Policiales

Dejan preso a un policía que cayó con plata de una extorsión en el bolsillo

El denunciante dijo que el efectivo allanó su casa cuatro veces pidiéndole $ 100 mil para no armarle una causa. Ante el juez, el acusado pidió perdón.

Martes 02 de Abril de 2019

Un policía de la comisaría 20ª fue imputado ayer por una extorsión consumada contra un vecino de Empalme Graneros que lo denunció por haber allanado cuatro veces su domicilio, sin orden judicial, a fin de exigirle dinero para no armarle una acusación por un delito. La evolución del chantaje fue seguida por empleados de la Dirección de Asuntos Internos que constataron en tiempo real el reclamo del policía y registraron la conversación con la víctima, en la que demandaba 100 mil pesos para cesar con su hostigamiento. Luego una fiscal autorizó que el denunciante entregara al policía 10 mil pesos en una esquina pactada durante un contacto telefónico entre ambos. El vecino le entregó en el lugar convenido el fajo de billetes marcados previamente y se retiró en moto. Cuando el policía se estaba yendo los empleados de Asuntos Internos, que filmaron la entrega, le salieron al cruce. En un bolsillo del pantalón tenía la plata marcada.

La fiscal de Violencia Institucional Paola Aguirre imputó ayer a Miguel Alejandro García Gómez un delito presunto ocurrido el 28 de marzo en Rosario. Según lo que se expuso en la audiencia, ese día el imputado le exigió a la victima, de 37 años, la entrega de 100 mil pesos a cambio de beneficiarlo en las causas que pudiera tener. Una verificación del Ministerio Público de la Acusación (MPA) permitió saber que el denunciante había tenido una acusación por amenazas en el Centro de Justicia Penal (CJP) en febrero pasado y por orden judicial no había quedado detenido. Esa acusación fue el flanco débil que, según los investigadores, el policía utilizó para extorsionarlo.

Cuatro visitas

A García Gómez, que es suboficial, se le atribuyó haber ingresado al domicilio de la víctima sin orden de allanamiento en cuatro ocasiones en el mes pasado: el 2, 4, 14 y 28 de marzo. Este último día, según lo que expuso la fiscal Aguirre, la víctima se presentó en Asuntos Internos a radicar la denuncia. Mientras estaba allí recibió en su celular una llamada de una persona de su familia que le indicó que en ese momento había llegado a su casa nuevamente un policía, que se identificaba como Martín, que le dejaba a un número de teléfono para que lo llamara.

Los policías de Asuntos Internos le sugirieron que lo hiciera en ese momento. El denunciante marcó el número dictado por su familiar y los policías abrieron un acta para indicar que registrarían la llamada. En ese contacto la persona que lo llamó le pidió que siguieran el diálogo no por la línea común sino mediante audios de whatsapp. Así lo hicieron un día después. En ese intercambio, del que también se tomó constancia, esta persona le recordó la entrega del dinero que debía hacer, que en una ocasión anterior había fijado en 100 mil pesos. Quedaron en encontrarse en la esquina de Teniente Agnetta y Carrasco. Esto sí figuró en el diálogo de whatsapp.

Según la denuncia de la víctima, las cuatro veces que se presentaron los policías le pidieron dinero "para no «engarronarlo» porque tenía causas por amenazas", según la fiscal Aguirre. La víctima dio una descripción física de la persona que le formulaba el chantaje.

Cuando se constató el intercambio de whatsapp la fiscal ordenó el procedimiento de entrega controlada que es la cesión del dinero de la víctima al presunto extorsionador. El encuentro fue a las 13.30 del sábado en la esquina citada que es zona cercana a la comisaría. Los empleados de Asuntos Internos siguieron a distancia el contacto y detuvieron al policía con el dinero marcado. Después constataron en la seccional 20ª con el libro memorándum que el policía en ese momento estaba en servicio.

Delito consumado

Ayer la fiscal imputó al policía por extorsión y allanamientos ilegales. La acusadora sostuvo que la extorsión fue consumada y no quedó en tentativa, porque hubo una exigencia de dinero que se concretó al punto tal que se generó un procedimiento y se recuperaron los billetes entregados. Esto gravita en el monto de la pena. Un delito de extorsión intentado tiene dos años y medio de prisión de pena en tanto que si se concreta el mínimo son cinco años.

El juez Facundo Becerra aceptó la calificación presentada por la Fiscalía y dictó prisión preventiva efectiva hasta el 31 de mayo al policía. Cuando le dio la palabra el acusado fue muy escueto. "Perdón, me equivoqué", dijo.

El ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, sostuvo ayer que en el operativo participó la Secretaria de Control de la cartera a su cargo con Asuntos Internos. Adelantó que en el marco del nuevo decreto vigente, comenzarán el proceso administrativo para concretar la destitución del efectivo policial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});