de avenida del Rosario al 500, otro en una vivienda de Amenábar al 1000 que se utilizaba como lugar de almacenamiento y los dos restantes en domicilios particulares de Santa Fe al 800 y Gaboto al 1000.

En esos lugares se halló documentación de interés para la investigación, así como —en algunos casos— paquetes de cigarrillos falsificados. Las fuentes indicaron que las personas que fueron halladas en esos sitios no quedaron detenidas pero sí vinculadas con la causa.

En forma simultánea, asimismo, se realizaron otros siete allanamientos en la provincia de Buenos Aires donde, "en casi todos los casos" se detectó a distribuidores de los cigarrillos fabricados en la industria montada en Villa Gobernador Gálvez.

Sólo la fachada. Al llegar al depósito villagalvense, los gendarmes comprobaron que lo único relacionado con la distribución de golosinas en ese lugar era la habilitación municipal. "Era una verdadera fábrica de cigarrillos con maquinaria de primer nivel, para nada improvisado", describió una fuente de la pesquisa en alusión al instrumental cuyo valor total se estima en un millón de dólares y que se emplean para armar los cigarrillos y sus correspondientes paquetes, cartones y cajas.

Al irrumpir los efectivos, la fábrica estaba trabajando. En ese instante, por ejemplo, funcionaba una empaquetadora marca "AMF-3000" que fue incautada junto a otra maquinaria, como un equipo de aire comprimido, dos de secado y dos tolvas (una desarmada).

También se hallaron elementos de imprenta, sellos y plantillas de impresión de diferentes marcas como Marlboro, Philip Morris, Hilton, Viceroy y papel de fumar color blanco.

Mudanzas. Un portavoz vinculado con el caso comentó que "en los últimos dos años casi no hubo incautaciones de cigarrillos de contrabando" provenientes de Paraguay, lo que abonó la hipótesis de que, para evitar los controles aduaneros, las fábricas clandestinas directamente se instalaron en la Argentina. El hallazgo de la planta villagalvense, según la fuente consultada, comprueba esa estimación.

Pero así como las fábricas clandestinas de cigarrillos cambiaron de país al no poder burlar fácilmente las fronteras, al parecer también se mudan cuando el panorama se complica. Es que, según las fuentes del caso, el establecimiento montado en Villa Gobernador Gálvez habría estado originalmente en el oeste del conurbano bonaerense.

Al cierre de esta edición se intentaba localizar al principal sospechoso de liderar la organización, un hombre de nacionalidad uruguaya con antecedentes por estafas. Los voceros consultados indicaron que esta persona estaba en Rosario, pero en los últimos días "dejó de mostrarse por los lugares que solía frecuentar".

Andrés Abramowski

La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario