Policiales

Continuarán presos los dos acusados de matar a un joven por 50 pesos

Un camarista ratificó la prisión preventiva hasta el 27 de febrero a dos imputados del crimen de Fernando González, ocurrido hace un mes en Perú y bulevar Seguí.

Lunes 26 de Enero de 2015

Dos jóvenes acusados por el crimen de Fernando González ocurrido un mes atrás continuarán en la cárcel luego de que el camarista penal Alfredo Ivaldi Artacho confirmara la prisión preventiva que había dictado el juez Carlos Leiva, aunque ahora le fijó un plazo a la medida judicial.
  Los dos imputados permanecerán detenidos hasta el 27 de febrero y durante ese tiempo la fiscalía deberá profundizar la investigación para determinar la responsabilidad penal que le cabe a los imputados.
  El 21 de diciembre pasado González recibió un fatal balazo que le atravesó la nuca en bulevar Seguí y Perú. El proyectil le provocó pérdida de masa encefálica y, según los investigadores judiciales, le dispararon porque les debía 50 pesos a los atacantes.
  Por el hecho, Lucas Emanuel Videla y Esteban Ramón Medina están acusados de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y el pasado 23 de diciembre, el juez Leiva les dictó prisión preventiva sin plazos, decisión que fue cuestionada por la defensa.

Sin fundamentos. En la audiencia de apelación realizada días atrás, Gonzalo Armas, el defensor público de Videla y Medina, planteó que la decisión del juez Leiva no fue fundamentada.
  “El juez se limitó a dictar la prisión preventiva valorando los dichos de la fiscalía, pero no ponderó los de la defensa. El magistrado debe resolver apelando a la sana crítica y tener en cuenta las postulaciones de la defensa además de valorar en forma adecuada los de la fiscalía”, sostuvo Armas.
  El abogado señaló que en el caso hay “elementos desincriminantes que deben ser considerados” y recordó que la acusación se basó “en los dichos de un grupo de 30 o 40 personas ubicadas cerca del lugar del hecho que dijeron que los autores del homicidio eran Lucas y Esteban. Es la única evidencia”, afirmó el letrado.
  Con esos dichos, según la reconstrucción judicial, la policía salió tras los pasos de los sospechosos y detuvo a Videla y Medina, actuación que fue cuestionada por el defensor. “La policía debe perseguir a los delincuentes para que no se escapen, pero más importante es la colecta de las pruebas. Siete policías los persiguieron pero ninguno se quedó en el lugar para verificar el relato de los testigos”, dijo el abogado.
  Armas sostuvo que en el marco de la investigación se recogieron los testimonios de la madre de Videla, de la hermana de la víctima y de un chico de 12 años. La mujer afirmó que quien mató a González fue un hermano de Videla que es menor de edad. “El chico dijo que se le escapó un tiro”, replicó Moreno. El letrado aceptó que a Medina le secuestraron un revólver calibre 32 cuando, según el acta policial, se daba a la fuga luego del violento suceso.
  “No hay elementos que indiquen que esa arma fue utilizada en el crimen”, afirmó. En rigor, todavía, según Moreno, la pericia balística no fue realizada “a raíz de los feriados que hubieron en los últimos días de diciembre”.
  En su réplica, el fiscal Moreno sostuvo que el revólver calibre 32 que le secuestraron a Medina tenía “cuatro vainas servidas y dos proyectiles percutados”, para agregar: “Nadie que no tiene nada que ver con un crimen huye”.
  Por su parte, en la correspondiente audiencia imputativa, Medina declaró que el día del hecho “estaba durmiendo” y sostuvo que era ajeno al crimen.

Indicios. A su turno, el fiscal Miguel Moreno contó que la hermana de González no pudo identificar a los atacantes porque “es sordomuda”. El acusador afirmó que “hay indicios sobrados que justifican la detención de los imputados. Algunos testigos les dijeron a la policía «ese es el Lucas, uno de los que le tiraron a Fernando”.
  Luego de escuchar a la defensa y la fiscalía, Ivaldi Artacho confirmó la prisión preventiva a los imputados pero con plazo hasta el 27 de febrero. El juez fundamentó su decisión en los “elementos fuertes que existen para vincular a los imputados con la causa”, aunque aclaró que se “observa una falta de actividad investigativa, que es explicable por la fecha en que ocurrió el hecho”.
  Ivaldi también aseguró que “no hay elementos para presumir que la policía le haya sembrado el revólver calibre 32”.
  El camarista también hizo referencia a la objeción de Armas acerca de que el acta de procedimiento policial no fue refrendada por dos testigos. “La falta de testigos en el acta no es un elemento de invalidez procesal y por lo tanto no hay nulidad”, afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS