Policiales

Creen que la misma banda actuó en dos robos, uno de ellos fatal

En el último, en Los Cardos, mataron a un capataz. El otro fue en Las Parejas y se llevaron $ 100 mil. En ambos casos actuaron falsos inspectores de la Afip, a mediodía, con armas y vehículos similares.

Martes 10 de Julio de 2012

Los Cardos.— Los investigadores de los robos cometidos por falsos inspectores de la Afip en dos campos situados a 30 kilómetros de distancia, en uno de los cuales fue asesinado un capataz de estancia, tienen la convicción de que los autores de los atracos son las mismas personas. Los golpes se produjeron con 35 días de diferencia, el primero en Las Parejas y el segundo en Los Cardos, a poco más de 100 kilómetros de Rosario. En ambos casos los ladrones irrumpieron en banda en vehículos costosos, portaron armas poderosas y cometieron los hechos a mediodía. Los autores no fueron individualizados.

El caso trágico ocurrió hace dos semanas, el 23 de junio, en Los Cardos. El capataz de la estancia Los Robles, Claudio Tramannone, fue asesinado por un grupo comando que ingresó a robar. Algunos integrantes de la banda, al menos siete personas, utilizaron uniformes policiales. Dos de ellos vestían trajes y se anunciaron como inspectores de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip).

Todo ocurrió alrededor de las 12.30 cuando el grupo llegó en una camioneta importada y dos autos. Alejandro Angeletti, hijo de la propietaria del campo, los recibió y los hizo ingresar a la propiedad. Allí fue reducido y maniatado con precintos plásticos por los falsos inspectores, quienes con el terreno liberado empezaron a revolver en la casa en busca de dinero en efectivo. Cuando se hicieron con el botín, se presume que joyas, pesos, dólares y euros en cantidad no precisada, emprendieron la huida. Antes de subir a los vehículos uno de los delincuentes se topó con el capataz a quien ejecutó con frialdad de un tiro en la espalda.

En Las Parejas. El episodio anterior se había producido el 16 de mayo en las afueras de Las Parejas. Ese día un productor de 44 años fue víctima de un atraco en su campo. Según la denuncia lo cometieron personas de impecable traje que se hicieron pasar por inspectores de la Afip y policías. Los asaltantes dominaron al dueño de la chacra, a su familia y a un trabajador y se fueron con más de cien mil pesos. Antes de hacer la denuncia en la comisaría local el agricultor se hizo tiempo para viajar a Rosario y dialogar con el padre Ignacio Peries, a quien pidió consejo sobre cómo proceder ante lo sucedido.

"No hay ninguna hipótesis que prevalezca sobre otra en la investigación del homicidio de Claudio Tramannone", indicaron fuentes policiales a LaCapital. Desde el ámbito tribunalicio precisaron que trabajan en colectar testimonios, en el análisis de las comunicaciones y en el registro de las cámaras de vigilancia de la región y de las estaciones de peaje.

Según trascendió, el juzgado penal de San Jorge, que investiga el caso que terminó en homicidio, convocó a testigos de los dos atracos para establecer si se trata de los mismos malhechores. Las unidades regionales de policía de los departamentos Belgrano y San Martín también están en etapa de intercambio de datos.

Entre otras coincidencias, los uniformados cuentan que los malhechores golpearon con datos precisos sobre la existencia de dinero en efectivo, actuaron en horas del mediodía, con una camioneta Toyota Hilux blanca y otros automóviles no especificados. Los ladrones se presentaron como inspectores de la Afip escoltados por falsos policías y una vez que ganaron la confianza de sus interlocutores los redujeron con armas cortas y los maniataron.

"La diferencia es que en Los Cardos mataron a una persona", dijo un investigador que pidió reserva de identidad y especificó que se analiza la posibilidad de que la víctima haya ofrecido resistencia ante la huida de los ladrones o que hubiera reconocido a uno de ellos, como indica la versión de un testigo.

Dinero en las chacras

Los pobladores de Los Cardos están convencidos que ambos golpes fueron planificados por una organización que analiza la existencia de dinero en efectivo en las viviendas rurales, producto de la venta de cereal en negro. Esta teoría también tiene sustento para investigadores judiciales.

Para un efectivo policial afectado a la investigación, podría tratarse de las mismas redes que en la década de los 90 y la primera del siglo golpeaba a bancos y mutuales de la zona. “Ahora apuntan a los chacareros porque saben que tienen plata de negocios en negro que no pueden depositar en los bancos y resultan un blanco fácil”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS