Policiales

Declaró y quedó libre el comerciante que mató a un ladrón en su vivienda

Audiencia imputativa por un intento de entradera. Oscar F. dijo que la noche del martes resistió un asalto a su casa de Agrelo y bajada Puccio, pero que no tuvo intención de matar.  

Viernes 20 de Marzo de 2015

El comerciante que el martes a la noche mató de tres balazos a un muchacho de 19 años que intentó asaltarlo en la puerta de su casa de barrio Alberdi se presentó ayer a la mañana ante el fiscal de Homicidios Miguel Moreno, quien dispuso que continúe en libertad después de escuchar su versión de cómo ocurrió el hecho y evaluar que se trató de un caso de legítima defensa. A su vez, el acusado requirió custodia para su familia ante el temor de que puedan sufrir represalias.

A las 12.30 de ayer el distribuidor de chacinados Oscar F., de 50 años, salió de la Fiscalía de Homicidios de Montevideo al 2200 acompañado de su abogado, Gabriel Navas, luego de la audiencia imputativa que se realizó en esa dependencia. "No se hizo ante un juez penal porque el fiscal entendió de que estaríamos en presencia de un homicidio cometido en ocasión de una legítima defensa y por lo tanto mi cliente mantiene el estado de libertad", explicó Navas.

En forma preliminar, el hombre había sido acusado de homicidio agravado por uso de arma de fuego. Esa imputación, según Navas, estaba "basada absolutamente en la versión del cómplice" de Nahuel Gabriel Delay (el asaltante fallecido) que lo llevó al hospital Carrasco luego de que recibiera los balazos disparados por el distribuidor. "El otro ladrón declaró que abordaron a una persona y que bajo amenazas le solicitaron sus pertenencias. Pero la versión de mi cliente es absolutamente distinta", afirmó el letrado.

Una versión. Navas contó que, pasadas las 21 del martes Oscar F. salió de su casa ubicada en inmediaciones de la bajada Puccio y Agrelo, a metros de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, para guardar el auto en el garaje. Abrió el portón de la cochera y cuando se disponía a subir al vehículo fue emboscado por un muchacho que se bajó de una moto Honda Guerrero 110 guiada por un cómplice. "Se le tiró encima (al comerciante) y se trabaron en lucha. En ese momento le pegó con el arma en la cabeza. Entonces mi cliente alcanzó a manotear la pistola que tenía en el asiento del acompañante y le disparó. El muchacho herido salió corriendo hacia la moto pero antes de llegar lo apuntó a Oscar y le tiró. Entonces él realizó disparos para que se vayan. Cuando se fueron (los ladrones) pasó otra moto con otro hombre que también le tiró a mi cliente".

Delay fue alcanzado por tres proyectiles, dos le perforaron la ingle y el tercero le impactó en el hombro derecho. Así llegó a la guardia del hospital Carrasco llevado por Cristian, el muchacho de 21 años que conducía la moto. Al ser consultado por los uniformados del destacamento policial, Cristian refirió que habían herido a su amigo en un intento de robo cerca de Avellaneda y avenida Sabín (ex Travesía). Y que a Delay lo habían herido desde otra moto en movimiento. Pero cuando los efectivos de la brigada operativa de la Fiscalía de Homicidios examinaron el cuerpo de Delay comprobaron que dos de los disparos los tenía de frente. Luego chequearon en la central del 911 las cámara de videovigilancia en la zona y comprobaron que no se había producido una tentativa de robo y que Delay y su amigo no pasaron por allí.

Confesión inválida.PUNCTUATION_SPACECristian fue entrevistado nuevamente por la policía. Entonces relató, en una comisaría y sin asistencia de un letrado, que había acompañado a Delay a robar. Y que el muchacho había recibido los balazos de un vecino en una casa ubicada "detrás del hospital Alberdi (Puccio y Agrelo)" en un intento de entradera.

Ayer, un allegado a la investigación señaló que los tiros en la ingle que recibió Delay alimentan la teoría de la legítima defensa ya que fueron disparados durante un forcejeo. Además, indicó que al ladrón muerto y a su amigo se les realizó la prueba de dermotest con resultado negativo. "Eso lo único que indica es que no gatillaron un arma, no que no la portaban", dijo el vocero.

Navas señaló que el fiscal Moreno dispuso que su cliente no quede detenido a raíz de que no tiene antecedentes penales y sí un trabajo y domicilio estable. También el responsable de la acusación ponderó, según el letrado, que el comerciante se presentó en forma espontánea y entregó la pistola calibre 6,25 con la que mató a Delay y de la cual tiene permisos. A su vez, un médico forense determinó que el tirador tiene golpes en la cabeza "compatibles con algún elémento contundente".

—¿Su cliente porta la pistola habitualmente?

Mi cliente no porta el arma. Está registrada a su nombre pero la tiene en su casa. Sólo la saca para protegerse cuando guarda el auto a la noche o cuando sus hijas le avisan que están llegando a la casa. Entonces se queda en la puerta con el arma ante la posibilidad de algún robo, pero lo hace para poner en fuga a los ladrones y no con la intención de matarlo.

Finalmente, Navas señaló que los familiares del comerciante pidieron custodia en la casa ante el temor de represalias. "La fiscalía va a tramitar el pedido ante los organismos de seguridad", explicó el abogado.

“Aún faltan muchas pericias”

El abogado Marcos Cella, en representación de la familia de Nahuel Delay, sostuvo que “es una locura que la Fiscalía diga que es un hecho de legítima defensa cuando no se ha comprobado ese delito”. El letrado dijo que “hay que realizar pericias, reconstruir el hecho, comprobar lo que ocurrió para descubrir la verdad. No puede ser que por el sólo hecho de la supuesta defensa de su casa un hombre mate como lo hizo y que por su condición económica y social quede libre en menos de 24 horas”. Y adelantó que la familia del joven asesinado se presentará como querellante en la causa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS