Pandemia

Delitos contra integridad sexual, no siempre se toman como tales

Los delitos contra la integridad sexual suelen esconderse tras dispositivos de dominación a los que hoy se alude genéricamente como patriarcado.

Lunes 18 de Mayo de 2020

Los delitos contra la integridad sexual suelen esconderse tras antiquísimos dispositivos de dominación a los que por estos días se alude genéricamente como patriarcado. Esto obstaculiza que las situaciones de abuso salgan a la luz y no sólo por las dificultades de las víctimas para exteriorizarlas sino también por un entorno familiar muchas veces proclive a negarlas o mantenerlas en secreto. También, en ciertos contextos estos hechos se naturalizan. "La naturalización implica que una situación como esta sea palpable y conocida, pero que no se tome como un delito sino como algo destinado a ser así", consideró la fiscal Carla Cerliani, para quien hay una cuestión cultural que "implica atentar contra la libertad de elección o la libertad sexual de las mujeres" o los menores de edad.

"Esto tampoco tiene que ver con clases sociales —agregó— sino que pasa en todos los niveles. Se denuncia más en sectores más humildes porque están más atravesados por la intervención estatal. En las escuelas, comedores y otros efectores públicos las víctimas se encuentran con agentes comprometidos y atentos a detectar situaciones de abuso. En las instituciones privadas hay más reticencia a denunciar".

Desmontar ese dispositivo es, además de trabajar en los casos específicos, parte del trabajo cotidiano de quienes persiguen estos delitos. "En Venado Tuerto se está mejorando el trabajo coordinado con la comisaría de la mujer para que se denuncien cosas que antes se dejaban pasar, por ejemplo las desobediencias a las prohibiciones de acercamiento. En las escuelas también se trabaja muy bien, sobre todo en localidades pequeñas donde en otros tiempos estos problemas estaban más naturalizados", indicó la fiscal Mariana Vidal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario