Policiales

Creen que detrás del crimen de un hombre hay una motivación mafiosa

Así surge de los primeros indicios que recogieron los pesquisas tras la muerte de Gastón Tonga Gallardo, baleado la tarde del jueves a metros de su casa

Sábado 09 de Febrero de 2019

"Lo único que queda claro es que lo querían matar y lo mataron. El asesino fue sobre él y no atacó a nadie más". Con esas dos oraciones, una vecina de Avellaneda al 2000, en Villa Gobernador Gálvez, sintetizó las pocas certezas que hay sobre el homicidio de Gastón Gallardo, baleado la tarde del jueves a metros de su casa y mientras charlaba con un vecino. La víctima era padre de Francesco, el nene de 4 años que murió ahogado el pasado 13 de diciembre en la pileta del polideportivo perteneciente a la Cooperativa Integral de Luz "Enrique Gomara" de la vecina localidad, cuyo edificio central fue escenario anoche de una violenta manifestación por parte de un grupo de vecinos que, tras conocerse el crimen, quemaron neumáticos, rompieron vidrios a pedradas y fueron repelidos por la policía (ver aparte).

El asesinato de Gastón "Tonga" Gallardo, de 40 años, sacudió la calma de los vecinos del centro de Villa Gobernador Gálvez, donde vivía la víctima, y tiene todos los condimentos de un homicidio mafioso. "Siempre se dice que Villa Gobernador Gálvez es el extremo oeste, un lugar donde siempre pasan cosas malas, pero yo soy de Rosario y tengo mi negocio acá. Este es mi barrio desde hace 22 años. Acá han pasado cosas, pero jamás algo como el asesinato de este muchacho. Gastón era un vecino amigable, con el que daba gusto conversar y al que la muerte de su hijo lo partió en mil pedazos", comentó una comerciante vecina de la víctima mientras tomaba mates con otra mujer de la cuadra.

Hipótesis y versiones

Ayer a la mañana el barrio se despertó conmocionado y era un hervidero de versiones, muchas de las cuales llegaron a oídos del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Miguel Moreno. "Todas las hipótesis están abiertas. Se están analizando una serie de versiones y se las está entrecruzando con información que se empezó a producir en la propia investigación, que es muy preliminar aún", indicó un vocero tribunalicio.

Es que horas después del crimen, los rumores callejeros sobre las causas del hecho fueron ganando espacio en cada esquina de la vecina localidad. El triste y reciente pasado en la vida de "Tonga" colocó como hipótesis principial de su homicidio la trágica muerte de su hijo Francesco, quien a los 4 años falleció tras caer a una pileta de natación del polideportivo perteneciente a la Cooperativa Integral de Luz "Enrique Gomara", donde asistía a una colonia de vacaciones que tuvo que cerrar sus puertas por orden de la Justicia tras ese episodio. Un indicio en ese sentido es que cuando los allegados de "Tonga" supieron de su muerte se manifestaron en la esquina de la Cooperativa, en Oppici y Mosconi. ¿Habrá habido sed de venganza por parte de quienes administraban la clausurada colonia?, es una pregunta de los pesquisas. Como dato anecdótico hay que agregar que en el predio de ese complejo jugaba la primera división del Club Coronel Aguirre el Torneo Federal y desde el cierre del mismo tuvo que cambiar de localía.

Otra teoría investigativa gira alrededor de la amistad que mantenía Gallardo con Luis Orlando "Pollo" Bassi, el ex líder de la barra brava de Newell's Old Boys condenado a 16 años de prisión por el crimen de Juan Carlos Colazzo y absuelto en la investigación del asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero. "Gallardo figuraba en la lista de visitas de Bassi (en la cárcel de Coronda). Tenía previsto visitarlo este fin de semana y en la lista de aquellos autorizados a visitarlo figura anotado como primo del «Pollo»", confió una fuente cercana a la causa.

Un simple empleado

"Gastón era una persona trabajadora que no tenía problemas con nadie. El trabajaba en la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez y yo soy docente. Esta casa que tenemos la construimos con mucho sacrificio, por eso no hay nada raro", explicó Edith, la viuda de Gallardo. Entre sollozos la mujer le dijo a LaCapital: "Nosotros estuvimos ayer (jueves) a la mañana en Fiscalía y nos reunimos con la fiscal Valeria Piazza Iglesias (quien lleva adelante la investigación de la muerte del pequeño Francesco) y nos adelantó que habrá más imputados en la investigación", agregó.

En ese sentido hay que aclarar que ya hay tres personas acusadas y en libertad por la muerte del pequeño: los docentes Brian M. y Carla P. y el guardavidas Mario B. Y que la investigación podría ir hacia arriba en la cadena de responsabilidades alcanzando a las autoridades de la Cooperativa.

"Yo ahora sólo respiro para luchar para que haya justicia por Francesco y por Gastón. Yo no les tengo miedo (a la Cooperativa Integral de Luz de Villa Gobernador Gálvez, que aparece como telón de fondo en la muerte de Francesco). Y si yo caigo, hay gente atrás que va a seguir la pelea", dijo la mujer.

Reclamo desde el dolor

Gastón Gallardo tenía 40 años y Edith Ramírez, 44. Hace algunos años conformaron una familia ensamblada. Ambos, con hijos de otros matrimonios, consolidaron su vínculo con el nacimiento de Francesco, único de la pareja. Hace alrededor de cinco años compraron una casa en Avellaneda al 2000, entre Mosconi y Mitre, a 200 metros de la plaza San Martín, en el centro villagalvense.

Edith es docente y Gastón empleado municipal. Él, además, participaba en el sindicato de los municipales villagalvenses. Pero esa vida estalló por los aires el pasado 13 de diciembre cuando Francesco murió ahogado en el Polideportivo de la Cooperativa Integral de Villa Gobernador Gálvez, conocido como "Complejo Gomara". Entonces, el rostro de los padres demolidos por la pérdida ganó la pantalla de los noticieros y la tapa de los diarios.

"Estamos en pie sólo porque queremos que alguien se haga cargo de lo que pasó con Francesco, no hay sed de venganza ni de revancha, sólo de justicia. Y que esa pileta no se abra nunca más, porque más allá de las irresponsabilidades de quienes estaban a cargo, en ese lugar no hay seguridad", dijo Gastón a este medio en una entrevista publicada el 19 de diciembre. Y la pileta no volvió a abrirse generando grandes pérdidas para los organizadores de la colonia de vacaciones y los administradores del predio.

   "El que crea que tiene un problema en la vida, que se acuerde de nosotros", dijo Gastón, liberando las lágrimas que contuvo durante la entrevista. Desde la muerte de Francesco el matrimonio estaba bajo terapia psiquiátrica en el hospital Anselmo Gamen. De allí regresaba el jueves poco antes de las 17.45 Gastón, cuando fue asesinado.

   "Era un muchacho con el que daba gusto conversar y había que prestarle mucha atención para no perderte detalle. Hablaba de lo que quisieras; política, religión, fútbol. Era muy agradable. El jueves cuando volvía del psiquiatra se quedó charlando con nosotros (tres vecinos). Todo era normal hasta que escuchamos detonaciones y lo vimos caer. No recuerdo nada más. Traté de taparme la cara instintivamente por el ruido. Fue en un abrir y cerrar de ojos. Desde ese momento con mi esposa no pudimos comer ni dormir. Es terrible", contó un testigo del homicidio.

Testigos y cámaras

Oficialmente se indicó que "Tonga" fue alcanzado por tres proyectiles en el tórax y el abdomen. Y que el sicario descargó media docena de disparos. "La cuadra (Avellaneda al 2000) estaba repleta de autos estacionados de ambas manos y no había nadie en la calle. Entre el calor y que jugaba Argentina (por el Sudamericano sub 20). Pudo ser una moto o un auto, no lo vimos. Uno charla con una persona y no espera que ante tus ojos lo maten a balazos. El nos decía que estaba contento porque el domingo, en el clásico en cancha de Newell's, iba a poder poner una bandera pidiendo justicia por Francesco", comentó una mujer que también estuvo en la última charla de "Tonga".

   "Estaba en mi negocio y escuche que pasaba una moto por Avellaneda hacia Mitre. Enseguida escuché detonaciones y dije: «que pelotudos estos pibes con las motos». Pero escuchamos gritar a una vecina y al salir la vimos en shock. Pensamos que la habían robado, pero lo habían baleado a «Tonga»", rememoró otra vecina.

   En la esquina del lugar hay tres cámaras de videovigilancia: dos de un comercio de electrodomésticos y una municipal. En la misma bocacalle está la alarma comunitaria. Seguramente de esas cámaras podrá conseguirse una filmación que ayude a la pesquisa.

   Tras la balas, un vecino corrió hasta el hospital Gamen a pedir ayuda. "Fui a buscar la ambulancia y nos dijeron que el chofer no estaba. Se perdió mucho tiempo y a Gastón lo llevaron en un partrullero", recordó. Por la gravedad de las heridas a Gallardo lo trasladaron al Hospital de Emergencia de Rosario donde a las 20.30 falleció.

   "Los hechos concretos son que lo atacaron con la clara intención de matarlo y queda la sensación de que quienes lo asesinaron se dedican a estas cosas", comentó Raúl Superti, abogado que patrocina a los Gallardo en la investigación por la muerte de Francesco. "Estuvimos a la mañana en la Fiscalía y no me comentó que hubiera recibido amenazas o que temiera por su vida", agregó el profesional.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});