Policiales

Denuncian que un chico de 15 años fue ejecutado por el taxista al que asaltó

Reacción criminal de un chofer del servicio público. Fue a las 6 de la mañana del domingo en la zona oeste. La madre de uno de los cómplices de la víctima contó todo lo ocurrido.

Jueves 24 de Septiembre de 2015

La mañana de ayer Yolanda acompañó a su hijo a la Fiscalía de Homicidios para denuciar un hecho en el cual el mismo pibe estuvo involucrado y que tuvo un trágico desenlace. Fue el robo a un taxi ocurrido el domingo pasado, a las 6 de la mañana, y en el que resultó muerto Brian Aguirre, un chico de 15 años que vivía cerca del lugar donde cayó sin vida; en Gustavo Cochet al 7600 (Cerrito a la misma altura). Eran cuatro muchachos los que asaltaron al conductor del vehículo de alquiler, tres de ellos menores de edad. Y fueron ellos los que vieron, cuando escapaban a la carrera con un módico botín, cómo el tachero sacaba un arma de fuego por la ventana y les disparaba. Brian fue alcanzado por tres tiros y murió en el acto. Sus compinches lograron huir, pero el peso del amigo muerto en sus conciencias los llevó a develar lo ocurrido. Yolanda es evangelista y fue ella quien los empujó a hablar. "Cometieron un error, pero no puede ser que una persona mate así a otro ser humano", dijo la mujer a La Capital. En cuanto al agresor, trascendió que es un gendarme retirado que la fiscalía trata de identificar.

En la calle. A las 6.30 del domingo personal del Comando Radioeléctrico fue comisionado desde el 911 a Gustavo Cochet al 7600, donde los vecinos escucharon varias detonaciones de arma de fuego. Al llegar encontraron el cuerpo sin vida de un adolescente tirado en medio de la calle y dieron aviso al fiscal de homicidios en turno, Adrián Spelta, y a los médicos forenses.

Los profesionales determinaron que el pibe tenía tres impactos de bala: dos en la espalda y uno en la zona intercostal izquierda con orificio de entrada y salida.

Las primeras versiones de la vecindad daban crédito de que Brian, junto a otros tres chicos a los que identificaron como Nacho, Gaspar y Franco, habrían intentado asaltar al conductor de un vehículo y que desde el mismo habrían salido los disparos que le dieron muerte. Al menos eso reflejó la crónica que el lunes publicó La Capital como parte de un fin de semana que arrojó siete muertes violentas.

Al tanto de lo ocurrido, Yolanda decidió acompañar a su hijo Franco a la Fiscalía. Es que el joven había arribado a su vivienda herido y asistido por su hermano. Tenía una esquirla de bala en la espalda y su madre lo llevó al Heca donde le hicieron las primeras curaciones. Tras ello la mujer le exigió a su hijo que le dijera "la verdad" y él habló.

Qué pasó. De ese relato la mujer supo que su hijo y los tres amigos salieron cerca de las 5 de la mañana del domingo de un local bailable de la zona de Córdoba y Cafferata. "Ya habíamos decidido robar el taxi, pero no teníamos armas ni nada. Nunca tuve ni un cuchillo. Y los otros tampoco. Cuando llegamos a Cochet, uno lo agarró del cuello y los otros le sacamos las cosas. Cuando bajamos y salimos corriendo, el taxista sacó un arma y empezó a los tiros. Un montón de tiros, y no nos dimos cuenta que le dio a Brian. Nos enteramos después, a las dos horas", dijo Franco al cronista ayer a la tarde en su humilde vivienda.

También se enteraron después de que un hombre que trabaja como guardia de seguridad en una fábrica de la zona se cruzó y hablo en el taxista. Y que entre dientes le dijo que ese hecho no iba a pasar de allí: "El hombre dijo que era gendarme retirado", relató Yolanda. Luego, y según trascendidos, un móvil de la subcomisaría 22ª llegó al lugar y habló con el taxista. Pero es claro que si estuvieron allí no lo detuvieron, ya que por el momento no hay apresados aunque desde la Fiscalía se pidieron una serie de medidas para ubicar al agresor.

Cuando Franco contó los hechos a su madre ella no dudó. "Mi hijo hace tres meses que no salía de casa, no tiene ningún antecedente penal y con los pibes que estaba hay dos que todo el barrio sabe que roban. Brian era un nene bueno, pero hace un año se desmadró. Tuvo una infancia difícil y sin contención. Los abuelos y el padre lo criaron como pudieron, con amor, pero no bastó. No tenía un plan de vida y andaba en la calle con lo que eso significa: mala junta, malas ideas, errores", relató Yolanda, que vio crecer tanto a Brian como a su hijo.

Confesiones. "El lunes fuimos y Franco contó todo. Al rato llegó otro de los nenes que estaba allí, Nacho, de 14 años. Fue con su tía y también declaró. Todo coincide y varios vecinos vieron al taxista disparar", aseguró Yolanda. Entre los cuatro chicos sólo Franco es mayor. Brian tenía 15 años, Nacho tiene 14 y Gaspar 17. No estaban armados, no se encontraron vainas en el lugar y no se secuestraron armas.

Yolanda insiste, con fe, en su postura. "Es la vida de un ser humano. No se puede matarlo así. Es la sangre de esa criatura la que se derramó. Nosotros vivimos hace 18 años acá y es verdad que el bariro está difícil. Pero eso no es Justicia, eso es un crimen, es matar". En tanto, los familiares de Brian también se presentaron en la Fiscalía, pero prefirieron no contactar a la prensa.

La historia aún está abierta y los vecinos del chico muerto buscan justicia, buscan que aparezca quien mató a Brian, un chico de 15 años al que le faltó "un plan de vida".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS