Policiales

Denuncian que hubo un incremento del 25 por ciento de crímenes en Rosario

Con la irrupción de la cuarentena parecía que la situación de los crímenes violentos en la provincia de Santa Fe había entrado en una tendencia decreciente.

Sábado 04 de Julio de 2020

Con la irrupción de la cuarentena parecía que la situación de los crímenes violentos en la provincia de Santa Fe había entrado en una tendencia decreciente. Pero según los datos elaborados por el equipo de asesores del presidente de la comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados, Juan Cruz Cándido (UCR), quedó al descubierto que mientras mayor era la flexibilización del aislamiento social, mayor era la cantidad de asesinatos que se registraban en la provincia. "Pasaron más de seis meses desde que Omar Perotti asumió su gobierno, basó su campaña hablando de paz y orden y hoy estamos peor en todos los indicadores de seguridad y con menor presencia policial" remarcó el diputado radical.

Según el informe, en el primer semestre del año se registraron 189 homicidios dolosos en la provincia siendo éste el número más alto de los últimos 4 años, y con un incremento del 31 por ciento respecto del mismo periodo del año anterior. Además, se registró un crecimiento del 24 por ciento de crímenes en el departamento La Capital y un 25 por ciento en Rosario.

"Si bien durante los dos meses de cuarentena estricta (abril y mayo) los indicadores fueron más bajos que en los mismos meses de 2019, en junio la tendencia fue en alza siendo este mes el más alto de los últimos cuatro años. Hubo 51 crímenes en el departamento La Capital y 95 en Rosario".

"Vemos una situación que, lejos de mejorar se agravó", dice el informe. "Durante la gestión de Maximiliano Pullaro en el Ministerio de Seguridad se logró una tendencia a la baja en la mayoría de los delitos, no sólo en homicidios dolosos, y entendemos que al no haber un plan para mejorar la prevención, la situación seguirá empeorando" señaló Cándido.

Otro dato que revela el informe es que "el 43 por ciento de los crímenes fueron ejecutados por personas a bordo de autos o motos, mientras que el 20 por ciento fueron por conflictos interpersonales y del 18 por ciento se desconocen las causas. Además el 65 por ciento de los homicidios se cometieron con armas de fuego". Otro dato refiere a las edades de las víctimas: "el 59 por ciento tenía entre 15 y 34 años, y la mayor parte se concentra entre quienes tenían entre 20 y 29 años, concentrando estos el 37 por ciento".

Sin patrullas

El equipo de asesores de Cándido sostuvo además que se registró una caída abrupta de los móviles dispuestos para la tarea preventiva en las calles. "Estos indicadores han caído a punto tal que el propio gobierno lo ha admitido sin explicar qué ha pasado. En Rosario la gestión Pullaro tenía 180 móviles y hoy hay menos de 100; en Santa Fe se pasó de 50 a 14 móviles según indicó el jefe de policía de la provincia. ¿Qué pasó en el medio?".

"Una mayor presencia policial no va a garantizar el fin de los crímenes porque el abordaje requiere de otras instancias como desarticular las bandas que pugnan por controlar territorios, la pacificación de esas zonas y mejoras en la calidad de vida de los vecinos, pero sí puede disuadir" indicó Cándido.

"Estamos preocupados porque notamos una disminución fuerte de la presencia policial, sobre todo en territorios donde antes los delitos eran poco habituales. Por eso volvimos a presentar un pedido de informes para conocer cuál es la flota total de móviles de la policía en la provincia, cuál es su estado, dónde están y si el gobierno piensa ampliar esa flota, pero necesitamos conocer con urgencia el plan de seguridad de Perotti".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario