Policiales

Cuatro condenados por una carga de marihuana en un galpón de zona sur

Tres argentinos y un paraguayo irán a prisión. Eran 250 kilos de droga transportados en una camioneta de Paraguay para la banda de Los Lagartos, desbaratada hace 10 días.

Sábado 24 de Mayo de 2014

Una noche de invierno de 2011 una central de monitoreo de alarmas recibió una señal sugiriendo un robo en un galpón de la zona sudeste de Rosario. Entonces, un grupo de efectivos de la subcomisaría 20ª acudieron al depósito para ver qué pasaba. Al entrar advirtieron a varios hombres corriendo hacia los fondos, pero los policías los dominaron y revisaron el predio, ubicado en Caupolicán 332, muy cerca del Parque Regional Sur. Adentro del lugar había una camioneta blanca estacionada. Al examinarla, en un doble fondo encontraron un centenar de ladrillos de marihuana. Los paquetes situados al costado de la pickup completaron 248 envoltorios. El pesaje de la carga arrojó un total de 250 kilos de droga.

Los cuatro detenidos en ese galpón hace tres años fueron sometidos esta semana a un juicio oral y público en el que resultaron condenados a penas de entre 4 y 6 años de prisión. Entre los detalles ventilados en las audiencias, uno de los más potentes fue el nombre de la persona que contrató la alarma que permitió descubrir la mercadería. Era nada menos que Víctor Hugo Grgicevic, el mismo que resultó detenido hace diez días junto a su hijo Víctor Fabián y otras cinco personas cuando circulaban en tres autos por la autopista Rosario-Santa Fe llevando 20 kilos de cocaína que iban a ser estirados en un laboratorio montado en el barrio Acíndar de la zona sudoeste de Rosario.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, vino especialmente a anunciar a Rosario ese procedimiento, ordenado por un juez federal de Misiones que investiga la ruta del tráfico de drogas desde Paraguay hacia Argentina. Berni señaló entonces que la banda que conduce Grgicevic, conocida como "Los Lagartos", quedaba desbaratada.

El transportista. Uno de los hombres condenados el jueves por el Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario es paraguayo. Se llama Blalcides Miers Abalos, tiene 47 años y reside en Buenos Aires. El tribunal rosarino formado por los jueces Omar Digerónimo, Jorge Venegas Echagüe y Otmar Paulucci le impuso 6 años y 6 meses de prisión por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. La investigación de la fiscal general Adriana Saccone le atribuye haber sido el abastecedor que trasladaba la mercadería desde el punto de origen, supuestamente en Paraguay.

En la camioneta Peugeot 504 blanca donde estaba parte de la carga se encontró un mapa carretero. Subrayadas en fibra, allí se resaltaban las rutas con puntos de destino donde, a la manera de un comisionista, debían hacerse las entregas de la mercadería. Así lo consideró la fiscal Saccone. En la guantera también aparecieron los tickets de peaje del día anterior al secuestro de la droga, que delataban el paso de la pickup por la provincia de Chaco y por la autopista Santa Fe-Rosario. Dentro del galpón allanado se encontraron también las llaves de un furgón Chevrolet Combo que aparece a nombre de Víctor Grgicevic.

Nombres y roles. El incidente que se terminó de juzgar el jueves ocurrió el 11 de agosto de 2011. Cuando esa noche sonó la alarma y los policías llegaron al depósito de Caupolicán al 300 les abrió la puerta un hombre que hablaba de forma incoherente. Era Emanuel Echeverría, un muchacho de 23 años y de ocupación verdulero que terminó con una condena a 4 años de prisión. El dijo que esa noche estaba ebrio o drogado, que vivía en situación de calle y que estaba allí porque le habían pedido que cuidara el depósito por diez días.

Los pormenores del juicio ofrecían la idea que este muchacho, sin antecedentes penales, era ajeno al hecho juzgado. Cuando le dieron la última palabra, el paraguayo Miers Abalos dijo: "Jorge Echeverría no tiene nada que ver".

Los que habían corrido al fondo del galpón al irrumpir la policía el día del procedimiento eran Felipe Guarino, Jorge Saucedo y el citado Miers Abalos. Guarino, de 54 años, adujo que alquilaba una cochera en ese lugar. Y que el dueño le había pedido como favor que acompañara hasta ese garaje, donde terminaría detenido, a un hombre que llegaría en camioneta en esos días. La fiscal Saccone lo contrastó, sin embargo, con un intercambio de mensajes previos acreditado entre los teléfonos de Miers Abalos y Guarino, que terminó recibiendo 6 años y medio de prisión. En el Chevrolet Combo de Grgicevic se halló además una póliza de seguro a nombre de Guarino y también una autorización en su favor para conducir el vehículo del supuesto jefe de "Los lagartos".

El tribunal condenó por último a Jorge Saucedo a 4 años de cárcel. De 32 años, Saucedo justificó su presencia en el depósito en que su suegro le había pedido que corriera un vehículo del garaje. La fiscal Saccone alegó, no obstante, que Saucedo cruzó mensajes telefónicos con el paraguayo Miers Abalos nueve días antes de las detenciones, lo que sugiere que no estaba alli por casualidad.

La defensora oficial Matilde Bruera —que representó a Saucedo, Echeverría y Miers— cuestionó la validez de los mensajes telefónicos utilizados como prueba de cargo y objetó principalmente que el ingreso policial al galpón se hizo sin orden de allanamiento, lo que tornaba al procedimiento nulo. La fiscal Saccone había considerado justificado por excepción el operativo sin orden judicial, en tanto la activación de la alarma hacía presumir que los moradores del lugar podían haber estado allí siendo víctimas de un ilícito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario