Policiales

Denuncian grave panorama de los 40 adolescentes detenidos en el Irar

El agravamiento de las condiciones de detención de los jóvenes recluidos en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario (Irar) y el aumento de la cantidad de chicos alojados allí son las principales objeciones de un documento crítico realizado por una entidad civil, que destaca asimismo que no existe información oficial que anticipe un cambio de esa situación.

Viernes 04 de Abril de 2008

El agravamiento de las condiciones de detención de los jóvenes recluidos en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario (Irar) y el aumento de la cantidad de chicos alojados allí son las principales objeciones de un documento crítico realizado por una entidad civil, que destaca asimismo que no existe información oficial que anticipe un cambio de esa situación.
  El informe alerta sobre una institución a la que describe en panorama de crisis profunda: señala que los 40 chicos allí detenidos viven bajo encierro prolongado en celdas invadidas por ratas, con raciones alimentarias disminuidas, sin recreación, en ámbitos húmedos y oscuros, sin acceso efectivo a educación y expuestos a enfermedades por las deficiencias de la situación sanitaria imperante.

Respuesta hoy. Elaborado por dirigentes de la Cooordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), el texto advierte que las condiciones de fondo del instituto de Saavedra y Cullen no registraron cambios sustanciales en los últimos meses, cuando cambió el signo político del gobierno provincial. También recuerdan que existe una orden de la Corte Suprema de Santa Fe ordenando el restablecimiento de las condiciones edilicias y de salubridad en el Irar. “No desconocemos la postura de los funcionarios y que estarían trabajando en un proyecto superador del Irar para algún día producir su cierre. Pero estos 40 chicos necesitan una respuesta hoy”.
  La CTC indica que el Poder Ejecutivo provincial no volvió a convocar a la mesa de seguimiento que reclamó la Corte Suprema en aquella acordada de mayo último, suscripta bajo la emergencia de la muerte en el Irar por calcinamiento de Néstor Salto, un chico de 16 años, un mes antes. Esta comisión, en su último encuentro, postuló necesario el cierre total y definitivo del Irar. Un diagnóstico que las actuales autoridades del Ministerio de Justicia provincial dijeron compartir.

Más agresión. La entidad denunciante destaca que muchas de las soluciones exigidas no involucran recursos financieros sino voluntad política. “Quien pasa por el Irar vuelve en un eterno repetir, la huella que deja es profunda y no se borra. Los niños y adolescentes en conflicto con la ley que concurren a la cárcel regularmente no son numerosos, tal vez cien en toda la región, ninguna política social los contiene y cada vez que egresan del instituto lo hacen en mayores niveles de agresión y deterioro”, diagnostica la CTC.
  El documento destaca que hoy en el Irar se dictan dos horas diarias en la escuela a razón de que sólo asisten en grupos de a cuatro jóvenes. Que por ello no hay acceso efectivo y sistemático a la educación. Señala que los adolescentes no salen al patio y que son nulas las actividades recreativas o en talleres. “Estos chicos pasan toda la tarde, después del mediodía en el sector sin ninguna actividad”, aduce el informe.

La situación. Las condiciones en que los menores reciben a sus visitas es objeto de críticas de parte de familiares y jóvenes por la ausencia de sillas, mesas y por baños inutilizables. La CTC también advierte que el Irar está infestado de ratas y que, según comentario de los menores, los roedores ingresan a las celdas con lo que les impiden dormir.
  A nivel edilicio, refieren que las paredes tienen filtraciones, que los espacios húmedos se inundan cuando llueve y que la ventilación es del todo inadecuada. Las celdas individuales carecen de luz, agua y ventilación. En ellas, refiere la entidad, los adolescentes son encerrados entre las 23 y las 8.
  Por último la CTC destaca que se registraron episodios de represión física y con munición de goma frente a un incidente de parte del Servicio Penitenciario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario