Policiales

Declararon otras víctimas del locutor acusado de violar a 18 chicas

El juicio oral y público en su contra se inició el jueves y ayer tuvo su segunda jornada.

Sábado 09 de Febrero de 2019

"Vine porque quiero que se haga justicia, quiero que esté preso", dijo L., una chica de 20 años que fue víctima de Luis Marcelo Escobar, el locutor de 42 años oriundo de San Nicolás imputado de abusar de 18 chicas entre 2014 y 2016. El juicio oral y público en su contra se inició el jueves y ayer tuvo su segunda jornada con el testimonio de tres víctimas, entre ellas L., quien fue la única que aceptó que el imputado esté en la sala de audiencias. "Estoy cansada de atestiguar, no quiero pasar por esto, pero es necesario", dijo la joven.

El caso de L. ocurrió el 8 de octubre de 2014 cuando tenía 16 años y fue interceptarla cerca de su casa durante la madrugada por el acusado que, como siempre, simuló ser policía de Drogas Peligrosas: "Estamos buscando una chica que tiene muchas sustancias y tiene un parecido con vos", le dijo. Tras decirle que la iba a llevar presa le anunció: "Vamos a arreglar entre nosotros". Así, mediante engaños, abuso de poder y amenazas con un arma de fuego, la llevó en auto hasta el Bosque de los Constituyentes donde la violó.

Otra de las víctimas que declaró, aunque sin el acusado en la sala, fue G., que hoy tiene 24 años y contó que el 28 de mayó de 2014 salió antes de la escuela nocturna a la que iba y que tomó un colectivo para ir a su casa de Arroyito. Bajó en Alberdi y Juan José Paso y empezó a caminar, pero al llegar al cruce con Argerich apareció un Renault con vidrios polarizados del que bajó un hombre "petiso, morrudo y con pelo oscuro" que dijo ser policía de "Drogas Peligrosas".

Escobar volvió a actuar como siempre. Le dijo que su descripción coincidía con una joven que vendía drogas en la zona y debía llevarla a la comisaría. "Se presentó con una credencial plateada y como «federico» (por Policía Federal). Era creíble", dijo la chica que tuvo un relato sin fisuras. Por la costanera el imputado la llevó hasta un descampado en el límite con Granadero Baigorria y allí la sometió sexualmente.

Cuando Escobar fue detenido, G. lo reconoció en una rueda de presos. "No lo dudé, me tuvo (raptada) como una hora y media". La joven contó: "Después de ese momento mi vida cambió. Lo único que quedó fue tener mi hijo. No pude estudiar, quise ser enfermera pero no quería salir".

El tercer testimonio lo dio R., quien acababa de cumplir 15 años cuando fue atacada y por eso ayer fue su madre quien habló en la sala. "Esa noche ella salía del gimnasio cuando la interceptó en Juan José Paso y Garzón. La paró y la acusó de estar vendiendo drogas. La engañó y la llevó al Bosque de los Constituyentes. Allí cometió la aberración", rememoró la mujer.

"A partir de lo que pasó, mi hija sufrió crisis nerviosas, pesadillas, tuvo intentos de suicidio y abandonó el deporte. Cuando ella lo reconoció en una rueda de presos dijo: «Ese fue el que me cagó la vida»", concluyó .

La fiscal Carla Cerliani pidió 50 años de prisión para Escobar "por 11 de casos de abuso sexual con acceso carnal agravado por arma de fuego, dos de abuso sexual con acceso carnal, dos hechos de tentativa de abuso sexual carnal agravado por uso de arma de fuego, dos abusos simples agravados por uso de arma de fuego y un abuso sexual simple".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario