Policiales

Degüellan a un preso en la alcaidía y detienen a policía por encubridor

Juan Rodríguez estaba procesado por robo calificado y le cortaron el cuello. Un guardia de servicio habría ocultado el arma usada. El hecho ocurrió en el pabellón 2, considerado de máxima seguridad.

Viernes 29 de Agosto de 2014

Un hombre que se encontraba detenido y procesado por robo calificado en la alcaidía de la Jefatura de la Unidad Regional II fue asesinado con un profundo corte en el cuello. El hecho ocurrió en el pabellón 2, considerado de máxima seguridad, durante la tarde del miércoles y en principio no había indicios de que el crimen se hubiera producido en medio de una reyerta.

En ese marco el fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte, quien investiga el crimen, ordenó la intervención en el hecho de la Dirección de Asuntos Internos y dispuso la detención de un oficial supervisor de servicio a raíz de las contradicciones entre los testimonios recogidos en el lugar y la presencia de un arma blanca hallada en un patio del penal. El policía quedó alojado en dependencias de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo imputado de encubrimiento de homicidio e incumplimiento de sus deberes.

Ataque certero. Fuentes judiciales allegadas al caso revelaron que Juan Rodríguez, de 33 años, estaba detenido en el penal de avenida Francia al 5200 procesado por un hecho de robo calificado que investiga el juzgado de Instrucción Nº 9, a crago de Javier Beltramone. El interno se encontraba en el pabellón 2, un sector catalogado como conflictivo y de máxima seguridad.

En principio, la muerte de Rodríguez no habría ocurrido en el marco de una reyerta entre los internos sino en el certero ataque que uno de ellos le asestó por motivos que aún se desconocen. En ese sentido, el fiscal ordenó ayer una serie de pericias para determinar si había otros heridos que podrían haber sido lesionados en una supuesta pelea y dejó de lado la hipótesis del suicidio.

Según los voceros consultados, alrededor de las 19 del miércoles un celador del pabellón 2 vio cómo los reclusos de ese sector le acercaron hasta la puerta enrejada el cuerpo del recluso fallecido, quien presentaba un profundo corte en el cuello. En ese momento, y mientras algunos detenidos ayudaban al celador a sacar el cuerpo del sector de celdas, los internos también patearon hacia afuera un arma blanca manchada de sangre.

Ante eso, el celador —según declaró ante el fiscal— introdujo en una bolsa plástica el arma y se la entregó al oficial supervisor de servicio del sector. Cuando el fiscal y la Policía Científica requisaron el lugar encontraron el arma en el patio del penal, aunque sin embargo, la misma no fue reconocida por el celador como la que le habían entregado los internos poco después del crimen.

En ese marco, el fiscal Malaponte ordenó la detención del oficial a cargo y la intervención de Asuntos Internos para deslindar las responsabilidades. Mientras que el policía cuya identidad no trascendió quedó detenido en dependencias de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo para preservar su seguridad.

Asimismo, el fiscal ordenó una serie de medidas y la intervención de la Dirección de Asuntos Internos. "Por el momento se investiga qué pasó, se tomaron declaraciones y muestras a los internos, rastros del sitio manchado con sangre, fotos y todas las medidas posibles para establecer cómo se desarrollaron los hechos que dieron lugar a este homicidio", sostuvo el titular de Control de las Fuerzas de Seguridad, Ignacio de Vecchio.

Conflictivo. Lilian Echegoy, de la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), recordó ayer que el pabellón 2 es un lugar "muy conflictivo y requiere de más atención por parte de las autoridades, lo cual venimos pidiendo desde hace tiempo".

"Es un pabellón de ingreso, siempre hay peleas allí y siempre hay internos que piden un traslado a otro sitio de detencidón, muchas veces porque conocen de antes a un nuevo recluso y las rispideces a veces siguen adentro de la cárcel. Por eso muchos reclusos viven pidiendo traslados en los últimos tiempos", dijo la referente de la CTC.

En ese marco, señaló que "en el caso de la alacidía de Jefatura se necesitan traslados para evitar conflictos". Pero es difícil —agregó— "porque todas las unidades penitenciarias de la provincia están al tope de su capacidad, tanto Coronda como Piñero".

Barrio industrial

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS