Policiales

Cuatro ladrones asaltaron a una familia y se llevaron el implante coclear de un nene

El atraco ocurrió en Mascardi y General Mosconi, en barrio Acindar. El aparato estaba en un estuche y es imprescindible para que el niño de 3 años aprenda a hablar. Piden que lo devuelvan.

Miércoles 29 de Octubre de 2014

La familia de Nicolás Bresciani, un nene de tres años que sufre de hipoacusia severa, profunda y progresiva, vive por estas horas momentos de profunda tristeza. Cuatro delincuentes montados en dos motos asaltaron ayer a la mamá en Mosconi y Mascardi, en Acindar, y entre los elementos que se le sustrajeron estaba el implante coclear que la criatura usaba desde hacía poco tiempo. En el estuche donde estaba guardado el dispositivo figura impreso el nombre de la criatura. Son dos aparatos que no le sirve a nadie más que a Nicolás.

Sin ese aparato, Nicolás no sólo no puede escuchar. Tampoco podrá seguir  con las prácticas que le permitirían pronunciar sus primeras palabras.

Graciela Alvarez es la abuela del niño  y en contacto con el programa "Todos en La Ocho" formuló un desesperado pedido para que el aparato sea devuelto a su nietito.

"Mi nieto de tres años tiene una hipoacusia severa, profunda y progresiva. Fue operado hace seis meses para que tenga la opción de que pueda dar las primeras palabras. Ya había arrancando la rehabilitación con fonoaudiólogo, neurólogo, kinesiólogo. El implante había sido exitoso a pesar de que la operación tuvo mucho riesgo", contó Graciela.

La mujer dijo que el aparato sustraído "es una pequeña computadora que va adosada con un imán que reemplaza la cóclea. Mi nieto tiene la mitad del cerebro sin neuronas. Es un problema que sufre de nacimiento. Para poder oír y no ser autista, necesita tener un implante coclear de por vida".

"Ayer  nos encontramos con cuatro tipos que nos metieron un revólver en la cabeza. Yo les suplicaba que me devolvieran sólo el estuche del implante, pero no me hicieron caso y se fueron. Ahora mi nieto ni siquiera tiene la opción de que lo vuelvan a operar porque la intervención es muy riesgosa y el mismo otorrinolaringólo no está convencido de volver a operar. Este implante coclear cuesta 50 mil dólares y es imposible comprarlo. Además hay barreras en la Aduana. En el único lugar en el mundo donde se lo fabrica es Melbourne, Australia", dijo Graciela.

La abuela contó que su primera reacción ante el despojo fue abordar un taxi y tratar de seguir a los ladrones, pero no tuvo éxito. Tampoco acudieron a tiempo ni la policía ni Gendarmería. "Intenté seguirlos hasta donde podía, pero el taxista se negó a entrar en una zona riesgosa. Igual me llevó hasta donde pudo".

"Es un estuche negro con dos aparatos con el nombre de Nicolás. No les sirven a nadie. Es un aparato personalizado. Fue diseñado y fabricado para Nicolás porque tiene una serie de partes electrónicas que se calibran para cada ser humano, incluso se va aumento a medida que crece en edad", agregó.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario