Policiales

Cuatro detenidos por secuestrar a un ciudadano chino y exigir u$s 150 mil

Es el hijo del dueño de un súper cercano a la terminal. Estuvo en poder de sus captores 48 horas y la policía dice que no se pagó rescate. Sin embargo, el joven recuperó la libertad sano y salvo el 20 de julio.

Jueves 07 de Agosto de 2014

Cuatro personas fueron detenidas ayer en la mañana por efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) acusados de haber secuestrado durante 48 horas a un ciudadano chino cuyo padre es dueño de un supermercado y por el cual pidieron un rescate de 150 mil dólares que, según los voceros de la pesquisa, nunca fueron pagados. Sin embargo, el joven recuperó la libertad sano y salvo el 20 de julio, dos días después de haber sido levantado por sus captores.

Fuentes policiales dijeron que los allanamientos fueron en Laguna del Desierto al 3600, Casilda al 2300, Cerrito al 3900, Urquiza al 5600 y en inmediaciones de Gaboto y Vera Mujica. Como resultado de esos procedimientos fueron apresados Juan Carlos "Juanchi" F., de 24 años y con antecedentes penales; Juan Carlos "El Carlo" A., de 23 años y con arresto domiciliario por otro delito; Jonathan "El exequia" D., de 18 años; y Julieta "La gorda Juli" D., de la misma edad. En el operativo los policías secuestraron pertenencias del joven chino, dos motos de 125 centímetros cúbicos usadas para los desplazamientos de la banda y un revólver calibre 22.

En la esquina.Todo empezó el viernes 18 de julio cuando Wang W., de 22 años, fue capturado por tres individuos que iban en "un auto viejo" en la esquina del supermercado familiar de San Lorenzo al 3700. "Media hora después la familia recibió un llamado telefónico pidiendo por el joven 150 mil dólares para su liberación", expresó el comisario Marcelo Marcos, a cargo de la pesquisa junto a su par Fernando Ochoa.

"Nos pusimos a trabajar sobre varias hipótesis y descartamos que fuera una venganza o una cuestión de deudas impagas, como también una conexión con la llamada mafia china", dijo Marcos, quien destacó la aprticipación de las fiscales Andrea Oliva y Carina Bartozzi, pero no arriesgó ningún móvil sobre el secuestro y sus posibles ideólogos.

Una vez producido el secuestro las fiscales pidieron colaboración a la Secretaría de Inteligencia del Estado (Side) para acceder a la tecnología que les permitiera rastrear llamadas de teléfonos celulares de manera rápida y precisa e interceptaron los teléfonos de la familia china para así llegar a los captores. "Cuando identificábamos las llamadas íbamos al lugar y pudimos dar con los sitios en los que podía estar Wang", contó Marcos.

El 19 de julio los captores pactaron con la familia la entrega de 150 mil dólares en un descampado lindero a la ruta provincial 18 (coninuidad de avenida Ovidio Lagos). "Nosotros controlábamos por medio de la interceptación de llamadas los movimientos de la banda. Tuvimos dos problemas: el padre de joven equivocó la ruta, lo que hizo desconfiar a los captores; y cuando el hombre paró donde ellos le indicaron, aparecieron dos móviles policiales que patrullaban la zona pero que nada tenían que ver con este operativo y los secuestradores escaparon del lugar", dijo el alto oficial.

Los maleantes "tuvieron miedo", según constataron los policías por medio de las escuchas telefónicas, y decidieron liberar a Wang. El 20 de julio a la mañana el muchacho fue dejado en bulevar Avellaneda y avenida Presidente Perón.

"Ellos pensaron que con la liberación salían del juego, pero nosotros continuamos el curso de la investigación hasta que finalmente los apresamos en los distintos allanamientos. Es que seguimos escuchándolos desde el 20 de julio hasta el 5 de agosto", expresó Marcos.

Ayer La Capitala fue hasta el supermercado y trató de hablar con la familia de Wang pero tanto el joven como su madre respondieron a media lengua ante las preguntas del cronista y finalmente optaron por no hacer declaraciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS